Embarazo y uniones tempranas: Desafíos en busca de la equidad

Sobre el matrimonio infantil, las uniones tempranas y el embarazo adolescente como desafíos en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de los más jóvenes en Cuba, trató la presentación en la Isla del Estado de la Población Mundial 2020, reporte bandera del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Convocadas por su oficina en la Isla, las especialistas Matilde Molina, subdirectora del Centro de Estudios Demográficos (CEDEM), de la Universidad de La Habana; Francisca Cruz,responsable del Grupo de Trabajo para la Salud Adolescente del Ministerio de Salud Pública; y Yamila González, Vicepresidenta de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, dialogaron sobre el panorama y las consecuencias de estos retos, que tienen en su base desigualdades de género.

Durante el último quinquenio, cerca de 5 mil adolescentes cubanas contrajeron matrimonio antes de cumplir los 18; alrededor de mil casos cada año. En paralelo, investigaciones constataron la persistencia de uniones tempranas no legalizadas, muchas veces relacionadas con embarazos prematuros.

Aunque podría parecer bajo, el número matrimonios formalizados es bastante llamativo si se tiene en cuenta que, según las leyes cubanas, los matrimonios para mujeres menores de 18 años solo pueden suceder en casos excepcionales, con autorización de progenitores o, en su defecto, de otro tutor legal.

Sin dudas, los estereotipos sexistas en el ámbito legislativo constituyen un desafío. Según Yamila González, el hecho de que la propia norma jurídica admita esta excepción demuestra la persistencia de dichosprejuicios.

Es necesario eliminar esta excepcionalidad para formalizar matrimonios, dejar esta posibilidad solo a los mayores 18 años. Pero, si la decisión legislativa la mantuviera, siempre debe autorizar el tribunal y elevar la edad mínima a 16 años sin importar el sexo”, dijo la Vicepresidenta de la UNJC.

En paralelo, al cierre de 2019, alrededor del 16 por ciento de los nacimientos en Cuba los aportaron madres menores de 20 años para una tasa de fecundidad adolescente de 52,3 nacimientos por cada mil jóvenes entre 15 y 19 años. Y la tendencia ha ido en aumento en la última década.

Las cifras, aportadas por las expertas, confirman que tales prácticas nocivas para el desarrollo de las niñas son conflictos vigentes en el archipiélago cubano. Sobre todo, porque sus consecuencias incluyen riesgos para la salud y limitaciones a su desarrollo profesional, social y económico.

La formación de una familia no es una acción que corresponda a la adolescencia, coincidieron las expertas convocadas por UNFPA. Por tanto, desarticula y entorpece el pleno desarrollo de las adolescentes y de los núcleos que forman. Las muchachas afectadas suelen interrumpir sus estudios y frenar sus opciones de futuro.

Según la pediatra Francisca Cruz, los embarazos adolescentes siempre tienen riesgos. “La mortalidad materna en adolescentes es baja, pero importa. La mayoría de las adolescentes que fallecen durante el parto tienen una condición de salud asociada. Muchas veces, no cumplen los tratamientos previos para controlar estas condiciones”, dijo.

Según la subdirectora del CEDEM, Matilde Molina, no hay un único factor que explique el tema de la fecundidad adolescente. Para comprenderla se deben realizar estudios intersectoriales. Sin embargo, se identifica un patrón a partir del cual las adolescentes negras, con bajos niveles socio-económicos, no vinculadas al estudio y trabajo y sin vínculo conyugal, son más vulnerables a presentar embarazos tempranos.

“Ese patrón se viene arrastrando desde muchos años atrás. Y eso es preocupante. ¿Por qué no podemos cambiarlo?”, polemizó la investigadora.

Además, llamó la atención, todo esto sucede en un país donde el acceso gratuito y de calidad a la salud y la educación está garantizado. Estos indicadores, que suelen ser determinantes del matrimonio infantil y los embarazos adolescentes en otras regiones, no son problemas en Cuba. Por tanto, urge analizar cuáles son las causas de estas prácticas en la Isla. Después de todo, identificar el problema es el primer paso para su solución.

AT/RL/ Foto de portada: Infobae. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: