Imparables los asesinatos en Colombia

Los cuerpos con signos de violencia de al menos cinco personas hallados en el corregimiento El Caracol, en el departamento colombiano de Arauca se suman a las masacres ocurridas en las últimas 24 horas en Nariño y Cauca.

Según denunció la Defensoría del Pueblo en su cuenta en la red social Twitter “la barbarie de los criminales no tiene límite. Rechazamos con vehemencia su ocurrencia y solicitamos a las autoridades esclarezcan lo ocurrido cuanto antes».

Las víctimas corresponden a “miembros de la población civil”, según afirmó la propia fuente en la plataforma de Internet.

Cinco horas después del hallazgo de Arauca. Seis personas fueron asesinadas en el corregimiento Uribe, en zona rural de El Tambo, en el norte del departamento del Cauca.

Mientras los informes daban cuenta durante la jornada del homicidio de seis personas en Tumaco, Nariño, poco antes de la llegada a ese departamento del presidente Iván Duque.

El mandatario celebró allí un consejo de Seguridad en el barrio Llano Verde, donde el 12 de agosto fueron masacrados cinco jóvenes. “Pronto estaremos entregando resultados en materia investigativa. En Arauca, Cauca y Nariño, hay grupos pertenecientes a disidencias y mafias, que quieren intimidar a Colombia y no dejaremos de enfrentarlos», dijo.

Los hechos ocurren en el contexto de conmoción social que sacude al país sudamericano ante la espiral de violencia contra los jóvenes, niños, campesinos, indígenas, líderes sociales, excombatientes, entre otros, y contra la indiferencia del Gobierno ante esta situación.

El gobernador de Nariño, Jhon Rojas aseguró que las víctimas eran jóvenes. “Muy triste lo que está pasando en el departamento. Esperamos con la visita del Presidente que se tomen las mejores medidas”, indicó.

Hace ocho días fueron asesinados ocho jóvenes en el municipio de Samaniego, cuando departían en una reunión social.

En lo que va del año, la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos documentó 33 masacres y da seguimiento a 97 personas defensoras de derechos humanos, de los cuales, a la fecha, ha verificado 45 homicidios, expresó Naciones Unidas.

Estamos viendo el recrudecimiento de la violencia y de las masacres que ya hemos vivido en otras épocas; esa violencia tan descarnada que llena de terror a los territorios”, precisó el organismo multilateral.

Un trabajo especial publicado por el diario El Tiempo señaló que Colombia es un país que parece acostumbrarse a que maten a sus niños.

En el 2018, año en el que se emitió el más reciente informe Forensis de Medicina Legal, 710 menores de edad entre cero y 17 años fueron asesinados. En promedio, dos diarios. El rango con más casos es el comprendido entre 15 y 17 años, con 545 casos, refiere el reporte.

Entre 2018 y 2019, 883 menores de entre 0 y 10 años fueron ultimados en el país, según cifras de Medicina Legal. En los mismos dos años, Cali lideró la cantidad de menores de edad muertos entre los 0 y los 18 años. Allí ocurrió el 14 por ciento de los casos registrados en el periodo.

Las matanzas hablan, sin dudas, de lo peligroso que resulta sobrevivir en esos territorios colombianos que siguen siendo castigados por la violencia.

DFM/RL/Foto de portada:AFP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: