Fallecidos desaparecidos en Ecuador

Por José Luis Méndez Méndez/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Mientras la sistemática campaña para desterrar de Ecuador, toda huella que recuerde a la Revolución Ciudadana, la persecución política contra sus dirigentes y las ridículas solicitudes internacionales, negadas con fundamento, para capturar al expresidente Rafael Correa y hacerlo cumplir una amañada condena sin asideros legales y clara manipulación con fines políticos, aparece una siniestra noticia que circuló por todo el mundo, referida al hallazgo de decenas de cadáveres de personas víctimas de la pandemia en los lugares más inimaginables, dando lugar a la categoría forense ecuatoriana de “fallecidos desaparecidos”.

La pobre excusa gubernamental no es suficiente para calmar el enojo de las familias, que durante semanas han estado en busca del destino final de sus allegados, recogidos de las calles,ingresados en centros de salud colapsados por la cantidad de casos y escases de recursos para asistirlos,  o retirados de las morgues atestadas de hospitales, mientras critican que su Gobierno, está más interesado en la cacería de adversarios y perpetuarse en el poder en las próximas elecciones, que en mitigar el flagelo que arrasa al país.

La salud ecuatoriana se ha deteriorado de manera acelerada, incluso antes de aparecer los primeros casos de la pandemia, la decisión oficial de incorporarse al coro de autoridades regionales que decidieron prescindir, por mandato foráneo, de la colaboración médica cubana, que había elevado a estándares superiores los niveles de atención médica, incluido diagnósticos genéticos, que por primera vez se conocieron en esa nación y que cubrió toda su geografía para tranquilidad ciudadana.

Además de la asistencia recibida en situaciones de desastres naturales en 2016 y 2018, en cuyos sucesos murieron tres médicos cubanos precisamente en la ciudad de Guayas, la cabecera provincial de Guayaquil donde se produjeron intentos terremotos y ahora es noticia por ser una de las localidades más afectadas por el flagelo, se estima que más del 70 % de los infectados en todo Ecuador se localizan en la mencionada ciudad, afectada desde finales de febrero.

La noticia espeluznante del hallazgo de cinco contenedores ubicados en los anexos del hospital Los Ceibos, Guayaquil y en su interior se contabilizaron 237 cuerpos en avanzado estado de descomposición, pertenecientes a víctimas de la pandemia y lo más cruel, 106 de ellos tenían documentación que permitía identificarlos en el momento del deceso, mientras miles de familiares clamaban por la aparición de sus allegados desaparecidos. Más de una centena de los cadáveres esperan ser reconocidos, en una provincia donde más de 15 mil personas han fallecido como consecuencia del azote.

Ingratitud aparte de las autoridades ecuatorianas, la revelación del tráfico de cadáveres resulta insultante y valida la degradación de su sistema político, sin olvidar la entrega del ciudadano ecuatoriano por naturalización JulianAssange, a las autoridades inglesas con la irritante violación consentida de la soberanía nacional en la sede diplomática en Londres, ahora también se conoce la enajenación permitida del carácter extraterritorial de su embajada, al permitir el espionaje de las actividades de un asilado con la consecuente violación de convenciones y tratados al amparo del Derecho Internacional. En ese caso se toleró para vergüenza del país la intromisión de los perseguidores del asilado, aportando a la diplomacia nacional un antecedente denigrante.

Esta es la realidad de un país donde otras revelaciones están por aparecer y  su gobierno decae en medio de turbulentos escándalos.

Foto de portada: EFE/ Diario Expreso.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: