Honduras: Las vidas garífunas importan

Por Gilberto Ríos Munguía.

En una alusión a la campaña realizada en Estados Unidos #BlackLivesMattersLas vidas negras importan”, como protesta por el asesinato de George Floyd, ocurrido el 25 de mayo de 2020 a causa de una brutal agresión sufrida por un agente policial de Mineápolis que se arrodilló sobre su cuello durante un arresto hasta quitarle la vida, generando una inmensa movilización popular de repudio contra el racismo estructural en la potencia del norte; organizaciones garífunas y también organizaciones sociales, dirigentes y ciudadanos /as conscientes de Honduras, comenzamos una campaña por varios medios de comunicación y redes sociales con la etiqueta #LaVidasGarífunasImportan.

La exigencia es la aparición con vida de los cuatro dirigentes Alberto Sneider Centeno, Milton Joel Martínez Álvarez, Suami Aparicio Mejía y Alber Sentana Thomas de la Comunidad del Triunfo de la Cruz, municipio de Tela, departamento de Atlántida, en la costa caribe del norte del país. Ellos fueron raptados el día sábado 18 de julio por un contingente fuertemente armado e identificado con indumentaria de la Dirección de Investigación de la Policial, sin que al día de hoy se tenga información de su paradero; a la vez la preocupación es creciente por las repetidas ocasiones en las que con vestimenta oficial de los organismos de seguridad del Estado, se comenten crímenes contra la ciudadanía sin que ninguna investigación logre dar con los responsables.

El origen del problema es la Propiedad Comunitaria que las comunidades negras garífunas de Honduras ejercen sobre porciones de playa apetecidas por proyectos turísticos de capitales trasnacionales, pero también por el ejercicio de poder que carteles del narcotráfico necesitan en la región para garantizar sin problemas el trasiego de la droga. En otras ocasiones pobladores de esas regiones han sido testigos de desembarcos de cargamentos ilícitos, por lo que han sufrido amenazas, persecución y también asesinatos.

La campaña internacional por el aparecimiento con vida de los compañeros ha tenido eco en las organizaciones sociales mesoamericanas que conforman ALBA Movimientos. Éstas han realizado foros virtuales y una amplia discusión sobre el desplazamiento y el despojo de territorios ancestrales de la comunidades indígenas en la región y en particular el que están enfrentando los hermanos /as garífunas del país. El común denominador es la imposición de los intereses privados de grandes capitales que aspiran apropiarse de sus tierras, paisajes y sus riquezas naturales.

Es importante destacar también que una delegación de la organización de juventudes del Partido Socialismo y Libertad P-SOL de Brasil, llamada JUNTOS, visitó esta semana la embajada de Honduras en Brasilia, dejando una carta en la que se pide al Estado de Honduras, celeridad en las investigaciones sobre este hecho abominable que no puede quedar en la impunidad. Ha sido realmente gratificante ver como la solidaridad militante de aquellos /as que luchan por un cambio social ha tenido también respuesta en esas latitudes.

La justicia en Honduras padece de una instrumentalización cada vez más descarada por parte de las élites que apoyaron el golpe de estado y que han saqueado las arcas públicas a lo largo de 11 años; los actos de corrupción que se han convertido en escándalos han tenido un tratamiento mediático que persigue el olvido y la impunidad sobre estos actos. Lo más reciente y que sirve de ejemplo de lo que afirmamos, es el sobreseimiento definitivo de 22 diputados /as del Congreso Nacional por el saqueo de más de 300 millones de lempiras (Aprox. 13 millones de dólares) de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, con los que se financiaron campañas electorales de los partidos tradicionales. Esto hace pensar que la situación de las comunidades garífunas no será tomado en cuenta sino es por una fuerte campaña nacional e internacional que presione por una investigación efectiva.

En general los efectos de la pandemia han causado la profundización de las asimetrías sociales, el sistema económico capitalista es esencialmente concentrador de la riqueza socialmente producida; las condiciones de vida la población en general se están viendo afectadas por la crisis natural de la injusticia social que genera el sistema y su modelo neoliberal que extrema los condiciones del desarrollo del capital privado frente al interés público; es en estas condiciones que los trabajadores /as, las poblaciones originarias y los marginados /as sufrirán aún más si no logran organizarse, demandar derechos y frenar los abusos que se están cometiendo.

La urgente necesidad de la articulación de todas las fuerzas de oposición al sistema y al modelo, por la necesidad de construir una sociedad diferente, que tenga en el centro de sus propósitos no al capital sino al ser humano, deber ser tarea de las organizaciones que analizan el origen de las contradicciones y que son conscientes de la matriz de estas injusticias. La agresión cometida contra los hermanos garífunas sienta un terrible precedente para esta nueva etapa de la lucha de clases en Honduras y también en la región, por lo que la lucha para que aparezca con vida y se castigue a los responsables es una obligación de todos y todas.

Tomado de El Pulso.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: