Brasil: Más de mil restos óseos encontrados en centros clandestinos de la dictadura militar aún esperan ser identificados

La fosa clandestina del cementerio de Vala de Perus, descubierto en São Paulo hace 30 años, oculta víctimas del régimen militar. El coordinador del trabajo de identificación de los restos ve riesgo de interrupción bajo gobierno de Bolsonaro.

Después de 34 años de búsqueda, Gilberto Molina pudo enterrar a su hermano menor, Flávio Molina, en la tumba familiar en el cementerio São João Batista en Río de Janeiro. Asesinado en São Paulo en vísperas de cumplir 24 años, el entonces estudiante fue detenido y torturado en 1971, en las instalaciones del temido cuerpo de represión política de la dictadura militar, conocido como Destacamento de Operaciones e Información – Centro de Operaciones de Defensa Interna (DOI -Codi).

Recién en 1981 Gilberto logró acercarse a los restos de su hermano desaparecido. Con la ayuda de Antônio Pires Eustáquio, quien dirigía el cementerio Dom Bosco, en el barrio paulista de Perus, fue testigo de cómo una retroexcavadora sacaba a la superficie bolsas llenas de huesos escondidos en una zona. El sitio clandestino se denominaría Vala de Perus, en referencia al barrio que alberga el cementerio construido en 1970, bajo la dirección del alcalde Paulo Maluf. Pero la historia aún tardaría casi diez años en hacerse pública.

En ese momento, Brasil todavía estaba bajo el mando de los militares, quienes ordenaron el arresto de quienes consideraban enemigos políticos. Fue solo hace exactamente 30 años, el 4 de septiembre de 1990, después de la redemocratización, que finalmente se abrió la zanja para el reconocimiento de los huesos.

«La fase de identificación de mi hermano duró desde la apertura de la acequia hasta 2005«, dijo Gilberto Molina durante un evento en línea impulsado por el Instituto Vladimir Herzog.

Flávio Molina fue miembro del Movimiento de Liberación Popular (Molipo). Conocido por los agentes del Departamento de Orden Político y Social (Dops), fue enterrado como indigente y bajo un nombre falso, mediante carta firmada por Romeu Tuma, entonces director de la agencia. La familia de Flávio nunca fue comunicada.

En el Vala de Perus, 1.049 huesos fueron desalojados clandestinamente durante la dictadura militar. Habían sido sometidos a una «exhumación masiva» dentro del cementerio entre 1975 y 1976 y desaparecieron, sin ningún registro. Para que los asesinados por el régimen nunca fueran localizados, el agujero clandestino en el cementerio fue la salida que encontraron los militares.

«El Vala de Perus es parte de un proceso de mucha violencia en Brasil, impulsado por la dictadura militar y que provocó la muerte de más de 400 políticos desaparecidos. Pero miles de personas fueron asesinadas por una política de desaparición impulsada por la dictadura«, relata a la DW Brasil Rogério Sotilli, Director Ejecutivo del Instituto Vladimir Herzog, creado en memoria del director de periodismo de TV Cultura asesinado en 1975.

Herzog, periodista, había asistido a la sede de DOI-Codi para dar una declaración. Allí, fue encapuchado, atado a una silla, asfixiado con amoníaco, sufrió golpizas y descargas eléctricas y nunca fue visto con vida, según la Comisión de la Verdad de la Asociación de Salud Pública de São Paulo. En 2014, la familia Herzog recibió un nuevo certificado de defunción confirmado a muerte bajo tortura.
Represión y violencia reveladas

La batalla por la identificación de las víctimas del Vala de Perús en 1990 fue liderada por mujeres, madres y acompañantes de los desaparecidos que contaron con el apoyo de la alcaldesa electa del año anterior, Luiza Erundina.

El escándalo de la zanja clandestina llegó al público con la ayuda del investigador Caco Barcellos, quien pasó años investigando la violencia policial para escribir un libro. En 1990, había escuchado de Antônio Pires Eustáquio el mismo relato dado a Gilberto Molina casi diez años antes, y los informes dieron a conocer el caso en todo el país.

El trabajo científico dedicado exclusivamente a la identificación de huesos, sin embargo, solo comenzó realmente en 2014. Ese año, un convenio de cooperación técnica permitió la creación del Centro de Antropología y Arqueología Forense (CAAF), dentro de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp).

El centro recibió los restos de 1.049 personas, empaquetados en cajas individuales. De estos, hasta el momento se han identificado dos políticos desaparecidos: Dimas Antônio Casemiro, en enero de 2018, y Aluísio Palhano, en diciembre del mismo año. Otras cuatro víctimas habían sido localizadas previamente a través de otras iniciativas, como Flávio Molina.

«Todos pasaron por DOI-Codi. Fueron detenidos, sin denuncia policial, trasladados a centros clandestinos de represión y tortura comandados por [el coronel Carlos Alberto] Brilhante Ustra«, detalla Edson Teles, coordinador de CAAF, a DW Brasil.

Carlos Brilhante Ustra encabezó el DOI-Codi de 1970 a 1974. Se estima que al menos 45 muertes y desapariciones forzadas ocurrieron bajo su supervisión, según un informe de la Comisión Nacional de la Verdad. «Y el responsable de estas muertes es declarado por el actual Presidente como un héroe«, comenta Teles, en referencia a Jair Bolsonaro.

En agosto del año pasado, al conversar con los periodistas sobre un almuerzo entre él y la viuda de Brilhante Ustra, el presidente calificó al coronel como «un héroe nacional que impidió que Brasil cayera en lo que hoy quiere la izquierda». También cuando era diputado, Bolsonaro rindió homenaje al exjefe del DOI-Codi. Al declarar su voto a favor de abrir un juicio político contra la entonces presidenta, Dilma Rousseff, en 2016, el actual mandatario dijo: «En memoria del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, el pavor de Dilma Rousseff«.

Falta de memoria

Para Eugênia Gonzaga, fiscal del Ministerio Público Federal, el episodio de Vala de Perus muestra cuánto se ha enmascarado la dictadura militar y cuánta violencia se ha ocultado a todos.

«Un tercio de los huesos en la cuneta eran niños. Otro tercio eran niños menores de 16 años, posibles víctimas de la epidemia de meningitis de los años 70 que la dictadura no pudo afrontar», dice Gonzaga durante el debate en línea promovido por el Instituto Vladimir Herzog. «Cualquier coincidencia con el presente no es coincidencia«, agregó, en referencia a la actual pandemia de covid-19, que mató a más de 124 mil brasileños hasta este jueves (09/03), según el Ministerio de Salud.

Para Sotilli, del Instituto Vladimir Herzog, la política de desapariciones nunca ha dejado de existir. «Esta violencia se repite porque todo el proceso de rendición de cuentas de quienes cometieron este proceso de violencia nunca se llevó a cabo en profundidad», argumenta. “Esto sigue pasando y ha llevado a la Presidencia de la República a quien pide disculpas por el crimen de daño a la humanidad”, critica, reforzando que las muertes violentas por parte del Estado, hoy, victimizan a jóvenes negros de la periferia.

Ahora la historia completa de Vala de Perus se está reuniendo en un libro, escrito por el periodista y escritor Camilo Vanucchi. “Si conociéramos bien la historia, hoy no estaríamos en un momento en el que tanta gente dice que la dictadura militar no existió, que no fue grave, que fue ‘sosa’ y que solo ‘terroristas’ fueron asesinados”, señala. Vanucchi en una entrevista con DW Brasil.

De los 1.049 huesos arrojados a la cuneta, se estima que 42 eran activistas políticos. «Los otros mil son asesinatos de ‘gente común’. Entonces es mentira decir que la dictadura no fue violenta«, argumenta el periodista.

Edson Teles, quien coordina el esfuerzo de identificación en CAAF, advierte del riesgo de interrumpir el proceso bajo el gobierno de Bolsonaro. “Es importante recordar cuánto trabajo está en riesgo. Porque aclarar la historia de cada desaparecido y devolver el cuerpo a la familia es mostrar cuán falso era el discurso del gobierno actual sobre lo que fue la dictadura militar en Brasil”, dice.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Fuente: DW/ Foto de portada: Arqueólogos trabajando en Vala de Perus/ DW.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: