Cuba ha formado 200 médicos estadounidenses

Por Hedelberto López Blanch / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

Pese a que las administraciones norteamericanas desde el triunfo de la Revolución en enero de 1959 han llevado a cabo una guerra armada, económica y psicológica contra Cuba para tratar de cercenar su independencia y soberanía, la política humanitaria desarrollada por la nación caribeña ha posibilitado que 200 jóvenes estadounidenses estudiaran y se graduaran de médicos en la Isla.

La amistad de Cuba con el pueblo estadounidense ha sido de larga data y pese a que Washington mantiene desde hace 60 años un fuerte bloqueo económico-financiero contra esa nación, el Gobierno y sus instituciones de Salud abrieron las puertas de la prestigiosa Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) para forjar galenos norteamericanos.

Como explicó la representante alterna de Cuba ante la ONU Ana Silvia Rodríguez Abascal, los estudiantes y los ya graduados pertenecen principalmente a minorías marginadas y familias de bajos ingresos, que en su mayoría, decidieron trabajar en sus comunidades vulnerables.

La ELAM fue creada por el Gobierno cubano en 1999 a raíz de una iniciativa del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, debido a los desastres naturales sufridos en varias naciones de Latinoamérica y desde entonces ha graduado a más de 29 600 galenos de un centenar de países.

Como objetivo fundamental de ese centro de enseñanza (en su mayoría en forma gratuita) es que los profesionales formados retornen a sus países para brindar atención de salud en comunidades de bajos recursos.

El doctor estadounidense, David Floyd, de la promoción correspondiente al curso 2016-2017, recientemente transmitió su agradecimiento a la máxima dirección del país, al pueblo cubano, a los profesores y trabajadores de ese proyecto, ejemplo de integración entre los pueblos por un mundo más humano.

El joven galeno expresó que fue una experiencia maravillosa, y dijo estar impresionado sobre el vínculo del estudio con el trabajo, a diferencia de la formación en Estados Unidos y en otras naciones.

En Cuba te forman tocando al paciente, eso es símbolo de humanismo y solidaridad con el enfermo; en mí país nadie ayuda al otro estudiante, en la Isla del Caribe, profesores o docentes apoyan en la preparación del educando con un comportamiento excelente, enfatizó Floyd, quien permaneció en la Mayor de las Antillas durante siete años, incluido el pre-médico.

En conversación con Radio Habana Cuba, otro joven galeno Graham Sowa, originario de Grapevine, Texas y graduado de la ELAM, rechazó las acusaciones realizadas por el régimen estadounidense de que sus colegas de la Isla son víctimas de trata de personas y destacó las decenas de misiones internacionalistas humanitarias que han realizado en disímiles naciones.

Hace unos meses, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) ofreció tres millones de dólares a organizaciones que investiguen, recopilen y analicen información relacionada con presuntas violaciones de los derechos humanos del personal cubano de salud que participa en misiones médicas en el extranjero.

Sowa, en otra entrevista que le realizó el diario Tampa Bay Times refutó las noticias falsas sobre la humanitaria medicina cubana y expresó que aunque como norteamericano no participó en el programa de las misiones médicas, sí tiene amigos que han tomado parte en ellas.

Es una mentira total, enfatizó el joven de 33 años, quien en 2008 no podía pagar los elevados costos en las universidades de su país, y se encontró con la opción de cursar estudios en Cuba.

Tras llegar a la mayor de las Antillas, pasó dos años recibiendo clases en un campus de La Habana, y durante los cuatro años siguientes trabajó en una rotación de medicina general en un hospital cubano, junto a doctores de la nación caribeña, explicó en su conversación con el Tampa Bay Times.

Esos mismos profesionales con los que compartí en la isla son los que integran las misiones en el exterior, los que brindan atención médica a la Humanidad. Es su compromiso con la solidaridad internacional, enfatizó el doctor estadounidense, quien actualmente trabaja como residente de medicina interna en el Hospital Regional de Brandon, Florida.

En ese mismo sentido se manifestó recientemente el embajador de la Unión Europea (UE) en Cuba, Alberto Navarro, al señalar que la Isla está dando hoy un ejemplo de solidaridad ante la pandemia de Covid-19, con el envío de misiones médicas al exterior.

Navarro informó que el bloque europeo explora “la posibilidad de crear una escuela como la ELAM para África, donde también hay mucha necesidad”, con las maneras de hacer cubana y fondos europeos.

Así de sencilla es la solidaridad cubana con el pueblo estadounidense que ahora toma vigencia en el campo de la salud pese a las acciones agresivas que ha mantenido en estos últimos tiempos el régimen de Donald Trump contra la Isla caribeña.

Foto de portada:Presidencia Cuba

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: