Argentina reclama la liberación de Facundo Molares, periodista rehén del Gobierno Boliviano

Facundo Molares Schoenfeld  es periodista, rehén del Gobierno Boliviano, por quien Argentina reclama su liberación y el ala Laborista del Gobierno Israelí se moviliza, para salvar su vida.

El realismo mágico latinoamericano tiene sin duda su expresión en las praxis políticas de la nueva derecha continental, tanto cuando están en el Gobierno o la oposición, claro que a diferencia del mágico y bello mundo de la literatura, los personajes políticos de la realidad, superan toda capacidad de asombro, cuando rompen los códigos éticos, morales, legales, de la  convivencia democrática, que ellos mismos, mentirosamente proclaman.

En Bolivia, un nuevo experimento político se gestó para derrotar un Movimiento Popular en el poder y obligar al Presidente Evo Morales, a decidir entre la renuncia o una guerra civil. Todos conocemos cual fue la decisión y si bien Evo pensó, ingenuamente quizás, en que de esa forma protegería la vida de sus partidarios y parte de lo construido, se equívocó.

La extraña coalición mística, con sectores del evangelismo unidos a elementos neonazis, conectados a grupos paramilitares financiados por la extrema derecha santacruceña, y con complicidad de las jefaturas del Ejército y la policía, empezaron un verdadero baño de sangre, detenciones arbitrarias y secuestros. A lo que se sumó la manipulación de la justicia para montar causas judiciales a líderes políticos y seguidores del M.A.S., quienes mediante la figura de prisión preventiva, algunos ya llevan más de 10 meses detenidos, como el caso de este Periodista Argentino.

La libertad de prensa en la mira. 

La quema y cierre de medios de comunicación rurales y comunitarios, la golpiza a periodistas, uso desproporcionado de la figura de prisión preventiva, el asesinato del periodista Argentino Sebastián Moro, asesinado a golpes y cremado sin previa autopsia como exige la ley Boliviana, como la detención de Facundo Molares Schoenfeld, quien fuera secuestrado de la terapia intensiva, con hemodiálisis en curso, del Hospital Japonés de Santa Cruz de la Sierra, resultan los casos más graves de violación a los derechos humanos y libertad de prensa en la actual coyuntura política de Bolivia.

El caso Facundo. 

«No es un periodista, es un terrorista, un delincuente, un guerrillero de las FARC, que comandó los grupos de choque entre civiles en Montero». Declara de forma temeraria el ministro de Justicia de facto Álvaro Coimbra, sosteniendo una foto de 15 años de antigüedad y sin ninguna vergüenza, dictando sentencia antes del inicio del juicio, incurriendo de esa forma en los delitos de difamación (Art. 282°), calumnia (Art. 283°) e injuria (Art. 287°) del Código Penal Boliviano por falsas acusaciones, delito que según la ley Boliviana tiene pena de prisión.
A este ministro “de justicia” se le olvida el derecho a la presunción de inocencia, y no le tiembla la boca, para decir a familiares de asesinados en las masacres de Sacaba y Senkata, que los ataúdes de sus queridos, estaban vacíos.

Lo cierto es que Facundo no es un guerrillero de las FARC, que dicho sea de paso, hoy es un partido legal en Colombia, reconocido por la ONU, y que no existen pedidos de captura en ningún país por donde Facundo ha transitado como corresponsal para la revista de izquierda Centenario (https://revistacentenario.com/), para la cual trabaja desde hace varios años, recorriendo Latinoamérica sin inconvenientes, hasta el día que fue a cubrir las elecciones en Bolivia, donde a raíz de una crisis renal severa, cayó desmayado e inconsciente, en un lugar cercano a donde ocurrieron los hechos que se le pretenden endilgar.

Su secuestro 

Ante la gravedad del caso, Facundo es llevado al Hospital Japonés el 11 de noviembre, en plena convulsión social y acefalía gubernamental, donde por protocolo, los médicos informan a la policía que entró un NN. Según el primer informe médico, Facundo no registraba heridas por armas de fuego, ni rastros de balas de goma o perdigones, que indicaran su asociación a enfrentamientos violentos. En cambio, por sus niveles sobre-elevados de urea en sangre, que según peritos médicos indicarían un estado de incapacidad física de por lo menos 15 días hacia atrás, el estado de Facundo se debía a una insuficiencia renal aguda agravada por infección pulmonar e hipertensión. En ese estado Facundo es rápidamente sometido a un coma farmacológico y tratamiento de hemodiálisis. Ese mismo día el hospital es invadido por policías armados que esposan a Facundo en coma, de pies y manos. Dieciséis días después, cuando Facundo despierta del coma, se encuentra incorporado en una causa penal, colectiva, previamente armada, en la que hasta ese día nadie lo había nombrado o visto, y en la que todos los acusados se reconocen como afines al partido político MAS. En un show televisivo, al mejor estilo de circo romano, los medios de comunicación afines al golpe de estado, el fiscal procede a los interrogatorios, donde aun bajo los efectos de múltiples fármacos Facundo señala NO ser un instructor militar, y «reconoce», haber participado en dos guerras, una de ellas la de Malvinas (vale aclarar que Facundo tenía 5 años de edad en ese momento).
El mismo 29 de noviembre, con la orden médica forense de una doctora que jamás revisó a Facundo se «sugiere el alta médica», por lo que el 2 de diciembre, lo sacan del hospital en silla de ruedas y desnudo para transportarlo hacia el penal de Palmasola, y tres días después al de máxima seguridad en Chonchocoro, donde solo van criminales sentenciados, y se encuentra al dia de hoy.
 
El juez, de la causa Facundo

Se trata de un juez acusado por violencia de género, por golpear a su esposa delante de su hijo, que mágicamente goza de impunidad y sigue trabajando ante esta grave acusación, mientras asume la causa de Facundo.

El laborismo Israeli, toma partido, la sección latinoamericana del partido de Ben Gurión, pidieron el apoyo del líder de su partido, el actual ministro de Economía Israeli, Amir Peretz , quien de inmediato autorizó a quien escribe y su vocero personal a hacer contacto, con todos los ministerios relevantes de Israel para que estudien el caso y se inicien los contactos con el Gobierno Argentino.
Amir Peretz es considerado por muchos el Lula Israelí, ya que fue presidente de la Histadrut (CGT) en tres mandatos, fue ministro de Defensa, Medio Ambiente y quizás sea el próximo Presidente de Israel, por ser el político más veterano del Parlamento.
El Estado de Israel, salvo durante las dictaduras de los ’70 a miles de judíos militantes de izquierda en Sud America, también lo hizo en Sud África, durante el apartheid.

El segundo apellido de Facundo es Judío y eso basta, para iniciar un operativo de rescate. 

El Estado de salud de Facundo es grave, se encuentra en la prisión de Chonchocoro a 4500 mts de altura, tiene hipertensión y edema pulmonar, su problema de riñones que jamás fue resuelto, le dejó múltiples secuelas neurofísicas, entre ellas la pérdida de la visión de su ojo derecho.

Se creó una Comisión Internacional por la libertad y repatriación de Facundo, con personalidades de la política y el arte, y se realizó un concierto mundial, donde participaron 15 músicos de nivel internacional.

Cientos de sindicatos, organización de derechos humanos y partidos políticos, sindicatos de prensa y reporteros gráficos, hicieron peticiones a la OEA, O. N.U., CIDH, entre ellos:  COSI (Comité de Solidaridad Internacional  y Lucha por la Paz); Asociación Pro-Derechos Humanos en Bolivia; Partido laborista de Israel y las diversas Agrupaciones judías que lo conforman; ACAT (Acción de los Cristianos para la Abolición de laTortura); International Committtee for Peace, Justice and Dignity for the People; Working Group on Arbitrary Detention OHCHR; SIPREBA, sindicato de Prensa Buenos Aires; Adolfo Perez Esquivel, Premio Novel de la Paz; Madres y Abuelas de Plaza de Mayo-Argentina; Cels (Centro de Estudios Legales y Sociales de América Latina); APDH; Liga Argentina por los Derechos Humanos; entre muchas otras.

Diego Sciretta
Presidente sección latinoamericana del partido Laborista Israelí ( Avoda)
Miembro Comisión Internacional por la liberación de Facundo Molares Schoenfeld.

Tomado de Le Monde Diplomatique

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: