Un fan de Donald Trump en Miami (Parte III)

Por José Luis Méndez Méndez/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano (*).

 El 24 de febrero de 1996, tres aviones de Hermanos al Rescate violan el espacio aéreo, incluido Basulto en su avión N-2506, dos de ellos son derribados legítimamente, mueren cuatro miembros  de Hermanos al Rescate y Basulto inexplicablemente se escabulle debido a la distancia que llevaba de los otros aviones y llegó de regresó a Miami.

La provocación tantas veces ensayada, se logró y Basulto espera una respuesta militar norteamericana al derribo de sus aviones, donde habían sido colocados cubanos naturalizados norteamericanos, hacia allí encaminó la propaganda sobre un acto terrorista del cual fue autor intelectual y material, lo ideó, ejecutó y probó hasta lograrlo y para ello llevó a la muerte a cuatro de sus seguidores.

Ahora se conoce que entre las opciones de respuesta estuvo la militar por parte de Estados Unidos, pero el Presidente William J. Clinton decidió firmar la Ley Helms-Burton, como medida punitiva por el derecho cubano a ejercer y defender su soberanía nacional. Clinton fue humillado firmando la ley rodeado de sus más acérrimos enemigos de la derecha apátrida.

La Ley Helms Burton, vino a codificar el bloqueo contra Cuba, compactó el entramado y la madeja para poder desmontar ese engendro genocida  de terror, fue lo más grave en las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba, después de la llamada Crisis de los Mísiles.

El terrorista Basulto, no obstante el derribo de las avionetas del 24, envió nuevamente, para continuar su provocación, en medio de la consternación por el hecho, dos avionetas que el 24 de marzo violan el espacio aéreo cubano al Sur del paralelo 24.

Ante esta evidencia, se ha investigado el proceso de preparación de la provocación de Basulto y de un grupo selecto de sus íntimos amigos, miembros de Hermanos al Rescate, donde se ha podido recopilar y reconstruir desde la concepción teórica del plan, su desarrollo, preparativos, hasta la cuidadosa selección de la tripulación que partiría hacia Cuba el día del hecho.

Analizado el origen de Hermanos al Rescate se pudo constar en documentos y con testimonios, que Basulto para crear la organización, recibió un financiamiento inicial de 100,000 dólares, que sólo fue una pálida cifra de los recursos recibidos, en 1993 admitió haber realizado 202 misiones que él calificó de humanitarias, pero que sólo se relacionó con el ingreso a Florida de 159 balseros cubanos, el resto de su gestión fue provocar a las autoridades cubanas y norteamericanas, sobre todo después de la firma de los acuerdos sobre migración entre los dos países en 1995 (1).

Las misiones de la organización terrorista, tenían un pretexto vinculado a las salidas ilegales, pero en realidad, tenía objetivos militares de espionaje. Se dedicó a grabar y filmar todas sus incursiones aéreas, fotografió y registró todo el movimiento marítimo en las costas cubanas, la capacidad defensiva militar, estudió lo que el calificaba de  teatro de operaciones militares cubano. Transmitió toda esa información a sus contactos en la CIA y el FBI en Florida. Además sirvió para los negocios de tráfico de personas.

Para sus acciones Basulto contó con el apoyo en asistencia técnica y material de oficiales del Comando Sur, asentado en la Florida, además utilizó pistas aéreas cercanas o relacionadas con instalaciones militares norteamericanas. Militares norteamericanos del Comando Sur visitaban sus hangares cercanos a las bases aéreas, se han identificado varios, entre ellos por ejemplo está el aeropuerto civil ubicado cerca de la  base aérea de Homestead, llamado Homestead General;  en la cercanía de la base aérea de Boca Chica hay un aeropuerto civil que se llama Cayo Hueso International y el aeropuerto de Cayo Marathon  que fue el más usado por esa organización debido a que era una instalación que brindaba servicios aeroportuarios sin  control. Aviones de Hermanos al Rescate salían y regresaban de sus incursiones a Cuba por ese lugar, Basulto y sus pilotos gustaban incluso de la comida que sirven en la pizzería del lugar, donde almorzaban y esperaban posibles reacciones locales por sus acciones.

Algunos de los aviones entregados y donados a la organización tuvieron uso militar, un ejemplo clásico es una foto aparecida en el diario local Miami Herald, donde aparecía el avión de Hermanos al Rescate, propiedad del norteamericano Joe Husta, donde en su fuselaje tiene la inscripción de USAF, que identifica su origen.

Otro ejemplo de soporte de miembros del Comando Sur, fue el adiestramiento impartido por el teniente coronel de la USAF,  Rick Kramer, actualmente retirado que de completo uniforme, estando activo, adiestró a los pilotos y personal de Hermanos al Rescate en salvamento militar. Consta el testimonio de un vídeo filmado por el desaparecido miembro de la organización,  Mario de la Peña,  donde aparece Kramer en acción. Este adiestramiento fue en Key Biscayne.

Es necesario agregar que el FBI, tenía, como en otras organizaciones terroristas,  control sobre las actividades de Hermanos al Rescate. Dentro de sus filas tenía sus  informantes y oficiales de esa agencia de la oficina de Miami, trabajaban tiempo completo al seguimiento y tolerancia de esa actividad. Un caso elocuente, fue el del agente especial, Oscar Montoto, que captó la colaboración de varios de sus pilotos.

Por ejemplo cuando Hermanos al Rescate adquirió un  Mig-23 ML con bandera  finlandesa para que uno de los pilotos de la organización evaluara la posibilidad de ser piloteado, esta información llegó de inmediato al conocimiento al mencionado oficial del FBI,  Montoto, quien no obstante sorprenderse, sólo indicó a sus informantes que siguieran el hecho de cerca.

El avión en cuestión no estaba apto para volar,  fue comprado en Europa y ubicado en un hangar contiguo al de la organización, que como se conoce estaba ubicado en el Aeropuerto de Opa-locka en North Legune Road, frente al hangar del periódico Miami Herald.

La Fuerza Aérea norteamericana donaba también sus raciones alimenticias sobrantes en sus almacenes y próximas a caducar a Hermanos al Rescate, que fueron utilizadas para ser lanzadas a los inmigrantes ilegales, que salían de Cuba por el canal marítimo. Estaban igualmente los alimentos excedentes de la Guerra del Golfo, en ocasiones llegaban a la organización por medio de la línea aérea American Air Lines, incluso un capitán de la misma nombrado Steven Walton, dueño de un avión Piper Azteca matrícula N-13-BR, era piloto regular de Hermanos al Rescate y cumplió numerosas misiones aéreas.

Es evidente, que hubiese sido imposible para Basulto realizar todas sus actividades provocadoras sin contar con la anuencia y respaldo de instancias que regulan la aviación civil en los Estados Unidos, institución usualmente eficaz, con ética y que inspira respeto, pero la presencia de funcionarios de origen cubano ha permitido que Hermanos al Rescate y en particular Basulto haya actuado con impunidad y en violación de todo lo establecido, normado y regularizado por los códigos y reglamentos de la aviación en ese país y en particular de la Florida. Este fue el caso de Luís Carmona,  un norteamericano de origen cubano funcionario de la F.A.A. (Federal Aviation Administration) que era y es confidente del fanatico, lo alertaba de cualquier medida o situación de riesgo con respecto a su organización.

Este apoyo le permitió a Basulto violar sistemáticamente la cacareada  Ley de Neutralidad, realizaba vuelos por instrumentos no permitidos, hacía un plan de vuelo, se despachaba para un destino e iba  para otro, lo cual era registrado por los radares, abría las ventanillas para lanzar propaganda, lo cual está prohibido; empleaba bombas de humo, interfería y escaneaba frecuencias ajenas lo cual  no está permitido en los reglamentos de la aviación general para el tipo  de avión que utilizaba Hermanos al Rescate. Todas estas  violaciones fueron conocidas y toleradas por las autoridades.

El citado Arnaldo Iglesias dentro de sus tareas dentro del cuartel general de Hermanos al Rescate,  era el programador de computación,  él y Basulto tenían un programa de realidad virtual en la computadora que les permitía situar en  la pantalla de los radares cubanos y enviar a los mismos información falsa para confundir a las defensas cubanas, esto lo hacían desde el llamado puesto de mando militar, equipado con todo lo necesario,  instalado en el hangar, desde donde monitoreaban los vuelos hacia o desde Cuba.

El provocador había adquirido buenos vínculos con las agencias debido a su largo historial al servicio de la CIA contra Cuba y en otros conflictos, por ejemplo durante la guerra en Centroamérica. Él traficó con armas y vituallas para la contrarrevolución nicaragüense, se le vinculó con negocios de drogas para adquirir fondos, como fueron sus reiterados viajes a la isla de Andrew, Bahamas, donde había un pueblo llamado Congo Town, donde era  generalizado y abierto el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, antecedente que ha sido documentado por sus estrechas relaciones con organizaciones y elementos contrarrevolucionarios sindicados históricamente de estar en negocios de narcotráfico.

Tal fue el caso del emigrado cubano identificado como TonyEl Gordo o Tony García de la facción de la organización fanática Armas del Pueblo que pertenecía al  Partido Unidad Nacional Democrático (PUND), que fue investigado por oficiales del FBI por sus relaciones con el tráfico de drogas en Miami y en las Bahamas.

Es de dominio del FBI que otra de las violaciones al régimen de la aviación general de Basulto en Hermanos al Rescate (HAR) fue el servicio que él le prestaba al PUND.  Basulto le tramitaba el permiso de vuelo IRF (Regulaciones de Vuelo por Instrumentos) al PUND para un avión Piper Zeneca matrícula N-859SC, propiedad del terrorista cubano  Freddy Flaket, que también era dueño de la embarcación Angélica, decomisada en las Bahamas el 29 de enero de 1993, cuando se disponían a partir hacia Cuba para una agresión. El piloto del avión era en unas ocasiones Armando León y en otras Germán Pompa, desertor de la Fuerza Aérea de Cuba.

Tanto Hermanos al Rescate por su concepción, como por el origen, antecedente y actividad de sus miembros principales, así como los hechos en los cuales participó fue una organización terrorista, guiada por Basulto quien tiene un amplio prontuario como terrorista desde hace más de 40 años.

Este extremista que presume de ser víctima y haber sido difamado por los directores de la película Wasp Network, es todavía un terrorista muy peligroso incluso para los Estados Unidos. Su modo de actuar puede arrastrar a los Estados Unidos a situaciones no deseadas ni convenientes, como se ha podido ver en esta investigación.

 

Nota: (1) Véase Cuba en Guerra de Enrique Encinosa Canto, Miami, 1995, página 346.

(*) Investigación que aparece en el libro del autor «Demócratas y Republicanos. Veinte y cinco años de agresiones contra Cuba.1993-2018», Editorial Capitán San Luis, 2020/ Foto de portada: Archivo Daily Motion.

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: