Médicos guatemaltecos agradecen solidaridad de galenos cubanos

Profesionales guatemaltecos de la salud graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) en La Habana, agradecieron a Cuba la ayuda solidaria para mantener  la salud en su país y condenaron la petición  del diputado Felipe Alejos, de la Bancada Todos, de poner fin a la presencia de esos galenos en Guatemala.

En un foro virtual organizado por la Coordinadora de Solidaridad con la mayor de las Antillas, la doctora Ericka Gaitán expresó: “La Brigada Médica de Cuba ha dado la vida por nosotros, por estar donde nosotros deberíamos estar, por eso pedirle que se vayan y más en este contexto de pandemia es realmente condenable, es atentar contra la vida de nuestra población”.

La doctora, que tuvo el privilegio de ser una de los primeros jóvenes guatemaltecos que en 1998 fueron beneficiados con la colaboración en Salud, agregó que: “Si algún día tienen que retirarse de nuestro país, sepan que se llevarán nuestros corazones y eterno agradecimiento, siempre vamos a estar a su lado”.

El también egresado de la ELAM, Gilder Tirado, consideró insustituible la colaboración médica cubana. “Nuestro país necesita de ustedes, mi aprecio para todos, que a pesar de estar lejos de sus familias entregan lo mejor de sí”, manifestó durante su intervención.

Desde su experiencia personal de trabajo junto a la Brigada Médica Cubana, Tirado mostró confianza en que “la historia marcará la diferencia en lo que ustedes están haciendo en este país, por eso les doy las gracias en nombre de mi pueblo”.

Gaitán rememoró sus años de docencia en Cuba, una etapa que consideró de “crecimiento no solo científico, sino a la par de la humanidad, solidaridad, fuerza y entrega del pueblo cubano en defensa de lo justo”.

La doctora consideró un privilegio integrar la primera graduación de la ELAM, concluir sus últimos  estudios en Guatemala junto a la Brigada Médica y trabajar en las áreas bajo su influencia, en zonas muy apartadas.

Hoy la Brigada Médica Cubana sigue en esos lugares olvidados y en la primera línea de batalla contra la pandemia a riesgo de la salud de sus integrantes, sin que se les brinde incluso protección adecuada”, puntualizó quien también demuestra desde el área de Covid-19 del hospital San Juan de Dios la máxima aprendida de velar por la salud de los pueblos, destaca hoy Prensa Latina.

Los participantes en el foro apoyaron la propuesta de entrega del Premio Nobel de la Paz 2020 al Contingente Henry Reeve para Situaciones de Desastres, un reconocimiento que incluye a los médicos que desde hace 22 años riegan salud en 16 de 22 departamentos de la tierra del Quetzal.

En el foro estuvieron presentes el exviceministro de Salud Adrián Chávez, la analista política Simona Yaguenova y el activista social e investigador Henry Morales.

DGP/ RL/ Foto de portada: PL.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: