Cuba: Tribunales de La Habana dictan justicia con rigor en tiempos de Covid-19

Los tribunales de La Habana aplican con rigor las leyes y disposiciones en tiempos de Covid-19, cuyas violaciones hacen que la capital de Cuba presente la mayor incidencia de la enfermedad en la isla, y un preocupante grado de dispersión.

Ello hace que la situación epidemiológica sea la más compleja de la isla, y por ello desde el 1 de septiembre entran en vigor medidas extremas que incluso prohíben y limitan el tránsito de personas y vehículos y contemplan severas multas a quienes, con su indisciplina e irresponsabilidad, contribuyen a la trasmisión de la pandemia. Por ello desde abril los tribunales populares de la capital cubana juzgan con severidad los delitos de propagación de epidemias y de actividades económicas ilícitas.

El presidente del Tribunal Provincial Popular de La Habana, Yojanier Sierra, informó en conferencia de prensa que las instancias judiciales impusieron penas de encierro al 60 por ciento de los sancionados por actividades económicas ilícitas, especulación, acaparamiento, receptación y apropiación indebida.

Además, dijo, el 70 por ciento de los juzgados por los delitos de propagación de epidemias, desacato, desobediencia, resistencia, así como portación y tenencia ilegal de armas.

El resto de los sancionados, agregó, recibieron multas y sanciones subsidiarias en libertad.

Respecto a los procesos judiciales relacionados con el incumplimiento de medidas sanitarias y otros delitos asociados, Sierra Infante comentó que las principales conductas juzgadas se corresponden con el no uso de nasobuco en la vía pública, luego de varios requerimientos anteriores, faltas de respeto y resistencia a los agentes del orden, así como organización y desarrollo de fiestas en ríos, piscinas o casas particulares.

Sobre el enfrentamiento a los «coleros», acaparadores, revendedores, traficantes ilegales de divisas y participantes en otras actividades ilícitas y antisociales, refirió que los comportamientos más frecuentes han estado vinculados a la venta de turnos en las filas, el expendio de productos de primera necesidad a precios superiores a los de la red de comercio estatal; así como la ocupación de grandes volúmenes de mercancías de procedencia desconocida.

En estos casos, subrayó, también se impusieron sanciones accesorias de decomiso de los bienes ocupados y de regreso a los territorios de procedencia a aquellos que viven de manera ilegal y cometen delitos en La Habana.

Durante este periodo, aseguró el magistrado, los cuatro tribunales municipales regionales dispuestos en la capital velaron por el cumplimiento del debido proceso, derecho consagrado en el texto constitucional.

También de los principios de legalidad, transparencia y proporcionalidad, cual garantía para una respuesta penal justa y, al mismo tiempo, severa y en el contexto de la situación actual.

OL/RL/Foto de portada: JC

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: