Banderas blancas ondean en Bolivia para pedir auxilio

Cuando hasta este 8 de julio, en Bolivia, con una población de 11,7 millones de habitantes, se registraban, según el Ministerio de Salud y datos del mapa mundial de la pandemia de la Universidad John Hopkins, 41 545 personas contagiadas y 1 530 fallecidas por la Covid, el panorama resulta desolador, cada vez más inseguro y el futuro incierto

Ahora, han proliferado al borde de la carretera entre Oruro y La Paz, mujeres con sus hijos, buena parte comerciantes informales, alzando banderas blancas en señal de necesidad de alimentos, tras quedarse abruptamente sin ingresos por la cuarentena que vive el país desde marzo pasado para intentar un freno a la propagación de la pandemia.

Según un reporte de la agencia IPS, son pedazos de tela de blanco desvaído, atados a un improvisado palo que han comenzado a instalarse silenciosamente en las puertas de humildes viviendas de familias pobres y en las calles de la ciudad boliviana de Oruro. Es un signo de que el alimento en tiempo de cuarentena se ha agotado y es un llamado urgente a la solidaridad, a la espera desesperada de donaciones de alimentos.

El gobierno de facto estableció en junio una cuarentena dinámica, tras concluir la nacional y rígida entre marzo y fines de mayo. Ahora son los gobiernos municipales los que fijan los controles, tras la decisión del Ejecutivo de desmarcarse de la pandemia que tiene colapsado el sistema de salud.

La extensa altiplanicie de Oruro tiene como principal actividad económica el comercio de mercadería desde los puertos del norte de Chile, a unos 500 kilómetros al este de la ciudad. A ellos se suman personas con oficios y actividad independiente como albañiles, constructores, plomeros y otros, que al llegar la cuarentena cesaron en sus actividades, según relató a IPS el director del programa de televisión “La cámara del pueblo”, Lizandro García.

Como un acuerdo colectivo adoptado al inicio de la cuarentena, personas solidarias sugirieron a las familias afectadas por el cese de actividades que alerten cuando queden sin alimentos con una bandera blanca.

Pocos días después las señales de auxilio comenzaron, inicialmente en zonas alejadas y luego en el centro de la ciudad y la salida a la carretera que une a Oruro con La Paz, capital política de este país plurinacional. Hoy se observa a personas que circulan por las plazas principales de Oruro llevando una bandera blanca.

La Unicef ha recomendado la aplicación de un sistema de protección social integrado para dos tercios de la población a través de una segunda asignación de bonos a familias, estudiantes y personas que no obtienen ingresos formales para que las pérdidas en ingresos “aminoren sustancialmente”.

La pandemia ha hecho más visible la situación de pobreza de segmentos de población vulnerable, mujeres y niños principalmente, quienes disfrutaron durante los años de gobierno del primer presidente indígena, Evo Morales, de un sistema de protección social, cuyos beneficios han desaparecido desde el golpe de Estado de noviembre pasado.

LG/RL

Foto de portada: Oliver de Ros/No-Ficción

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: