América Latina: Por la crisis han cerrado 2,7 millones de empresas

Compartir

La Comisión Económica de la ONU para América Latina y el Caribe prevé que en los próximos seis meses cerrarán en la región 2,7 millones de empresas formales -2,6 millones de ellas de tamaño micro- y se perderán 8,5 millones de empleos, por lo que llamó a reforzar las “políticas insuficientes” que están aplicando los Gobiernos del área.

Al presentar en Santiago de Chile el informe “Sectores y empresas frente al Covid-19: emergencia y reactivación”, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, precisó que se espera el cierre del 19% de las empresas formales de la región.

El impacto de la pandemia de coronavirus alcanzará inclusive a grandes empresas, de las que se prevé que desaparezcan 406 que hoy emplean a 231.724 trabajadores.

De todos modos, según la CEPAL, las más impactadas serán las microempresas, ya que cerrarían 2,6 millones (con 6,3 millones de trabajadores), destino que también correrían 98.700 pymes (1,5 millón de empleados) y 5.943 firmas de mediano tamaño (390 mil empleos).

Bárcena estimó que las más afectadas serán las firmas de comercio (1,4 millón y 4 millones de trabajadores) y las de turismo (290.000 y un millón de empleos), y remarcó que “muchos irán a una informalidad muy precaria”.

La CEPAL propició luego el apoyo a empresas de todo tamaño, incluidas las grandes, que serán en gran medida las que condicionarán la reactivación en el futuro.

Debe analizarse inclusive la posibilidad de que el Estado participe en la recapitalización en sectores estratégicos, como ocurre en el caso de las empresas de transporte aéreo en Chile, Colombia y México”, afirmó Bárcena.

Los Gobiernos nacionales tendrán que ayudar a las industrias aeronáuticas, que deben rescatarse o apoyarse ya sea con garantías estatales, liquidez o con alguna participación estatal como en Alemania y Francia”, concluyó la secretaria ejecutiva de la Cepal.

En ese marco, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, consideró “muy decidida” la respuesta del Gobierno argentino tanto en materia sanitaria como económica y social ante el impacto de la pandemia de coronavirus.

Bárcena destacó que la Argentina instaló “muy tempranamente el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y ha tenido muy buenos efectos en materia de contención de la expansión de contagios”.

De ese modo se registró “una mortalidad relativamente baja” en comparación con el número de habitantes del país “y eso también ha logrado que no se saturen los sistemas de salud”, evaluó.

Ponderó también que la Argentina dispuso “un conjunto de medidas de contención y preservación de capacidades de gran magnitud y alcance, a pesar de la gran fragilidad macroeconómica que está enfrentando mientras renegocia su deuda externa pública con acreedores privados”.

La Secretaria de CEPAL destacó la implementación del programa ATP (Asistencia al Trabajo y la Producción), “que contempla la postergación y reducción del pago de contribuciones patronales y el pago por parte del Estado del 50% de los salarios registrados del sector privado”, además de un seguro de desempleo de entre US$ 90 y US$ 150 y créditos a monotributistas y autónomos a tasa cero.

Por último, Bárcena recordó que la Argentina “también instituyó tempranamente el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), con una transferencia monetaria a trabajadores informales de $ 10.000, muy en línea con lo que nosotros propusimos, y que alcanzó a cerca de 8 millones de personas en abril y mayo”.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: