Envenenamiento con plomo afecta a un tercio de los niños del mundo

Un nuevo informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y de la organización Pure Earth, señala que uno de cada tres niños -alrededor de 800 millones en todo el mundo-, tienen niveles de plomo en la sangre de cinco microgramos por decilitro, una cantidad peligrosa.

De acuerdo con un reporte publicado en Noticias ONU, se trata de una escala masiva de envenenamiento previamente desconocida. La fuente de dicha afirmación es un estudio en el que se describe que casi la mitad de los niños con niveles peligrosos de plomo en la sangre habitan en el sur de Asia.Esta intoxicación presenta pocos síntomas tempranos y provoca estragos silenciosamente.

El plomo es particularmente destructivo para los bebés y niños menores de cinco años -añade el texto-, ya que daña sus cerebros antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollarse por completo, causándoles un deterioro neurológico, cognitivo y físico de por vida.

Otras consecuencias de “la exposición al plomo en la infancia también se relaciona con problemas de salud mental y de comportamiento, y con un aumento de la delincuencia y la violencia”.

En este sentido, el informe asegura además que los niños mayores sufren elevados riesgos de daño renal y enfermedades cardiovasculares en la edad adulta.

El comunicado publicado este miércoles por Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, indica que lo importante ahora es saber cuán extendida es la contaminación por plomo, y comprender la destrucción que causa a las vidas individuales y a las comunidades. “Debe inspirar acciones urgentes para proteger a los niños de una vez por todas», afirmó.

Uno de los principales contribuyentes al envenenamiento por plomo en niños que viven en países de ingresos bajos y medianos, es el reciclaje informal y de baja calidad de las baterías de plomo-ácido para vehículos, las cuales suelen ser recicladas de manera peligrosa en la economía informal, señala el informe.

También son fuente de esta contaminación las aguas que corren por tuberías con plomo, el plomo de industrias activas como la minería, pintura y pigmentos a base de plomo, gasolina con plomo (que ha disminuido considerablemente en las últimas décadas, pero fue una fuente histórica importante), soldadura de plomo en latas de alimentos, plomo en especias, cosméticos, medicinas ayurvédicas, juguetes y otros productos de consumo.

Por otra parte, “los padres cuyas ocupaciones implican trabajar con plomo a menudo llevan polvo contaminado a sus casas en su cabello, manos y zapatos, exponiendo inadvertidamente a sus hijos al elemento tóxico”.

FP/RL/ Foto de portada: Vatican News. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: