EEUU: Asesor de Seguridad Nacional delinea nueva política hacia América Latina, máxima presión contra Venezuela

El asesor de Seguridad Nacional Robert O’Brien dio a conocer la estrategia del gobierno de Estados Unidos para las Américas desde el sur de la Florida, antes de su viaje a Colombia y Panamá y dijo que lo novedoso de esta política hacia Latinoamérica es una “campaña de máxima presión contra Venezuela”.

No es de extrañar. La proximidad de las elecciones en Estados Unidos mueve las fichas del juego en la administración de Donald Trump. Uno de esos movimientos pasa por Florida, clave en las aspiraciones del presidente de continuar en el cargo otros cuatro años.

Bajo el rimbombante nombre de Marco Estratégico para el Hemisferio Occidental -creado con el aporte de varias agencias- la estrategia abarca los “cinco pilares” de la visión de Trump para la región.

“Asegurar la patria”; fomentar el crecimiento económico, promover la democracia y el estado de derecho, contrarrestar la influencia extranjera y fortalecer las alianzas con socios de ideas afines, según plantea.

Y fue justo en West Palm Beach, al norte de Miami, donde O’Brien se reunió con miembros de la comunidad colombiana y venezolana a los que presentó el plan. A ellos deben seducir para que le regalen su voto el 3 de noviembre. 

El presidente Trump considera que el hemisferio occidental es un área increíblemente importante para los Estados Unidos que ha sido descuidada durante demasiado tiempo”, expresó horas antes de un encuentro que no pocos observadores perciben con tufillo electoral.

El documento, que incluye la supuesta lucha contra el narcotráfico y la meta de garantizar la inmigración legal al norteño país, es –a juicio de sus impulsores- “la primera estrategia integral del Gobierno dirigida por la Casa Blanca” para Latinoamérica en más de 15 años, desde el Gobierno de George W. Bush (2001-2009).

Algunos diplomáticos extranjeros y críticos de la administración Trump señalan que su política exterior latinoamericana se ha centrado demasiado en Venezuela y Cuba.

Mark Feierstein, exdirector para los asuntos del hemisferio occidental en el Consejo de Seguridad Nacional durante la presidencia de Barack Obama, admite que “la política latinoamericana de Donald Trump ha sido impulsada por el fanatismo, diseñada por ideólogos y definida por el acoso”.

Y no le falta razón, como tampoco en su afirmación de que esa política “en sus propios términos ha fracasado”.

Esta semana Mauricio Claver-Carone, el principal asesor de Trump para América Latina, anticipó que la prioridad del viaje a Panamá y Colombia será Venezuela, un tema que, dijo, preocupa a Washington.

Pero más que preocupar les quita el sueño porque sanciones, intentos de magnicidio contra el presidente constitucional Nicolás Maduro, fallidos golpes de estado, marionetas que se autodenominan mandatarios y todas “las opciones sobre la mesa” –como dice Trump-, no han podido con la unidad cívico-militar en Venezuela.

DFM/RL/Foto de portada:AFP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: