En Honduras líderes garífunas secuestrados: Cuatro vidas que también importan

Por Dailenis Guerra Pérez/RL

¿A qué se dedican cuatro vidas? ¿Qué tiempo puede cada una hacer bien, o mal? La vida es solo el actuar en consecuencia a los instintos que se llevan dentro. Hay algunas que obran en bien, esas que no solo piensan en el equilibrio del mundo, sino en no perder las buenas esencias de los ancestros.

A veces los malos pechos hacen que las benefactoras almas desaparezcan, porque hacen un bien mayor que afecta sus propias conveniencias. Sucede en todos los tiempos desde que existe lo bueno y lo malo; y no hay desarrollo ni siglo que haya podido frenarlo.

Pleno siglo XXI, como si te leyeras un libro viejo, donde la historia te parece muy antigua, están desaparecidas 4 vidas. Son jóvenes de negra raza, amantes de la cultura ancestral, de la paz, la justicia y los derechos humanos. Dirigen la comunidad garífuna de El Triunfo de La Cruz, en el Municipio de Tela, Departamento de Atlántida en Honduras.

A la fuerza fueron desalojados de sus viviendas el pasado 18 de julio y a pesar del movimiento que exige su retorno, nada se sabe de su paradero. Se trata de Alberth Snaider Centeno, Presidente del Patronato de la Comunidad de El Triunfo de La Cruz.

Junto a él fueron víctimas del secuestro: Milton Joel Martínez Álvarez, Suami Aparicio Mejía García y Gerardo Mizael Róchez Cálix, todos miembros de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh) y del Comité de Defensa de las Tierras.

Una fuente anónima asegura que ya fueron asesinados. Dijo que hizo “contacto con órganos de inteligencia del Estado, quienes le informaron que los activistas sociales, secuestrados la mañana del sábado 18 de julio, habían sido ejecutados, término que –aclaramos— oficialmente no ha sido confirmado”, señala el diario El Libertador

¿Por qué hacer desaparecer 4 vidas? Porque el patronato que dirige Snaider Centeno ha estado liderando la exigencia al gobierno de Honduras para que dé cumplimiento a la Sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Porque en mencionada sentencia, se condena al Estado de Honduras por la violación de los derechos humanos a toda la comunidad de Triunfo de La Cruz; y porque en ella se exige el reconocimiento y devolución de los derechos ancestrales de esta comunidad Garífuna a su territorio y el cumplimiento de reparación.

Miriam Miranda, coordinadora de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), expresó al respecto: “La respuesta del Estado a la sentencia ha sido una escalada de violencia contra el pueblo garífuna. Nos atacan, nos asesinan, quieren infundir terror en nuestra gente. Pero el pueblo garífuna está en pie de lucha y se moviliza dentro y fuera de Honduras”, destaca el diario El Mercurio Digital

Otro motivo para desaparecer a los jóvenes es que forman parte de la OFRANEH; organización de base, representativa del pueblo garífuna, que permanece en lucha por los derechos colectivos sociales, económicos, culturales y territoriales. Porque defienden su autonomía.

Quieren silenciar a hombres que trabajan para erradicar la injusticia que caracteriza a los oprimidos; evitar la pérdida del patrimonio de su pueblo y que desean recuperar y fortalecer su identidad y espiritualidad cultural ancestral.

Los 4 líderes han seguido los principios de la OFRANEH que protegen a toda costa los recursos naturales básicos para la sobrevivencia de la humanidad, porque, como dicen, “creemos en la diversidad y en la responsabilidad con nuestro planeta.” 

En Honduras desaparecen a los líderes del pueblo garífuna que desean imponerse en bien de la humanidad, que construyen buenas alianzas para consolidar los movimientos sociales y desean la prevalencia de sus esencias y principios.

Desaparecen a los que pretenden defender su cultura ante la prepotencia de los medios de comunicación masivos y el proceso de homogeneización cultural que representan. Desaparecen a los que valoran el arraigo de la mujer y los jóvenes.

En Honduras hay que omitir al que pretende mejorar la salud y la educación del pueblo y a los que promueven la aprobación de una legislación a nivel nacional e internacional para asegurar el respeto y reconocimiento de los derechos de los indígenas y los negros para que vivan en paz.

Los garífunas son parte del pueblo negro asentado en zonas costeras de Honduras por más de 200 años. Desde hace dos décadas empresarios, narcos y palmeros, empezaron a aterrorizar a la población de Triunfo de La Cruz. Fue despojada de 40 manzanas de tierra por un grupo de oligarcas y se construyó un hotel y campo de golf llamado INDURA.

Como esa comunidad no se rinde, pretenden sustraer la tierra donde aún viven. Suficientes motivos para que en un país de gobierno corrupto, insensible y avasallador; se despoje de alma a los cuerpos. ¡Las vidas garífunas también importan! ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

Compartimos con ustedes los números de los Diputados Garifuna del Congreso Nacional de Honduras y correos electrónicos.

Por favor llamen y escríbanle a los congresistas y al Congreso Nacional a pedirles que aparezcan con vida nuestros hermanos de Triunfo de la Cruz

VIVOS SE LOS LLEVARON VIVOS LOS QUEREMOS

Diputadas y Diputados Contactos
Johana Bermúdez +504 – 9962 – 5414
Ashanty Crisanto +504 – 9939 – 4860
Kennya Martinez +504 – 8842 – 6300
Osman Chávez +504 – 3356 – 2254
Andrés Benedith +504 – 3306 – 3794
Tomas Ramírez +504 – 3167 – 0063
Congreso Nacional +504 – 2220 – 4831
+504 – 2238 – 6351
+504 – 2238 – 0528
+504 – 2238 – 6048 (fax)
contactenos@congresonacional.hn 

http://www.congresonacional.hn/

Foto de portada: Resumen Latinoamericano

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Un comentario en “En Honduras líderes garífunas secuestrados: Cuatro vidas que también importan

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: