Crece el abismo entre Trump y los expertos sobre coronavirus

Mientras Trump y sus asesores políticos hacen hincapié en que Estados Unidos lidera al mundo en su respuesta a la pandemia y dicen que el país ha sometido a pruebas diagnósticas a más gente que cualquier otra nación, la multiplicación de contagios, hospitalizaciones y muertes narra otra historia.

En este momento creo que está bajo control”, dijo Trump en una entrevista con Axios. “Hemos hecho un gran trabajo”, frase repetida varias veces en estos meses, según comenta la agencia AP este martes. Pero, la cifra de muertes supera las 156.000 y de acuerdo con el pronóstico más reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) habrá una media de 1.000 muertes diarias hasta el 22 de agosto.

La coordinadora de la comisión de la Casa Blanca para el coronavirus, doctora Deborah Birx, advirtió esta semana que el contagio se ha “generalizado de manera extraordinaria”. Trump calificó esa declaración de “patética” y acusó a la profesional de estar junto a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El subsecretario de Salud, almirante Brett Giroir, quien ha evitado contradecir al presidente durante toda la crisis, dijo el domingo que era hora de “dejar atrás” el debate sobre la hidroxicloroquina, un medicamento que Trump sigue promoviendo, aunque no existen pruebas de su eficacia.

Por su parte, el titular de los CDC, doctor Robert Redfield, reconoció en una entrevista con ABC News que la respuesta al virus fue demasiado lenta. “Esto no es una diferencia con el presidente, es un abismo colosal”, dijo Lawrence Gostin, experto en salud pública de la Universidad de Georgetown. “Lo que vemos es que los científicos ya no se dejarán amedrentar por la Casa Blanca”.

El comentario de AP agrega que la presidencia controla el horario de prensa del doctor Anthony Fauci, que desde el inicio de la pandemia provocó la ira del presidente y sus asesores, por mostrarse dispuesto a contradecirlos.

Con respecto a la doctora Birx, después de que Trump la atacara, este lunes se echó para atrás al decir que sentía gran respeto por la doctora. Su enojo, insinuó, se debía a que su gobierno no recibe reconocimiento por la cantidad de pruebas que realiza o por reabastecer las reservas de respiradores, y volvió a jactarse de su actuación.

Su autoevaluación positiva pasa por alto que Estados Unidos tiene la cuarta mayor tasa de mortalidad per cápita del coronavirus, según datos de la Universidad Johns Hopkins. El propio Gostin dijo que “no es para jactarse que más del 3% de los infectados del país se muere”.

Las contradicciones son visibles aunque se esfuercen por aparentar que el equipo y la Oficina Oval hablan con una sola voz. “Una crisis de salud pública se ha convertido en un debate sobre si la gente quiere a Donald Trump”, dijo la secretaria de salud del presidente Barack Obama, Kathleen Sebelius. “Es una situación muy peligrosa y sin precedentes para el país”.

LG/RL/Foto de portada:Evan Vucci/AP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: