Estados Unidos da otra vuelta de rosca para bloquear a Venezuela

Por Susana Tesoro.

El periódico The Wall Street Journal afirma que Estados Unidos solicitó ante una corte, el embargo del combustible iraní que se exporta a Venezuela bajo el argumento de que el envío del carburantefue a través de firmas ficticias registradas en Emiratos Árabes para eludir las sanciones extraterritoriales de Washington.

La Fiscalía estadounidense busca impedir que Venezuela reciba combustible, así como privar a Irán de ingresos.

Según publica Sputnik, entre finales de mayo y principios de junio, cinco barcos iraníes desafiaron las sanciones unilaterales de Estados Unidos y arribaron a Venezuela con gasolina y aditivos para procesar el petróleo venezolano.

El Ministerio de Exteriores venezolano había denunciado que los buques que llevaban gasolina a Venezuela eran perseguidos por el gobierno estadounidense. Más adelante, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, advirtió que Teherán tomaría represalias si Washington amenazaba a los petroleros de ese país asiático que transportaban combustible a Venezuela.

Varios medios de prensa afirman que la gasolina en Venezuela escasea y, para poder recargar, es necesario hacer filas de horas. Caracas se había mantenido a salvo del desabastecimiento de combustible que afecta hace años a amplias regiones del país. Durante la cuarentena por la pandemia de la Covid-19 la escasez de combustible se agravó hasta que fueron llegando los barcos iraníes.

Irán ha declarado que  no dejará de suministrar mercancías a Venezuela pese a amenazas de Estados Unidos. El portavoz del Gobierno iraní, AliRabiei, ha dicho que: «Si en el futuro el Gobierno y el pueblo de Venezuela necesitan mercancías que Irán pueda proporcionarles, consideraremos seriamente este tema; las amenazas de Estados Unidos no afectarán la determinación de llevar a cabo un comercio libre y legítimo entre los dos países».

“Estamos convencidos de que (EEUU) también fracasará esta vez«, dijo Rabiei, comentando la Ley César que apunta a personas o empresas que cooperan financieramente con el Gobierno de Bashar Asad.

La Ley César fue promulgada por el presidente estadounidense, Donald Trump, en diciembre de 2019. El texto legal ha entrado en vigor en junio, y requiere que la Administración de Estados Unidos imponga nuevas sanciones a cualquier persona que haga negocios o proporcione financiamiento al Gobierno sirio, incluidos los servicios de seguridad y el banco central del país.

Estados Unidos  acaba de levantar las sanciones contra Delos VoyagerShippingLtd, con sede en las Islas Marshall, y Romina Maritime Co Inc, en Grecia, a las cuales se le impusieron las medidas el mes pasado tras las acusaciones de estar involucradas en el comercio de petróleo venezolano.

Funcionarios estadounidenses se reunieron con representantes de navieras de Grecia para discutir las sanciones vinculadas con Venezuela, según fuentes conocedoras de las conversaciones.

Thenamaris, que gerencia el buque Seahero, dijo en un comunicado que había cooperado plenamente con las autoridades estadounidenses, y agregó que la empresa estaba «adoptando una política firme que prohíbe cualquier transporte de petróleo desde Venezuela (…) mientras las sanciones estadounidenses contra Venezuela sigan vigentes».

Así estos buques se han arrodillado ante Estados Unidos pidiéndoles perdón y repitiendo ante el amo: “no lo voy a hacer más”.

RL/ Foto de portada: AP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: