La inútil crueldad de las nuevas sanciones de Trump contra Siria

Por Joshua Landis y Steven Simon.

En diciembre pasado, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, adoptó nuevas sanciones extraordinariamente duras y de gran alcance contra el Gobierno de Siria y sus partidarios.

El Presidente sirio Bashar al-Assad y otros altos funcionarios han sido objeto de sanciones de los Estados Unidos desde 2011, pero las nuevas medidas, que entraron en vigor a mediados de junio, son muy amplias: se aplican a cualquier persona, siria o no, que ayude o haga negocios con el régimen de Assad o con cualquier entidad que éste controle.

La política ha sido elogiada en algunos círculos -en comparación con muchas acciones de la era Trump en el Oriente Medio, es por lo menos coherente. Pero no promueve ningún interés americano. Además, empobrece aún más al pueblo sirio, bloquea los esfuerzos de reconstrucción y estrangula la economía que sostiene a una población desesperada durante las crecientes crisis humanitarias y de salud pública de Siria.

Según el Representante Especial de los Estados Unidos para Siria, James Jeffrey, los objetivos de esta política de tierra arrasada son convertir a Siria en un «pantano» para Rusia y obtener suficiente influencia para reconstituir el gobierno sirio según las líneas que los Estados Unidos impusieron a Japón después de la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos busca un «cambio dramático» en el comportamiento del régimen sirio, afirmó Jeffrey: en teoría, la quiebra sistemática del gobierno sirio podría obligar a Assad a cumplir con la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, que requiere una reforma política siria. Para aumentar la presión, los Estados Unidos han apoyado los ataques israelíes contra el territorio sirio y la expropiación turca de los recursos energéticos sirios y también ha cerrado la principal autopista a Bagdad para cortar el comercio.

La política de los Estados Unidos y el levantamiento sirio

En 2011, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los líderes europeos se embarcaron en una cruzada para obligar a Assad a dejar el cargo. Supusieron que un virtuoso gobierno alternativo esperaba entre bastidores, pero las figuras de la oposición siria educadas en Occidente y cultivadas por los Estados Unidos y la Unión Europea resultaron no tener influencia sobre el terreno, y los intentos de unificación de la oposición siria dirigidos por los Estados Unidos fracasaron. En 2012, la CIA contó más de 1.500 milicias de oposición en Siria. Para cuando Rusia intervino en 2015, los Estados Unidos y sus aliados europeos habían comenzado a temer que estos grupos hubieran perdido el control del esfuerzo militar contra Assad a favor de grupos islamistas radicales, como el Estado Islámico (o ISIS) y Al Qaeda.

La nueva campaña de sanciones de Washington presupone que el pantano que los Estados Unidos ha creado, engulliría de alguna manera a Rusia. Para los defensores de la política, especialmente los que llegaron a la mayoría de edad en la época de Vietnam, «pantano» es un término profundamente resonante, que recuerda una guerra que mató a 58.000 estadounidenses, destrozó la credibilidad americana y debilitó el tejido de la sociedad americana. Pero la simple repetición de este término talismán no trasladará el histórico desastre de los Estados Unidos en Vietnam hacia Rusia. Preservar Assad es el mayor éxito de la política exterior del presidente ruso Vladimir Putin desde la anexión de Crimea, y Rusia puede mantener a flote al hombre fuerte de Siria sin pagar una fracción del terrible precio que los Estados Unidos pagaron en Vietnam. Además, los Estados Unidos no tienen nada que ganar con la creación de un atolladero para Rusia; al hacerlo no mejorará su posición estratégica en la región, ni salvará vidas sirias, ni disminuirá la amenaza que Rusia representa para la democracia estadounidense.

En el mundo real, «atolladero» es simplemente un término engañoso para un estado fallido. Y los estados fallidos dejan a sus poblaciones expuestas al hambre, la enfermedad, la pobreza y los depredadores señores de la guerra. La administración Trump elude esta sombría realidad insistiendo en que las sanciones funcionan. Sin embargo, hay pocas pruebas de que las sanciones económicas logren alguna vez sus objetivos. Incluso las sanciones mejor diseñadas pueden ser contraproducentes, fortaleciendo los regímenes que fueron diseñados para perjudicar y castigar a las sociedades que se suponía, debían proteger. La destrucción de la clase media de Iraq en el decenio de 1990 es un ejemplo de ello: Las sanciones de EE.UU. mataron a cientos de miles de iraquíes. Su efecto fue de género, castigando desproporcionadamente a mujeres y niños. La noción de que las sanciones funcionan es una ilusión despiadada. El hecho es que los que tienen armas comen primero, y competir con Assad sobre quién puede lastimar más a los campesinos sirios es un juego perdedor para Washington.

La lógica de las sanciones

La Administración Trump diseñó las sanciones que ahora ha impuesto a Siria para hacer imposible la reconstrucción. Las sanciones apuntan a los sectores de la construcción, la electricidad y el petróleo, que son esenciales para que Siria se recupere. Aunque Estados Unidos dice que está «protegiendo» los yacimientos petrolíferos de Siria en el noreste, no han dado al gobierno sirio acceso para repararlos, y las sanciones de los Estados Unidos prohíben a cualquier empresa de cualquier nacionalidad repararlos, a menos que la administración desee hacer una excepción. Recientemente se hizo una excepción de este tipo para que una empresa estadounidense gestionara los campos petrolíferos, pero las fugas de petróleo siguen drenando en los ríos Jabour y Éufrates. Las sanciones de los Estados Unidos no sólo castigan a las personas que reciben sólo una o dos horas de electricidad al día, sino que también envenenan su medio ambiente.

Las sanciones incluso impiden que las organizaciones de ayuda no estadounidenses presten asistencia para la reconstrucción.  Las exenciones humanitarias son deliberadamente ambiguas, al igual que los requisitos que tendría que cumplir el Gobierno de Siria para obtener el alivio de las sanciones. Esa incertidumbre tiene por objeto disuadir a los proveedores de ayuda y a los inversores que, de otro modo, podrían ayudar a Siria a reconstruirse, pero que no pueden estar totalmente seguros de que estén en condiciones de hacerlo. Este efecto escalofriante, conocido como exceso de cumplimiento, es una respuesta racional al temor de enredarse inadvertidamente en cuestiones jurídicas complejas que podrían destruir una organización no gubernamental o una empresa.

Impedidos de reconstruir su país y de buscar ayuda externa, los sirios se enfrentan a «una hambruna masiva u otro éxodo masivo«, según el Programa Mundial de Alimentos. En 2011, la pobreza extrema en Siria se situó en menos del uno por ciento. Sin embargo, para 2015, la pobreza extrema había aumentado al 35 por ciento de la población. A finales de la primavera de 2020, el Líbano se acercó a la bancarrota y la economía de Siria, que tiene profundos y duraderos lazos con la economía del Líbano, comenzó a descontrolarse. Los precios de los alimentos se han disparado en un 209 por ciento en el último año, y los medicamentos son caros y escasos. El número de sirios en situación de inseguridad alimentaria ha aumentado de 7,9 millones a 9,3 millones en sólo seis meses, según el Programa Mundial de Alimentos.

Por qué es improbable que las sanciones funcionen

Aunque Jeffrey ha dicho que los Estados Unidos ya no buscan un cambio de régimen en Siria, muchos defensores de las sanciones dentro de la administración Trump siguen esperando exactamente eso. Argumentan que el dolor de los sirios comunes y corrientes hoy en día dará sus frutos, porque la partida de Assad dará lugar a un futuro libre de opresión y miedo. Sus opositores dicen que es más probable que el cambio de régimen desencadene una segunda ronda de guerra civil tras el colapso del Estado y Siria podría verse sumida en la anarquía durante otro decenio. El problema para estos defensores de las sanciones es que no hay pruebas que apoyen su afirmación contraria (que la destrucción del Estado mejorará los derechos humanos) y sus oponentes pueden señalar el caos sangriento que el cambio de régimen desató en Iraq y Libia.

Los políticos de EE.UU. han sugerido que Assad y sus partidarios abrazarán voluntariamente el camino de la ONU, adoptando un «comportamiento totalmente nuevo» para «salir de estas sanciones». Pero la idea de que Assad aceptará libremente el plan de las Naciones Unidas, que exige elecciones justas, una nueva constitución y una gobernanza creíble, inclusiva y no sectaria, está desconectada de la realidad. En la práctica, hacerlo significaría la destitución de Assad, y él lo sabe.

Assad y sus partidarios ganaron la guerra civil del país contra todo pronóstico. No se rindieron cuando los rebeldes masacraron a todo su equipo de seguridad nacional al principio de la guerra; no se rindieron cuando perdieron Palmyra, Idlib, la mitad de Alepo, los campos de petróleo, el noreste o el sureste; rechazaron la campaña de bombardeo de 60 segundos de Trump; y resistieron un enérgico esfuerzo de EE.UU. para equipar y entrenar a la oposición armada. Si nueve años de violencia brutal que mataron a unos 100.000 alauitas (uno de cada 25) no derrotaron a Assad y a su ejército, es poco probable que los embargos económicos lo perturben. El hecho es que las sanciones no lograrán ni justicia para Assad ni misericordia para el pueblo sirio.

Estados Unidos dirigió en su día un orden liberal internacional basado en la convicción de que el libre comercio y una clase media vital producirían un gobierno democrático y el bienestar de la sociedad. Hoy en día, la administración Trump está tratando de convencer al mundo de lo contrario: que el empobrecimiento y la restricción del comercio traerán libertad y progreso. Cuanto antes reconsidere Estados Unidos su política punitiva hacia Siria, antes podrá hacer una contribución positiva al desarrollo regional. Es probable que Assad acepte concesiones sustanciales para librarse de las sanciones, pero apartarse no está entre ellas.

Tomado de Cubadebate/ Fuente: Revista Foreign Policy/ Foto de portada: BBC.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: