De Bretton Woods a la COVID-19: ¿Por qué EEUU controla las finanzas internacionales?

Por Reinaldo Taladrid Herrero.

En una carta a los inversores publicada el 29 de julio, el CEO de Pantera Capital, Dan Morehead, indicó que: Los Estados Unidos han impreso una cantidad impresionante de dinero para combatir la crisis financiera inducida por la pandemia. Los Estados Unidos imprimieron más dinero en junio que en los dos primeros siglos después de su fundación.

Como dijo recientemente el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, Neel Kashkari, en una entrevista con los medios de comunicación, hay una “cantidad infinita de dinero en efectivo“. Ciertamente, la Reserva Federal está demostrando esa verdad al imprimir más moneda en números récord”.

En la última semana, el balance de la Reserva Federal aumentó en 586 100 millones de dólares, llevando el total a un récord de 5,24 trillones de dólares. Esto significa alrededor de 84 mil millones de dólares por día y 60 millones por minuto”.

“Como informó BeInCrypto en febrero, la Reserva Federal ha duplicado la oferta monetaria del dólar desde 2008. Ahora, este número ha explotado aún más hasta alcanzar niveles récord”. (Anton Lucian, The Trust Project)

Al respecto recordé lo que había entendido de cosas que había leído sobre el tema en el pasado:

En 1971 durante la muy costosa Guerra de Vietnam el Presidente Nixon, se dice que para evitar subir los impuestos que financiarían la guerra, decidió eliminar la convertibilidad del dólar con el oro. O, traducido al lenguaje de no especialistas como yo, decidió que a partir de ese momento EE.UU. podía imprimir billetes de dólar sin que estos tuvieran que tener un respaldo en oro o de otro tipo.

Por lo anterior decidí recurrir a un prestigioso economista y preguntarle. Veamos qué me respondió el Dr. José Luis Rodríguez, asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM).

  1. ¿Esto fue y sigue siendo así?

Al eliminar la convertibilidad en oro del USD en 1971, el gobierno rompió el sistema monetario internacional que fue creado en la conferencia del Bretton Woods de 1944 y que sentó las bases del dólar como el elemento clave del sistema monetario internacional.

Esto no fue casual, ya que EE.UU. emergió de la II Guerra Mundial con una estructura productiva intacta y superior a Europa.

Esta coyuntura le ha otorgado desde hace 49 años facultades al Tesoro de EE.UU. para buscar recursos por la vía de impresión de bonos y emitir medios de pago sin límite para resolver sus necesidades de liquidez y para que la economía mundial centrada en el dólar siga funcionando de acuerdo a sus intereses.

Es necesario recordar que alrededor de un 65% de todas las operaciones de compra-venta en el mundo se realizan en dólares de EE.UU.

Es decir, según explica Rodríguez, Estados Unidos imprime los billetes y emite los bonos, un papel que un país o empresario compra, y le da ese dinero al gobierno de Estados Unidos a cambio de que este sea devuelto con un interés. De este modo, se convierte en una fuente de ingreso que respalda imprimir más billetes.

  1. ¿Lo pueden hacer otros países?

Otros países no pueden hacerlo pues sus monedas no tienen el poder de compra que mantiene el USD de Estados Unidos.

  1. Si no lo pueden hacer, ¿por qué EE.UU. sí y otros no?

Una moneda refleja directamente el poder económico y militar del país que la emite. El billete es, en definitiva, un medio que refleja la confianza en quien lo emite. Por eso se llama dinero fiduciario, porque tiene que ver con la fe en la persona o institución del que emite el dinero. Por tanto, no es lo mismo la confianza en el poderío norteamericano que en un país subdesarrollado.

Hay países que han decidido hacerlo con cierta arbitrariedad. Hungría, por ejemplo, lo hizo después de la caída de la URSS. Pero fracasó porque nadie le reconoce a Hungría el poderío que tiene una moneda dura.

Así hoy hay monedas que cuentan con fuerte respaldo internacionalmente: el USD, el euro, el yen y de forma creciente el yuan chino.

  1. ¿Cómo funciona hoy?

Esto sintéticamente funciona de la forma siguiente:

  • La Reserva Federal (Banco Central de EE.UU.) emite Bonos del Tesoro que se venden para respaldar su moneda. El bono es un título de renta fija que refleja una deuda emitida por el Gobierno con un vencimiento desde tres meses hasta 30 años, para financiar el déficit del Estado. Forma parte de las emisiones del Tesoro Público de un país para respaldar sus operaciones financieras.

En el mercado financiero estos bonos se consideran un activo fuerte o de alta calidad a pesar de que tienen rendimientos más bien bajos.

  • La deuda pública norteamericana está en torno a los 21 billones (millones de millones de USD). De ello 4.25 billones han sido bonos recomprados por la Reserva Federal y 4.10 billones está en manos de extranjeros. De estos los mayores acreedores son Japón con 1.26 billones y China con 1.08 billones según datos más recientes (primer semestre de 2020).

Mediante este mecanismo la Reserva vende o compra bonos para mantener el poder de compra del dólar según las circunstancias. Este año para poder financiar parte de los gastos de la pandemia, la Reserva recompró una cantidad significativa de bonos para financiar esos gastos.

Gráfico con los tenedores de bonos del Tesoro actualizado

  1. ¿Por qué no genera inflación?

Concepto general de inflación:

  • La inflación, en economía, es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un período de tiempo, generalmente un año producto de un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios.
  • La política monetaria tiende a abaratar el costo del dinero en etapas de crisis mediante tasas de interés más bajas, o a encarecerlo con tasas de interés más altas en etapas de auge.

No obstante, esto no es mecánico, pues también interviene la política fiscal (impuestos mayores o menores).

En una crisis como la que ha estado enfrentando EE.UU. en este primer semestre, se aprobó un paquete de recursos por tres billones de dólares para resistir el impacto e impedir un derrumbe de la demanda solvente en la economía. Este paquete concluyó el 31 de julio, pero la depresión continúa y no se ha aprobado un paquete similar, solo medidas aisladas por Donald Trump y el congreso recesa hasta el 15 de septiembre.

El impacto de esta crisis de la COVID-19 ha deteriorado el valor relativo del USD en otras monedas, por lo que su valor ha aumentado en relación a la moneda norteamericana.

Es difícil calcular el efecto neto de esta crisis de la COVID-19, pues ante una caída en la producción/oferta puede desatarse una fuerte inflación, si hay ingresos suficientes para ello que impulse al incremento de los precios. Pero si paralelamente se produce una caída en los ingresos no habrá demanda solvente suficiente para que los precios aumenten. Si se da esta segunda condición probablemente estemos frente a una crisis peor de la que se enfrenta en estos momentos.

Tomado de Cubadebate/ La Esquina/ Imagen de portada: Getty Images.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: