Científicos estadounidenses consideran que EEUU se beneficiaría de reabrir la comunicación con Cuba

Científicos de Estados Unidos consideraron que la ciencia de su país “se beneficiaría de reabrir la comunicación con Cuba y compartir el conocimiento que podría ayudar a sanar a la comunidad global”.

A través de un artículo titulado La transformación de los ríos en Cuba, publicado en la revista Inverse, los investigadores Paul Bierman y Amanda H. Schmidt, además de exponer los resultados de su trabajo en la Isla, argumentan lo ilógico de las sanciones contra esta.

A medida que la pandemia de COVID-19 se extiende por el mundo, la cooperación científica es más importante que nunca, señalaron y añadieron que en esas circunstancias “no tiene sentido aumentar las sanciones contra un país que tiene más médicos per cápita que cualquier otro” y “que ha respondido con más éxito que muchas naciones” a la pandemia.

Bierman y Schmidt precisaron que aun cuando han realizado trabajos de campo en Groenlandia y China, la experiencia investigativa de 25 ríos en el centro de la Mayor de las Antillas ha sido muy valiosa profesional y personalmente.

Trabajar con científicos cubanos les permitió descubrir que su cultura “es cálida y acogedora”, incluso con los estadounidenses, cuyos líderes han hostigado a ese pueblo durante décadas.

Lamentaron que sus contrapartes de la nación caribeña no puedan visitarlos en Estados Unidos, debido a las negativas para otorgarles visas. “La administración Trump está yendo en la dirección opuesta”, apuntaron en referencia a la suspensión de los vuelos chárteres y los comerciales, y a las dificultades creadas por Washington para los trámites y el visado de los residentes en la Isla.

La cooperación científica es un punto brillante en la difícil historia de las relaciones entre ambos países, significaron y agregaron que “muchos científicos de ambos lados creen que sus países pueden ganar al enfrentar juntos los desafíos ambientales y de salud”.

El estudio realizado en Cuba, durante dos años y medio, de conjunto con científicos locales, les permitió comprender los efectos allí de las políticas agrícolas en el medioambiente y la calidad del agua.

La conclusión, de acuerdo con el artículo, es que “los ríos cubanos son más limpios que el poderoso Mississippi”, debido a las prácticas de la agricultura orgánica y la agricultura de conservación, que reducen la erosión del suelo y la pérdida de nutrientes«.

“Cuba está haciendo un mejor trabajo que Estados Unidos para evitar que la agricultura dañe sus ríos, y sus resultados ofrecen lecciones útiles”, sentenciaron.

KMG/RL

Foto de portada: Paul Bierman/CCBY-ND/Inverse

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: