Florida en el centro de la pandemia de COVID-19 en Estados Unidos

Compartir

Florida celebró este 4 de Julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, con un nuevo récord en la cifra de contagios de COVID-19, con 11 mil 458 nuevos diagnosticados en 24 horas, según un reporte de la agencia Efe.

Mientras el presidente Donald Trump afirma que el país se recuperará pronto de la pandemia, el estado sureño avanza en una carrera sin freno a convertirse en el nuevo epicentro en la nación, como demuestran esos datos.
De acuerdo con el Departamento de Salud de la Florida, el incremento de personas positivas al SARS CoV-2 es de un 13 por ciento, y los casos más alarmantes son el del condado de Miami-Dade y el de Broward, pues aportan la mayor cantidad de enfermos.
Florida se encuentra entre los cuatro estados de la Unión con más elevado número de personas con la COVID-19, junto a Arizona, California y Texas, aunque en general la curva de contagio subió en 40 de los 50 estados en la víspera del Día de la Independencia.

Las cifras específicas del territorio sureño resultan aun más impresionantes si se toma en cuenta que, desde que comenzó la pandemia, tres mil 803 personas murieron y 190 mil 52 han adquirido el nuevo coronavirus, en el caso de este último dato, muy superior a los reportes de países como Canadá o China, precisa Prensa Latina.

Figuras como el doctor Anthony Fauci, el principal experto del Gobierno norteamericano en enfermedades infecciosas, alertan sobre la gravedad de la situación.
En conferencia por video con la Asociación Médica Estadounidense, el pasado 2 de julio, el especialista señaló que esta ha sido una semana “muy perturbadora”, y que si la gente no cumple las medidas sanitarias “tendremos dificultades graves”.

Pero a pesar de la reiteración de las consignas de seguridad que realiza en su cuenta de Twitter el Departamento de Salud de la Florida, no existe una acción coordinada para frenar la expansión de la enfermedad.

Allí la reapertura económica no se detiene, aun cuando instituciones como el PolicyLab del Hospital de Niños de Filadelfia, constituido en observatorio de la COVID-19 en Estados Unidos, apuntó que el estado “tiene todas las condiciones para ser el próximo gran epicentro” y que el riesgo es el peor que muestran sus proyecciones.

El Centro para la Investigación y las Políticas sobre Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota igualmente respalda ese pronóstico, mientras que la directora de Salud de Palm Beach, Alina Alonso, dijo a los medios locales que “el virus ahora tiene alimento ahí fuera”, en referencia a quienes salen sin máscaras, no mantienen la distancia y en general no siguen las medidas sanitarias. Tales actitudes, más allá de responsabilidades individuales, responden a los discursos divididos entre los principales encargados de gestionar la crisis. Si por un lado entidades de salud se esfuerzan en generar conciencia del peligro, un presidente que convoca a miles de sus seguidores en el Monte Rushmore, sin exigir mascarillas, y senadores como Ted Cruz (Texas), que respaldan públicamente esas conductas; son sin lugar a dudas influencias nocivas en el actual contexto.

Otros, como el senador por la Florida Marco Rubio, verdaderamente alarmados por la situación realizan llamados en las redes sociales. En un video en Twitter el político exhortó a los hospitales a que informen la cantidad de casos ingresados y la cifra de los que se encuentran en las unidades de cuidados intensivos, para poder coordinar mejor la respuesta. Sin quererlo apunta hacia una de las principales causas de lo que ocurre: la existencia de un sistema sanitario basado en las lógicas de la economía capitalista, y un gobierno más centrado en el dinero y la reelección que en la vida de las personas.

Sin embargo, para Marco Rubio, Ted Cruz y Donald Trump el problema es otro, son los médicos cubanos que combaten la COVID-19 en otras partes del mundo, y el Gobierno de la Isla, que no ha escatimado recursos para mantener la pandemia bajo control. Definitivamente Cuba es un mal ejemplo.

KMG/RL/ Foto de portada:  Wilfredo Lee/ AP. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: