Los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030 se retrasarán aún más, predice la FAO

El mundo no está en vías de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados para el año 2030, conclusión que, a pesar de haber tenido lugar en 2019, se hace aún más tangible ante una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes determinada por la pandemia de la COVID-19.

Un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), titulado Seguimiento de los progresos relativos a los indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la alimentación y la agricultura correspondiente a 2020, establece cómo los progresos de la humanidad continúan siendo insuficientes en el ámbito de la alimentación y la agricultura.

De acuerdo con datos recopilados antes de la propagación de la enfermedad, cerca de 690 millones de personas padecían hambre, lo que representa el 8, 9 por ciento de la población mundial y supone un aumento de unos 10 millones de personas en un año y de unos 60 millones en cinco años.

A nivel mundial -precisó el documento- la inseguridad alimentaria moderada o grave aumentó entre 2015 y 2019 y actualmente se estima que afecta a un 25, 9 por ciento de la población mundial, cifra que representa alrededor de 2.000 millones de individuos. De esas personas, las mujeres poseen más probabilidades que los hombres de padecer inseguridad alimentaria moderada o grave.

Por otra parte, el informe indica que, aunque la mayoría de las naciones han realizado progresos generales considerables en la aplicación de instrumentos internacionales para combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, la proporción de poblaciones de peces que se encuentran dentro de los límites de la sostenibilidad biológica ha seguido disminuyendo.

Ese panorama se asemeja al de la superficie forestal, la cual sufrió una pérdida neta de casi 100 millones de hectáreas de bosques a nivel mundial.

Según el artículo, a pesar de un incremento notificado en las existencias mundiales de recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, los esfuerzos por garantizar la diversidad de cultivos son insuficientes, especialmente en lo que respecta a las especies silvestres afines a las plantas cultivadas y a las especies de cultivos infrautilizadas.

Asimismo, son generalizadas las desigualdades de género en los derechos sobre la tierra, pues en nueve de cada 10 países evaluados, el número de mujeres con derechos de propiedad o control sobre los terrenos agrícolas es relativamente inferior al número de hombres con este tipo de derechos.

Finalmente, uno de los nuevos problemas generados por la pandemia, recogió el informe, es la alteración de actividades como los censos agropecuarios nacionales, los cuales resultan muy importantes para determinar necesidades inmediatas e incitar a los agricultores de todo el mundo a aplicar prácticas sostenibles.

PGS/ RL/ Foto de portada: FAO/ Archivo. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: