EEUU: Prosigue batalla política en torno al voto por correo postal que Trump no quiere

El Servicio Postal de Estados Unidos (USPS, por sus siglas en inglés) se ha convertido en los últimos días en protagonista de la pelea entre Donald Trump y los demócratas de cara a las elecciones del próximo 3 de noviembre, según reporta la agencia de noticias BBC.

La nota detalla que el presidente clama contra «los riesgos de fraude del voto universal por correo» y dice que, si se permite, Estados Unidos será «el hazmerreír de todo el mundo«. Del otro lado, los demócratas, liderados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, denuncian que Trump encabeza «una campaña para sabotear las elecciones».

El conflicto es anterior a la pandemia, pues demócratas y republicanos llevan años intentando llegar a un acuerdo en el Congreso para reformar el servicio postal, pero no lo consiguen, dijo BBC. Ahora, la polémica llevó a que el director general del servicio postal, Louis DeJoy, compareciera este viernes ante un panel del Senado estadounidense.

Son los estados, y no el gobierno federal, los que definen si permiten el voto universal por correo. Solo algunos han dicho hasta ahora que lo admiten; incluso ya lo hacían antes de la pandemia.

El propio Trump utiliza el voto en ausencia por estar registrado en Florida y ha declarado anteriormente no tener problemas con ese sistema. Pero ahora ha expresado en repetidas ocasiones su desconfianza hacia el voto por correo, y ha denunciado que el voto universal por correo llevaría a un fraude beneficioso para su rival demócrata, Joe Biden. Por su parte, voces demócratas, incluidas las de los líderes del partido en el Congreso y la del expresidente Barack Obama, acusan a Trump de atacar el voto por correo en un intento de «socavar las elecciones».

Aunque los expertos coinciden en que el sistema de voto por correo está protegido de posibles alteraciones o manipulaciones, ahora algunos dicen que la pandemia ha agravado la crisis que ya existía en ese servicio. Sus ingresos provienen de la venta de sellos y otros productos cuya popularidad ha ido cayendo a medida que se ha extendido el correo electrónico y el pago de facturas por internet.

Trump declaró hace unos meses que no apoyaría ninguna ayuda financiera a no ser que el USPS accediera a subir las tasas de envío de paquetes un 400%. Esa drástica cifra se interpretó como un ataque a Amazon, en concreto a su director ejecutivo, Jeff Bezos, propietario del diario The Washington Post, y a quien Trump considera un enemigo.

Se suma que algunos nombramientos del presidente a la Junta de Gobernadores del USPS, que a su vez designa a sus directivos, han hecho que el servicio no funcione de forma eficaz.

Como Trump ha anunciado que no aceptará el resultado de las elecciones si no le fuera favorable, su negativa más bien parece que está abonando el terreno para prolongarse en el poder.

LG/RL/Foto de portada:Getty Images

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: