Cuba: Educación Superior ajusta sus principales procesos

Debido a los retos impuestos por la COVID-19 en Cuba y la compleja situación epidemiológica que presenta el país, la Educación Superior ha tenido que rediseñar sus cuatro procesos esenciales, entre ellos, el cierre del curso escolar 2019-2020, el cual ocurrirá en diciembre próximo, según informó José Ramón Saborido Loidi, ministro del sector.

Igualmente, precisó que los ejercicios de culminación de estudios de pregrado del curso 2019-2020 avanzan en todas las universidades del país, incluidas las que se encuentran en provincias con transmisión de la COVID-19, las cuales concluirán el 30 de octubre.

Todas las universidades, incluyendo las que se encuentran en provincias que mantienen transmisión del nuevo coronavirus, trabajarán para cerrar el curso académico 2019-2020 hasta el mes de diciembre.

En estos ajustes, precisó Saborido Loidi, no se deben afectar contenidos esenciales del currículo base de cada carrera “asegurando el rigor y la calidad”.

Por su parte, los estudiantes que terminen su año académico antes del inicio del próximo curso se incorporarán en sus municipios a las tareas de enfrentamiento a la COVID-19, a la producción de alimentos u otras solicitudes de los consejos de defensa municipales. “En este sentido la coordinación y control de los Centros Universitarios Municipales es muy importante”, señaló el ministro.

En cuanto al próximo curso escolar, comenzará en todas las universidades el 1ro. de febrero de 2021 y culminará en diciembre del propio año. «La fecha exacta dependerá de la situación epidemiológica que exista en el momento. En este período (enero–febrero) se pueden concluir algunos procesos que hayan quedado pendientes».

Por otra parte, Saborido Loidi explicó que en esta modelación los estudiantes de años terminales dispondrían del segundo semestre para la preparación de su culminación de estudios, los cuales serían defendidos entre los meses de noviembre y diciembre. También informó que se propone desarrollar los exámenes de ingreso en octubre, y las vacaciones se mantendrían en los meses de julio y agosto.

El ministro aseguró que entre las ventajas más significativas se encuentra que “todas las universidades inician y terminan con el mismo calendario el próximo curso eliminándose los desfasajes provocados por la COVID-19 y con posibilidades de desarrollar con holgura el proceso de formación que quedó truncado en el curso 2019-2020”.

ML / RL / Foto de portada: ACN

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: