Influencia humana en animales salvajes cambia su respuesta de defensa

Un estudio publicado en la revista ‘PLOS Biology’, dirigido por Benjamin Geffroy del Instituto de Biodiversidad, Explotación y Conservación Marina (MARBEC), en Italia, concluye que —a pesar de que la mayoría de los animales salvajes muestran una serie de comportamientos de evitación de depredadores, como la alerta, la paralización y la huida—, estos se reducen rápidamente después de que entran en contacto con los humanos a través del cautiverio, la domesticación o la urbanización, informó Europa Press.

Los científicos analizaron los resultados de 173 estudios revisados por pares en los que se indaga acerca de los rasgos antidepredadores (conductuales y fisiológicos) en 102 especies de mamíferos, aves, reptiles, peces y moluscos domesticados, cautivos y urbanizados, teniendo en cuenta su posición en el árbol de la vida, indicó la fuente. De ese modo encontraron que el contacto con humanos conducía a una rápida pérdida de los rasgos antidepredadores de los animales. 

Estos cambios inmediatos experimentados por la primera generación de animales, después del contacto con humanos, sugiere que dicha respuesta es resultado de la flexibilidad del comportamiento, luego acompañada probablemente de cambios genéticos si el contacto continúa durante muchas generaciones.

La reducción de la presión de la selección natural como resultado de vivir en un ambiente más seguro, seguida de la selección artificial por parte de los humanos para la docilidad en el caso de la domesticación, se hallan entre las explicaciones inferidas por los autores para interpretar este proceso de dos pasos, indica el reporte.

Por otra parte, precisa, los científicos encontraron que la domesticación alteraba las respuestas de los animales contra los depredadorestres veces más rápido que la urbanización, mientras que el cautiverio resultaba en los cambios más lentos. Además, los herbívoros cambiaban de comportamiento más rápidamente que los carnívoros y las especies solitarias tendían a cambiar más rápido que los animales que viven en grupo.

En conclusión, el estudio demuestra que la domesticación y la urbanización ejercen presiones similares sobre los animales y pueden provocar cambios rápidos de comportamiento, lo cual puede causar problemas cuando esas especies domesticadas o urbanizadas se encuentran con depredadores o cuando los animales cautivos son devueltos a la naturaleza.

FP/RL/ Foto de portada: Andrew Milligan/PA Wire/ DPA. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: