EEUU: Debate Trump-Biden el peor de la historia

El Donald Trump fanfarrón, insultante y con poco bagaje como estadista fue el que se desempeñó en el primer debate presidencial para las elecciones del 3 de noviembre en Estados Unidos, en el que se dedicó a interrumpir e incluso ridiculizar a su oponente, el exvicepresidente Joe Biden.

Ocurrió durante 90 minutos anoche en la Universidad Case Western Reserve de Cleveland, Ohio, y fue una muestra de lo sucia que puede ser la política en Estados Unidos, cuyas manchas están encarnadas en el actual mandatario.

Resultó una discusión caótica, con ataques feroces y continuas interrupciones, que marcaron la opinión expresada en los titulares de algunos de los medios de comunicación más importantes de ese país norteño.

“Con conversaciones cruzadas, mentiras y burlas, Trump pisotea el decoro en debate con Biden”, fue uno de los encabezados del diario The New York Times para referirse al primero de tres encuentros previstos antes de la cita en las urnas.

The Wall Street Journal tituló “Trump y Biden chocan en primer debate contencioso”, y la publicación Politico resumió lo ocurrido de este modo: “El presidente interrumpió e intimidó. Biden llamó al presidente un ‘payaso’. Chris Wallace, el moderador, se desesperó”.

George Stephanopoulos, analista de ABC News, se refirió al evento como “el peor debate presidencial que he visto en mi vida”; algo en lo que coincidió el presentador de CNN Jake Tapper, quien dijo que ni siquiera fue un debate, sino “una desgracia”.

El exgobernador republicano de Nueva Jersey Chris Christie, miembro del equipo que preparó a Trump para la cita, reconoció a la cadena ABC que el gobernante estuvo “demasiado caliente’ y que no era el debate que habían esperado, aunque añadió que el desempeño de Biden tampoco fue alentador.

Los contendientes discutieron sobre la Corte Suprema, la atención de salud, las relaciones raciales, la seguridad de las elecciones y el cambio climático.

El nivel estuvo signado por los ataques personales y Trump arremetió contra Hunter Biden, hijo del aspirante demócrata, no solo por asuntos de negocios, sino por sus problemas pasados de adicción a las drogas.

Mi hijo tenía un problema con las drogas, pero lo superó y estoy orgulloso de él, respondió el exvicepresidente, quien no dudó en tildar a su rival de mentiroso, payaso y racista, según destacó Prensa Latina.

Resultó llamativo para varios analistas la negativa del republicano a condenar explícitamente a los supremacistas blancos por incitar a la violencia en las manifestaciones contra la brutalidad policial en el país, de las que culpó a la “izquierda!, la cuna de todos los males.

La pandemia de la Covid-i9 fue uno de los temas mencionados y en los que el gobernante se adjudicó éxitos y se mofó de Biden por usar siempre la mascarilla y realizar eventos de pequeño formado y público.

Al final un 48 por ciento de los televidentes interrogados por CBS News consideró que Biden ganó en el debate, frente a un 41 por ciento que opinó lo mismo de Trump, en tanto la superioridad del demócrata se amplió al 60 por ciento (ante un 28 por ciento para el republicano), en una encuesta similar de CNN.

Pero a todas luces, el perdedor fue el pueblo estadounidense, que tuvo ante sí un espectáculo deplorable de la política en su país.

OL / RL / Foto de portada: AFP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: