Venezuela: Hermann Escarrá, «el nuevo parlamento abrirá una nueva etapa de diálogo plural que revitalizará la democracia»

Por Geraldina Colotti.

Entrevista exclusiva con el constitucionalista Hermann Escarrá, candidato a las legislativas del 6 de diciembre.

El profesor Hermann Escarrá es un constitucionalista de renombre internacional, enamorado de la cultura italiana y de la antigua Roma. Varias generaciones de estudiantes han aprendido de sus libros. Pero si le preguntas cómo le gustaría ser recordado, responde: «Por mi solidaridad y militancia humanista, por ser una persona consecuente que intentó aplicar los principios del Evangelio, poniéndose del lado de los más humildes». Estar «del lado de los más humildes», en Venezuela, significa ponerse del lado del socialismo bolivariano, de la «democracia participativa y protagónica», fundada en la Carta Magna de 1999, a la que Escarrá hizo un importante aporte.

¿Cómo estás, en primer lugar? La derecha ha especulado mucho, incluso dándote por muerto. ¿Ha tenido el covid?

Después de un malestar, observé un período de descanso y me hizo varias pruebas por el coronavirus, todas negativas. Desafortunadamente, hasta la fecha, ha habido 494 muertes en Venezuela causados por esta pandemia, pero es un promedio mucho más bajo que el de los países vecinos. Nuestro presidente Maduro, quien actuó de inmediato, ante los primeros indicios del coronavirus, para proteger al pueblo, hizo una extraordinaria labor de prevención y planificación. En Venezuela las curas son gratuitas gracias a la revolución bolivariana. No tenía el covid, pero la extrema derecha suele especular. Las noticias falsas, en política, si no fuera por la angustia que causan a familiares y amigos, representan riesgos del oficio.

Acompañaste el proceso constituyente de 1999 y ahora el de la Asamblea Nacional Constituyente, que fue electa en 2017. ¿Cuál es tu balance? ¿Cuáles son los puntos de continuidad e innovación?

En aquella época, como ahora, dirigió una comisión permanente, pero tanto el contexto como los objetivos son diferentes. El proceso constituyente de 1999 tuvo la tarea de derogar la constitución de 1961, de romper con los mecanismos de la democracia representativa, que degeneró en lo que yo defino como plutopartitocrácia, y de instaurar una democracia participativa y protagónica, de amplio contenido social. Sobre todo, el título 3 contempla un conjunto de derechos fundamentales muy avanzados a nivel económico, político, social, orientados al bien común. El primer paso de la revolución bolivariana fue fijar principios y valores constitucionales para pasar del estado neoliberal, del marco de un capitalismo salvaje, a un estado social de derecho basado en la igualdad, la solidaridad y el pluralismo político. Por ello, hemos modificado el concepto de soberanía, estableciendo que el pueblo debe ejercerlo directamente y con los medios previstos por el texto constitucional, como el referéndum abrogatorio, consultivo, revocatorio y diversas iniciativas legislativas más. Al mismo tiempo, se sentaron las bases para una nueva ingeniería administrativa del estado con el objetivo de fortalecer la comunidad. Fuimos lo más lejos posible en concebir la comuna como una forma de gestión gubernamental que superaría a los municipios, sin reemplazarlos, pero asistiendo en la medida de lo posible al acercamiento del pueblo a través de una sociedad organizada. Cuando el presidente convoca la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el 1 de mayo de 2017, lo hace en base a los artículos 347, 348 y 349 que codifican las formas en las que es posible apelar al poder popular originario, para convocar a una ANC. Una de estas modalidades prevé que el presidente o presidenta de la república, de acuerdo con el consejo de ministros, pueda convocar una ANC. En ese momento, el país estaba sitiado por las potencias imperiales, especialmente la norteamericana. La estrategia del gobierno de Estados Unidos fue utilizar a la oposición para desestabilizar el país con violencia, violando los principios de autodeterminación, soberanía y derecho internacional. Nos enfrentamos a actos de terrorismo urbano, las llamadas guarimbas en las que se quemaba gente por ser chavista. Así, a pesar de la oposición de un sector minoritario, la ANC es votada por una mayoría de ciudadanos y ciudadanas. Inmediatamente después, la paz regresa al país. Cuando en política se realiza el análisis del conflicto surgen dos dimensiones: una agonal, donde por encima del conflicto se pone la cooperación y la integración, y la otra existencial, dominante en la fase en la que nos encontramos en ese momento, que prevé la desaparición de uno de los contendientes por la supervivencia del otro. Hemos optado por la primera dimensión, por abrir un diálogo en la diversidad, y lo hemos conseguido. Esta ANC, como anunció el presidente, debe terminar en diciembre porque ha hecho su trabajo. A través del diálogo constante con el pueblo, las 22 comisiones han producido más de 300 actos legislativos constituyentes, algunos ya entraron en vigencia, otros que tendrán que ser aprobados cuando se instale la nueva Asamblea Nacional, el 5 de enero de 2021, después de las parlamentarias el 6 de diciembre.

¿Cuáles son las principales propuestas de esta ANC?

En primer lugar, estaba la preocupación por profundizar y proteger la democracia y la soberanía territorial de las ambiciones del imperialismo. Una de mis propuestas, por ejemplo, es incorporar también el territorio Esequibo, que nos fue arrebatado en el pasado por Gran Bretaña con la complicidad de Estados Unidos. También hay una gran expansión de derechos, comenzando por los del trabajo: por un salario vital integral, por la participación plena de los trabajadores en los campos cultural, educativo, de la vivienda y de la salud. Se otorgó rango constitucional a los Consejos Productivos de trabajadores y trabajadoras (Cpt). Se han ampliado los derechos de las mujeres, de la sexo-diversidad, de las personas con discapacidad, de los menores. Se han propuesto o establecido reglas de protección con respecto a los actos de injerencia de las potencias imperiales. Hubo acuerdo constitucional en el rechazo a las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos y sus subordinados, y apoyo a la diplomacia de paz, lo que llevó a resultados importantes, como el ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Otros acuerdos y decretos constitucionales se refieren al fortalecimiento de nuestra moneda, el impuesto al valor agregado, la legislación de protección para la explotación de nuestras minas y actividades relacionadas. Estamos reorganizando el poder judicial. Un extraordinario balance económico, político, social e institucional. También se ha avanzado mucho en la organización de la economía comunal, para hacer transversales las reglas para la organización de las comunas y para profundizar la estructura federal del país. Las Comunas no se pueden condensar en una sola normativa, necesitamos un programa capaz de integrar lo mejor de las Leyes del Poder Popular. La Comunidad es un tema estructural para la nación, debe atravesar todo el texto constitucional. ¿Y por qué no pensar en una segunda cámara, formada por el parlamento comunal? Es necesario intervenir en el artículo 2. Pasados veinte años, la etapa del Estado Social de Derecho debe terminar, hay que decir que «Venezuela se constituye como un Estado Socialista», e inmediatamente entran en juego las Comunas y valores colectivos relacionados. No debemos presentar un proyecto constitucional que no incluya a las Comunas. Ya en 2006, Chávez dijo: “Quien vota por mí, vota por el socialismo ”.

Una parte de la izquierda, que ha decidido abandonar la Alianza del Gran Polo Patriótico y que se presenta con una nueva alianza a las parlamentarias el 6 de diciembre, acusa al PSUV de haber abandonado el camino del socialismo. ¿Es eso así? ¿Es cierto que el proceso de diálogo con la oposición moderada, que ha dejado huella en la forma en que se organizan las elecciones y en la composición del CNE, hará retroceder la revolución?

Lamentamos mucho que exista esta mínima disidencia, pero muy grandilocuente y destructiva en las redes sociales. También lo digo como candidato. Olvidan que Maduro has tenido que enfrentarse a la potencia imperialista más fuerte del mundo, y que se ha enfrentado con un sector de extrema derecha que ha intentado e intenta romper el orden constitucional, que ha pervertido nuestra moneda, ha bloqueado la venta de petróleo, nuestra principal fuente de ingresos, pidiendo sanciones cada vez más asfixiantes; que sigue saboteando los servicios públicos, hace volar centrales eléctricas, destruye la credibilidad de los dirigentes políticos chavistas, que ha llegado a planear un magnicidio en grado de frustración con drones al presidente, a organizar expediciones mercenarias. Esta izquierda no parece captar la gravedad de la situación. No es cierto que haya un cambio de rumbo en el socialismo bolivariano. Suficiente leer el Plan de la Patria, que es una ley constituyente, suficiente escuchar los discursos del presidente y el gobierno para darse cuenta de que se avanza en la defensa de los sectores más vulnerables y en el marco de alianzas internacionales multicéntricas y multipolares. El 5 de enero de 2021, cuando instale el nuevo parlamento, abrocha una nueva fase de diálogo plural que revitaliza la democracia. El aporte de muchos voceros y voceras electos de los sectores obreros y social, no solo del PSUV, sino también del GPP, dará lugar a la solución de los grandes problemas nacionales.

¿Es cierto que la influencia de las iglesias conservadoras está provocando un retroceso con respecto a los derechos de las mujeres y de la sexo-diversidad?

En Venezuela los derechos políticos y sociales de las personas sexo-diversas están protegidos y resguardados, no hay discriminación, pero sí mucho respeto. Encontré a los movimientos por la diversidad sexual en la comisión constitucional que presido en la ANC. Hay algunas diferencias en cuanto a la crianza de los niños y a la cuestión de la familia, que es un valor para nosotros. Sin embargo, un valor igualmente importante es la defensa de la dignidad y libertad de las personas de diferentes orientaciones sexuales, que forman parte de nuestra comunidad nacional y política.

¿Cómo valora la aptitud de la Unión Europea frente a las elecciones de la 6D a pesar de los muchos gestos de buena voluntad del presidente Maduro, entre ellos el del indulto?

En Europa, existe un conflicto permanente entre las posiciones pro-estadounidense y la pro-UE, y entre la posición social y la neoliberal. Esto produce un comportamiento errante que también perjudica a la propia Unión Europea. Una política regresiva y neocolonial que no escucha la voz de los pueblos, no toma en cuenta las aspiraciones populares, hasta que sigue los intereses de la potencia imperial más fuerte. El presidente Maduro extendió su mano muchas veces tanto a Europa como a Estados Unidos, siempre que respecten nuestra autodeterminación y nuestra soberanía. ¿Por qué entonces esto rechazo cuando la abrumadora mayoría de la oposición venezolana decidió participar en las elecciones? Si inscribieron 14.500 candidatos, más de 114 partidos de oposición, algunos muy representativos y con liderazgo reconocido. El próximo parlamento será aún más plural y articulado, así como debe ser por su naturaleza. Pedimos a Europa que respete nuestra constitución y nuestra soberanía, que comprenda que nuestro pueblo es profundamente democrático, pacífico, que actúa por la construcción de un nuevo orden internacional, más justo y más humano, que proteja los derechos y las libertades fundamentales, que construye una nueva ecología social y protege el medio ambiente. Nuestro pueblo protege la vida, por eso hace años reemplazamos la consigna «Patria o muerte» con la consigna «Tenemos Patria, viviremos y venceremos». Viva la patria, viva la vida, viva la revolución.

Tomado de Resumen Latinoamericano

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: