Cibermensajes envenenados desde Washington: Campañas en red para Bolivia, Venezuela y México (Segunda Parte)

Por Randy Alonso Falcón.

Según un reporte de Facebook, correspondiente al mes de agosto de 2020, la empresa estadounidense CLS Strategies creó un entramado de perfiles falsos, llenos de mensajes engañosos y fake news, destinados a manipular a la opinión pública de varios países latinoamericanos.¿Es un hecho aislado o forma parte de una estrategia imperial?

La TecnoPolítica a la CiberPolítica está cada vez más presente en la sociedad moderna. El uso de los adelantos tecnológicos, la bigdata, la inteligencia artificial y la comunicación segmentada para los diversos receptores se van haciendo frecuentes y centrales en las campañas políticas de hoy para la construcción de imagen de los actores políticos o la destrucción moral y pública de los oponentes.

Ello es previsible en una era en la que parte importante de la opinión pública se mueve e informa en el escenario digital, y especialmente en las redes sociales.

Lo distintivo en el caso de América Latina es que buena parte de esas campañas digitales se generan desde los Estados Unidos, como lo mostró el reciente Reporte de Comportamiento Inauténticos Coordinado de agosto de 2020 publicado por Facebook; el cual revela las actividades en nuestra región de la firma de comunicación estratégica con sede en Washington CLS Strategies.

Brazo ejecutor de la estrategia imperial

Aunque es la primera vez que Facebook ventila públicamente o pone su atención sobre una operación en redes sociales desde Estados Unidos, como la desarrollada por CLS en Bolivia, Venezuela y México, esto no es algo nuevo ni aislado.

No se trata de un simple servicio de una agencia de comunicación estratégica a determinados Gobiernos o fuerzas políticas de la derecha latinoamericana, como CLS pretende hacer ver. Es un empeño coherente con las políticas de dominación de Washington en América Latina y con los preceptos de la Estrategia de Guerra No Convencional de las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos.

La manipulación y la mentira continúan siendo armas de uso predilecto contra quienes se plantean enfrentar el dominio hegemónico del capital y el mercado y la estandarización de ideas, símbolos y culturas.

Ya desde 2011 hay un programa definido para el control de los contenidos y de los escenarios de participación de la ciudadanía en el espacio público digital de nuestra región. Ese año, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU, presidido entonces por John Kerry, aprobó un documento que recoge el plan de expandir los nuevos medios sociales en Latinoamérica, con el objetivo público de promover los intereses estadounidenses en el área.

El documento congresional para “operaciones de conectividad efectiva” deja claro el propósito imperial de penetración en las redes sociales digitales al sur del Río Bravo: “Con más del 50% de la población del mundo menor de 30 años de edad, los nuevos medios sociales y las tecnologías asociadas, que son tan populares dentro de este grupo demográfico, seguirán revolucionando las comunicaciones en el futuro. Estas tecnologías pueden favorecer el cambio político, mejorar la eficiencia del gobierno , y contribuir al crecimiento económico… Los medios sociales y los incentivos tecnológicos en América Latina sobre la base de las realidades políticas, económicas y sociales serán cruciales para el éxito de los esfuerzos gubernamentales de EE.UU. en la región”.

Los cálculos imperiales son que “el número de usuarios de los medios sociales se incrementa exponencialmente y como la novedad se convierte en la norma, las posibilidades de influir en el discurso político y la política en el futuro está ahí”.

Los datos disponibles más recientes reflejan que América Latina hoy tiene una penetración media de internet que es superior a la global y es la región con mayor presencia porcentual en las redes sociales digitales con un 86% de la población mayor de 13 años en Centroamérica y un 84% de los Sudamericanos con cuentas activas en algunas de las plataformas de medios sociales, según el reporte de julio 2020 de We Are Social y Hootsuite Digital 2020. Un fértil escenario para los planes imperiales de dominación usando el alcance del ambiente digital.

Cambridge Analytica ya mostró el camino con su involucramiento en los procesos electorales en Argentina, Colombia, Brasil y México. CLS Strategies lo vuelve a hacer ahora con el uso de las redes sociales con fines políticos manipuladores en Bolivia, Venezuela y México.

Inflando títeres o el Acoso a la Revolución Bolivariana

La administración Trump ha desplegado una ofensiva feroz en todos los campos, incluyendo el mediático, contra el Gobierno de Nicolás Maduro y la Revolución Bolivariana en Venezuela. Nada ha faltado por ensayar en ese asalto descarado contra una nación independiente.

En ese propósito se inscriben los esfuerzos de influencia en la opinión pública venezolana e internacional coordinados por CLS Strategies y develados en el reciente informe de Facebook.

Alrededor de 70% de la población venezolana confía en la social media y aplicaciones de mensajería para obtener información sobre la política nacional, según datos de una encuesta realizada por More Consulting en mayo de 2017.

Un estudio de Stanford Internet Center a parte de los datos suministrados por Facebook sobre las redes manejadas por CLS constata que al menos 17 de las 55 páginas ahora bloqueadas tenían nombres relativos a Venezuela. Estas fueron creadas entre 2015 y 2020; lo que muestra que esta operación de manipulación coordinada desde Washington, tiene al menos cinco años de ejecución.

 

La red antichavista de CLS la formaban también 21 cuentas de Instagram; 10 de las cuales compartían nombres con páginas o cuentas de Facebook.

Resulta interesante que CLS Strategies en su página web reconoce tener operaciones y consejerías en diversos países latinoamericanos, pero no incluye entre ellos ni a Bolivia ni a Venezuela.

Sin embargo, uno de los ejecutivos (partner) de la firma incluye en su currículo público que “ha trabajado con varios de los líderes políticos determinantes en América Latina tales como […] los de la oposición venezolana, colaborando con sus políticas comunicacionales, sus estrategias de campaña y desarrollando campañas específicas para el ámbito digital”.

Otros también se anotan en sus biografías públicas el haber trabajado previamente en campañas relacionadas con Venezuela.

CLS Strategies utilizó su red de cuentas y páginas falsas para impulsar la propaganda en nombre de la oposición de derecha de Venezuela y el régimen golpista paralelo de Juan Guaidó respaldado por Estados Unidos .

Algunos de los perfiles de Facebook e Instagram administrados por CLS incluso se hicieron pasar por soldados venezolanos descontentos y pidieron a los miembros de las fuerzas armadas que se rebelaran contra su gobierno socialista.Entre las páginas había una nombrada “Venezolanos en Resistencia” y otra “Muere la opresión en Venezuela libre”.

Según el estudio de Stanford, la red de cuentas en Facebook e Instagram para Venezuela manejado por CLS Strategies, han tenido como focos principales al excandidato presidencial Henrique Capriles Radonsky, la líder del partido golpista Vente Venezuela María Corina Machado y el “autoproclamado” Juan Guaidó.

Por ejemplo, la cuenta de Instagram @FrentelibreVzla posteó un video describiendo a Guaidó como el “nuevo líder” que llevará la paz y la libertad a Venezuela.

Sin embargo, a tono con las visibles divisiones dentro de la oposición venezolana, la red de cuentas en las plataformas sociales digitales de CLS Strategies ha cambiado su discurso respecto a Juan Guaidó y lo han atacado de manera creciente publicando contenidos negativos hacia su figura que son amplificadas en la red.

Un ejemplo es el video difundido el 5 de mayo por la removida página FAN Chavista (nombre engañoso), en la que se sitúa a Leopoldo López, el mentor político y manejador tras bambalinas de Guaidó, como “personaje que simboliza el desprecio” de los soldados y como “ambicioso y corrupto”.

Esto pudiera ser reflejo de las tendencias que hoy se mueven en Washington de irse desligando de la desgastada figura de Guaidó como alternativa ante Nicolás Maduro.

Otras de las líneas de mensajes contantemente difundidas por esta red digital de manipulación y engaño eran el ataque a la situación socioeconómica de Venezuela, culpando al Gobierno bolivariano del estado de cosas y obviando el irracional bloqueo y la agresiva política de la Casa Blanca.

El reporte de Facebook donde se informa del desmantelamiento de esta red muestra ejemplos de los contenidos que se difundían y replicaban:

Esta página dirigida por CLS, titulada “FAN chavista”, se hacía pasar por un miembro del ejército venezolano que había apoyado al fallecido presidente socialista Hugo Chávez, pero perdió la fe en el actual presidente Nicolás Maduro.

Esto fue repetido por otra página de Facebook, «Soldados Liberadores», que afirmaba falsamente que estaba integrada por miembros de las fuerzas armadas que buscaban derrocar a Maduro.

La página “Chavista FAN” incluía una foto de perfil de un soldado anónimo que se identifica con orgullo como partidario del movimiento chavista de izquierda de Venezuela. FAN es un juego de palabras que usa la palabra inglesa fan, que es común en español, mientras que también hace referencia al ejército de Venezuela, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o FANB (pero al eliminar la B, que hace referencia al movimiento bolivariano nacionalista de izquierda popularizado por Chávez).

Una cuenta de Instagram, supervisada por la firma de relaciones públicas de EE. UU, se identificaba como «VTV Journalists». Se presentaba falsamente como una «cuenta de periodistas despedidos de VTV de una manera humillante, pero con buenos contactos dentro».

Tal como mostramos que ocurrió en Bolivia, en Venezuela este barrage de manipulación se ha hecho de manera coordinada en diversas plataformas de redes sociales. Así son varias las conexiones detectadas entre cuentas de Twitter antigubernamentales en Venezuela con varias de las cuentas de Facebook de CLS que fueron removidas.

Un ejemplo constatado por el grupo de Stanford es el de la cuenta de Twitter@PlanGanca (dedicada fundamentalmente a defender las posiciones de las Empresas Polar), la cual usa la misma foto de perfil que la cuenta de Facebook de Andrés Gómez, miembro del staff de CLS.

Esta misma cuenta retuitó un video de Jóvenes por la Libertad, una de las cuentas de Instagram removidas, sobre la confrontación de Empresas Polar y el Gobierno.

Otra conexión visible es la de la bloqueada cuenta de Instagram @FrenteLibreVzla que usaba la misma foto de perfil que la también suspendida cuenta de Twitter @FrenteAmplioVE.

Como logró documentar en enero pasado el investigador español Julián Macías Tovar, las Fans Page de Juan Guaidó y al menos otros 20 políticos de la derecha golpista venezolana son gestionadas en EE.UU; incluso la de varios de los principales medios digitales antichavistas y hasta la de la mismísima Asamblea Nacional de Venezuela.

Un dato insólito e ilustrativo es que la página de Facebook de Jony Rahal, un diputado opositor, es administrada desde Iraq, lo que según el investigador hace pensar que puede ser desde una base militar estadounidense.

Se trata sin dudas de una masiva operación de manipulación de la opinión pública venezolana cuyos hilos principales, no los únicos, se mueven desde Washington.

Se intenta influir en el universo de más de 12 millones de usuarios de redes sociales que tiene Venezuela, según el DIGITAL 2020, y a la vez visualizar esos mensajes en medios tradicionales manejados por la derecha.

Algo similar, pero con notables visos de corrupción gubernamental ha ocurrido en México. ¿Cómo operó allí la red de CLS Strategies? ¿Qué es esta empresa y quienes están detrás de ella? Los invito a leer pronto la tercera parte de esta serie.

(Continuará)

Tomado de Cubadebate/ Foto de portada:  Miguel Gutiérrez/ Archivo EFE.

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: