Trump usa venda en los ojos en vez de mascarilla

A pesar de que el Sarv-cov 2 es un virus nuevo que se estudia cada día, ya todo el mundo sabe que las personas asintomáticas son el talón de Aquiles de la lucha contra la pandemia. También se conoce que la mejor manera de protegerse es usar la mascarilla, pero el Presidente de Estados Unidos sigue su guerra contra los nazobucos en una actitud disparatada que es como sabemos su estado natural.

En uno de sus más recientes comentarios, la Cable News Network, más conocida como CNN, ha expresado que mientras se incrementan los casos de coronavirus en Estados Unidos, país epicentro de la pandemia en el mundo, el presidente Donald Trump muestra pocas señales de ceder ante un asunto que ha llegado a encarnar una respuesta a la pandemia nacional enraizada en la negación y que ahora hasta amenaza su futuro político: el uso de la mascarilla.

Los gobernadores han solicitado una orden nacional sobre el uso de mascarillas, incluso, la mayoría de republicanos están abogando abiertamente por el uso de mascarillas y han sido fotografiados con su nariz y boca tapadas, en parte para dar un ejemplo al país. Sin embargo, Trump aún se niega a utilizar tapabocas en público, y la mayoría de los invitados a sus dos celebraciones del 4 de Julio, en el monte Rushmore y en el South Lawn de la Casa Blanca, estaban sin ningún recubrimiento facial.

Tres meses después de revertir las pautas y recomendar el uso de mascarillas, una medida que los funcionarios admitieron posteriormente que fue confusa e incómoda, los principales republicanos y aliados del presidente hasta ahora se están dando cuenta de que utilizar máscaras será un elemento esencial para contener una pandemia, confirmó CNN

El Presidente Trump ha declarado que no le gusta su apariencia con la mascarilla, que si se tratara de un antifaz negro si le gustaría porque así se vería como “El Llanero Solitario” (personaje de episodios del oeste de los años 50). Agregó que él no se veía bien si recibía a personalidades con una máscara.

Ya Trump parece haber entendido que lo del nazobuco puede bajar el número de votantes, entonces, después de una serie de eventos sin distanciamiento social y en los que las máscaras fueron escasas, los voceros de la campaña de Trump han informado que organizarían un mitin en Nueva Hampshire donde los asistentes recibirán “una máscara facial que se les recomienda usar”.

La actitud equivocada de Trump sobre las mascarillas, le ha causado graves daños a la estrategia política del presidente, en la que su reticencia a las máscaras solo profundiza la impresión de que Trump no se está tomando en serio la pandemia. Muchos de los aliados más cercanos al mandatario ahora dicen en privado que usar una mascarilla en público podría ayudarlo a parecer más en sintonía con la crisis. Ellos temen que si él no lo hace, y alienta a sus partidarios a seguir este ejemplo, podría amenazar la recuperación económica con la que el mismo Trump cuenta para impulsar la reelección, pues nuevos brotes podrían revertir las reaperturas que necesita para tener una oportunidad en noviembre.

ST/RL

Foto de portada: Brian Stauffer / New Yorker magazine

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: