Cuba celebra Día Internacional de la Alfabetización en lucha contra la COVID-19

Cuba celebra hoy el Día Internacional de la Alfabetización en medio de la lucha contra la COVID-19 y sin renunciar a la continuidad de sus planes educacionales a pesar de la pandemia.

La isla, que se declaró libre de analfabetismo el 22 de diciembre de 1961, tras una intensa campaña que abarcó todo el país y que no se detuvo a pesar de las agresiones armadas promovidas por Estados Unidos; con ese mismo espíritu impulsa ahora la reanudación del curso escolar 2019-2020.

El primero de septiembre, bajo estrictas medidas sanitarias, volvieron a abrir las aulas en casi todo el territorio nacional, con excepción de la capital y algunos municipios en los cuales había presencia de la enfermedad.

En total 21 de las 168 municipalidades de la nación caribeña y seis universidades no retomaron la docencia de forma presencial en ese momento, lo que significó que alrededor de 355 mil estudiantes, de un total de un millón 700 mil que asisten a la enseñanza general, debieron quedarse en casa para recibir las clases por televisión. Esta fue una alternativa que se implementó en marzo pasado, cuando la epidemia obligó al cierre de las escuelas, y que ha permitido desde entonces la continuidad de los estudios.

Actualmente otros alumnos se unen a ese grupo, pues como parte del seguimiento a la situación sanitaria, las escuelas y la universidad de Ciego de Ávila pusieron en pausa el curso escolar, hasta que esa provincia controle el reciente incremento de personas contagiadas con el SARS-CoV-2.

La estrategia cubana de priorizar la educación en medio de la emergencia sanitaria internacional, cuidando la seguridad de estudiantes y profesores, contrasta con la situación que exhibe el mundo en este apartado.

A inicios de agosto el secretario general de las Naciones Unidas, AntónioGuterres, señalaba que estamos ante “una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”.

Guterres recordó que el cierre de escuelas debido a la pandemia afecta a cerca de mil 600 millones de estudiantes de todas las edades y en todos los países, lo cual tendrá repercusiones inmediatas y de largo plazo, no solo en materia educacional, sino en asuntos como la nutrición y el matrimonio infantil.

Para Cuba, la defensa de la educación en medio de la crisis económica debido a la COVID-19, y particularmente agravada por el bloqueo estadounidense, es sinónimo de coherencia con el programa de gobierno implementado desde el primero de enero de 1959.

Baste decir que de los 46 mil 328 millones de pesos (alrededor de mil 930 millones de dólares) presupuestados a inicios de año por el país, el sector educativo cuenta con 11 mil 000 millones (459 millones de dólares), lo que representa el 24 por ciento de los gastos y garantiza las matrículas en todos los niveles de enseñanza, incluyendo alrededor de 165 mil estudiantes en el nivel superior.

Tal esfuerzo se extiende además al perfeccionamiento de los programas de estudio y la metodología de la enseñanza, que permitieron que en junio pasado la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), reconociera a la isla por sus políticas educativas y la garantía de una educación inclusiva y de calidad.

En el Informe Mundial para el Seguimiento de la Educación 2020, que monitorea e informa sobre el desarrollo de la educación a nivel mundial y el seguimiento sobre la implementación del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4 de la Agenda 2030, se resalta que la educación preescolar alcanza al 100 por ciento de los niños.

Además enfatiza en la experiencia del programa «Educa tu hijo», que brinda apoyo a los padres, incluso en áreas rurales, para que los pequeños con discapacidad estén incluidos en los programas principales de desarrollo de la primera infancia.

La Mayor de las Antillas también brinda su aporte a la eliminación del analfabetismo en el mundo, a través del método “Yo sí puedo”, el cual ha permitido que 10 millones 604 mil 827 personas hayan aprendido a leer y escribir en 30 países.

Este método de enseñanza –disponible en varios idiomas y dialectos, además de en sistema Braille– fue merecedor del Premio Alfabetización 2006 Rey Sejong de la Unesco.

Alrededor de 773 millones de personas continúan sin saber leer y escribir en el planeta, de acuerdo con la ONU, unreto para la materialización de una de las metas del objetivo de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

KMG/RL/ Foto de portada: Yaciel Peña de la Peña/ EFE. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: