Casi 9 mil niños migrantes fueron expulsados de Estados Unidos durante la pandemia

Cerca de 9 mil menores migrantes no acompañados fueron expulsados de Estados Unidos en lo que va de pandemia, a causa de restricciones impuestas por el gobierno de Donald Trump. Según reportaron medios norteamericanos, los niños no contaron siquiera con audiencias judiciales previas.

Raúl Ortiz, subjefe de la Patrulla Fronteriza de ese país, indicó durante una declaración oficial este viernes que al menos 8 mil 800 menores fueron retirados con rapidez tras llegar a la frontera sur sin sus padres. El oficial explicó que estas acciones suceden bajo una política de emergencia adoptada durante la pandemia de la COVID-19.

Más allá de esta cifra, desconocida hasta ahora, Ortiz añadió que desde la imposición de restricciones fronterizas el 20 de marzo, la agencia expulsó a más de 159 mil personas. En este grupo se incluyen además 7 mil 600 miembros de familias con niños.

Los datos se hicieron públicos en una apelación del gobierno a un fallo judicial reciente en contra del uso cada vez mayor de hoteles para detener niños migrantes, en lugar de instalaciones autorizadas y supervisadas.

Dolly M. Gee, jueza federal de distrito, dictaminó la semana pasada que detener a niños migrantes en hoteles no era seguro, por lo que ordenó a la administración detener esa práctica antes del 15 de septiembre.

Sin embargo, Ortiz y otros funcionarios consideran que cumplir ese fallo pondrá en riesgo al público e interferirá con los esfuerzos de los CDC para contener la Covid-19. Por tanto, pidieron a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de California que bloquee la decisión de la magistrada.

En declaraciones recogidas por la cadena de televisión CBS News, la directora ejecutiva del Centro Legal de Defensores de Inmigrantes, Lindsay Toczylowski, dijo que estos números son asombrosos.

Sabiendo el miedo que tienen tantos niños que llegan aquí en busca de asilo, descubrir que nuestro gobierno literalmente los ha enviado de regreso a los mismos lugares de donde huyeron en números tan altos, realmente me dejó sin aliento”, manifestó al medio.

Bajo la justificación de que la ley de salud pública anula las garantías de asilo e inmigración durante la pandemia, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional suspendieron desde el pasado marzo las protecciones humanitarias para una buena parte de los migrantes que llegan a la frontera. La supuesta razón parece encontrarse en una orden emitida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Según explicaron expertos en derechos humanos, en los casos descritos correspondería colocar a los migrantes en procedimientos de deportación regulares y transferir a la mayoría de los niños no acompañados a la agencia de refugiados de Estados Unidos. Esto últimos es un requisito de la ley contra la trata aprobada en 2008. Sin embargo, los oficiales fronterizos realizan las mencionadas expulsiones rápidas.

Migration Nation, una serie estrenada recientemente en la plataforma de streaming Netflix, retrató el proceder de las brigadas fronterizas y de las autoridades encargadas de tratar con migrantes en el país. Sus duras imágenes pusieron otra vez con fuerzas sobre las mesas de debates todos estos temas.

La controversia generada por el tratamiento a los menores inmigrantes durante la pandemia se une a las continuas polémicas que provocan las políticas migratorias de Trump, quien quiere disminuir la inmigración tanto ilegal como legal al país.

AT/RL/Foto de portada:AP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: