Tanto va el cántaro a la fuente…Bolsonaro con Covid

Por Deisy Francis Mexidor/RL

Al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, le viene como anillo al dedo ese refrán popular que dice “tanto va el  cántaro a la fuente hasta que se rompe”. Después de mucho burlarse de la “gripecilla” e ignorar las más elementales medidas de prevención, acaba de dar positivo a la Covid-19.

Una prueba que le realizaron la víspera en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial del gobernante confirmó la sospecha tras mostrar síntomas de la enfermedad como fiebre de 38,5 grados centígrados y que se sentía cansado.

“Estoy bien, soy normal, comparado con ayer, estoy muy bien. Incluso me apetece dar un paseo, pero por consejo médico no lo haré”, apuntó.

Bolsonaro, con 65 años de edad, forma parte del grupo de edad considerado por los expertos como de riesgo reiteró a los periodistas que toma la hidroxicloroquina, un fármaco contra la malaria defendido por su gobierno como alternativa para el tratamiento de enfermedades virales, y que promovió su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump.

Desde el comienzo de la pandemia en el país a finales de febrero, Bolsonaro hace caso omiso a las pautas científicas para evitar el contagio.

Sin embargo, ahora confesó: “Conocemos la fatalidad del virus para las personas de cierta edad, como yo, mayores de 65 años, así como para las personas con comorbilidades, enfermedades y otros problemas. En esos casos, el virus podría ser decisivo y conducir a la muerte, todos lo sabían”.

El mandatario ultraderechista se opuso al cierre del comercio y al confinamiento social. De hecho, provocó aglomeraciones en los últimos cuatro meses al visitar el comercio ambulante en Brasilia y ciudades de todo el Distrito Federal.

Participó en mítines políticos sin nasobuco y en otras actividades sociales sin protección alguna.

El 24 de marzo, en un discurso en la radio y la televisión nacional, el jefe de Estado alardeó que en su caso particular, “debido a mi historial como atleta, si estuviera contaminado con el virus, no tendría que preocuparme. No me sentiría ni me afectaría la gripe en absoluto”.

Casi a finales de junio un juez federal determinó que Bolsonaro debía usar la mascarilla preventiva contra el coronavirus cuando estuviese en público.

La decisión fue dictada por el magistrado Renato Borelli, de un tribunal del Distrito Federal de Brasilia, donde desde marzo pasado es obligatorio el uso de esos medios en lugares públicos, según un decreto dictado por las autoridades locales.

«La conducta del presidente de la República, que se ha rehusado a usar la máscara facial en actos y lugares públicos en el Distrito Federal, muestra una clara intención de incumplir las reglas», dice la decisión adoptada por Borelli.

Brasil es el segundo país más afectado del mundo por la pandemia de la Covid-19, detrás de Estados Unidos. De acuerdo con rastreadores de la pandemia el país supera el millón 600 mil contagiados y las 65 mil muertes.

Foto de portada: Reuters

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: