Ante la COVID-19 en Perú, médico graduado en Cuba orienta en redes a su comunidad

Iván Ali Zevallos Delgado de la Flor tiene 32 años y es cirujano. Hace un par de años se graduó como doctor en la Escuela Latinoamericana de Medicina, en La Habana, Cuba. En los tiempos que corren, acude cada mañana al policlínico Espíritu Santo en el distrito de Alto Selva Alegre, Arequipa, Perú, donde atiende en dos turnos a 50 pacientes diarios.

Lidia todos los días con el desafío que supone enfrentar una pandemia para la que apenas hay tratamientos. Sin embargo, no se cansa, insiste en sumar esfuerzos. Probablemente por ello inició un grupo de transmisiones en vivo en Facebook para hablar de temas médicos. Allí responde con paciencia y conocimiento todas las preguntas de sus seguidores.

Este proyecto es su otro granito de arena para superar la COVID-19. El primero sigue siendo atender sin descanso a los pacientes que acuden a su consulta. Cuando le preguntan sobre sus motivaciones para llevar su profesión a las redes, encuentra los orígenes en su formación en Cuba.

“En Cuba, durante mi formación como especialista en medicina familiar, aprendí que la salud del pueblo guarda una íntima relación con el grado de cultura y educación del mismo, falencias enormes en nuestra patria por lo que buscamos contribuir en este aspecto”, dijo en una entrevista al Diario Correo.

Está convencido que para enfrentar el nuevo coronavirus lo más importante es la prevención. Sin embargo, “la cultura higiénica y sanitaria de nuestra población es pobre, es por eso que vemos tan afectada a nuestra región. (…) Conoce los cuidados preventivos, pero su percepción de riesgo sigue siendo muy baja”, opinó.

Por tanto, el nuevo espacio busca generar cultura sanitaria y formar promotores de salud, ciudadanos que con sus conocimientos se conviertan en agentes difusores de buenos hábitos en lo que a salud respecta. Además, quiere brindar armas a los pacientes para que puedan mantener un buen estado de salud.

“Creo muy particularmente que el estado óptimo de la salud de nuestra gente está condicionado directamente por el conocimiento del paciente acerca de sus dolencias y que la resolución y alivio de sus enfermedades no depende enteramente de nosotros como médicos, sino más bien de los propios pacientes”, aseguró.

Para ello cada miércoles a las 9 de la noche realiza un programa en vivo por Facebook llamado Médico de Familia. “Tenemos espectadores de todo el país e incluso del extranjero. En casi dos meses hemos tenido un alcance de cerca de 19 mil personas, lo cual deja en evidencia que nuestra población está ávida de información”, detalló.

Zeballos relató que las emisiones comenzaron desarrollando enfermedades crónicas como Diabetes, Hipertensión Arterial, problemas de colesterol e Hígado graso, “pero ahora naturalmente los temas son más coyunturales y venimos hablando de enfermedades respiratorias y COVID- 19”.

Este Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria aprendió en Cuba que la medicina es una de las más nobles profesiones. “Tener en mis manos la vida de las personas sugiere una responsabilidad inmensa que debemos asumir con madurez y sobre todo con amor, esta hermosa vocación no consiste sólo en aliviar el dolor de nuestra gente sino también en devolverles la sonrisa”.

AT/RL 

Foto de portada:  Roberto Morejon Rodriguez/AIN

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: