Canadá: La Casa Blanca no se preocupa por el pueblo de Cuba, afirma exembajador canadiense

El exembajador canadiense en Cuba, Mark Entwistle, criticó la política de Estados Unidos hacia la Isla y señaló que contrario a lo que pregonan los políticos de esepaís, la Casa Blanca muestra una ausencia de preocupación total sobre el efecto de sus sanciones sobre los cubanos.

En un comentario publicado este lunes en el periódico canadiense The Globe and Mail, el diplomático se refirió al reforzamiento por la administración Trump del bloqueo económico, comercial y financiero contra la nación caribeña, el cual ha llegado a “niveles sin precedentes”.

Apuntó que el objetivo es “generar incertidumbre entre las empresas extranjeras, incluidas las canadienses, que realizan negocios totalmente legales en Cuba”, y de esa manera “paralizar la inversión y el comercio, y estrangular la economía cubana”.

En este sentido destacó el papel de la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, que “entregó a ciertos cubanoamericanos la capacidad de utilizar el sistema de justicia de Estados Unidos para llevar a cabo demandas”, pero que como “consecuencia inesperada, varios objetivos principales de este ejercicio han sido empresas estadounidenses que realizan negocios legales” en la Mayor de las Antillas, a lo cual catalogó como un asalto legal.

Las sanciones que persiguen el desempeño económico del país se unen a otras que directamente afectan el bienestar de los cubanos, precisó Entwistle. Al respecto puso como ejemplo las transferencias de remesas desde territorio estadounidense a destinatarios en la Isla, las cuales son limitadas por Washington.

Si la remesa se bloquea con fines políticos, ese dinero simplemente nunca llegará al bolsillo para el que fue destinado por un familiar o amigo cariñoso”, manifestó el exembajador y añadió que cada vez que la Casa Blanca celebra el daño económico a una empresa extranjera o cubana, significa que los ciudadanos de la nación caribeña ven afectados sus medios de vida, dañando a familias enteras.

Cada nueva sanción de Estados Unidos afecta a personas reales dentro de Cuba, especialmente durante una pandemia mundial de enfermedades. Esto no es una abstracción, aunque puede parecer así para los responsables políticos estadounidenses instalados de forma segura en Florida o Washington”, cuestionó.

El diplomático significó que mientras la administración Trump actúa de esta manera, el Gobierno cubano envía médicos a diferentes países a combatir la COVID-19, esfuerzo que se gana el reconocimiento internacional, a pesar de las campañas difamatorias estadounidenses.

Calificó la aplicación de sanciones unilaterales contra Cuba como un intento por aplastar a un Estado soberano, y llamó la atención sobre lo peligroso que resulta para la paz y la estabilidad en el hemisferio, este modo intimidatorio de proceder en la política.

Dijo que el pretexto bajo el cual actualmente se agrede a la Mayor de las Antillas: su supuesto control sobre Venezuela, es una “idea que pone a prueba la credulidad”, y agregó que el objetivo del cambio de régimen que persigue la administración Trump es cuestionable.

Cuba está lejos de ser perfecta, pero ¿qué país lo es?”, reflexionaba Entwistle, quien afirmó que son los cubanos los que deben tomar las decisiones sobre su futuro. “Las dificultades adicionales causadas al pueblo cubano en el camino parecen un precio alto e injusto a pagar” por ello, concluyó.

KMG/RL/Foto de portada:The Cuban Economy

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: