Bolivia: Antes y después del golpe de Estado

Por Dailenis Guerra Pérez.

Bolivia vivirá mañana una jornada de elecciones generales para designar al presidente, vicepresidente, senadores y diputados que estarán a cargo del país hasta el 2025.

Según el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de esa nación, podrán ejercer el voto alrededor de 7.332.925 bolivianos, de los cuales 30.631 ciudadanos lo ejercerán desde el exterior; aunque muchos de ellos no podrán votar  debido a las intenciones del Gobierno golpista para restar apoyo al Movimiento Al Socialismo (MAS), indica hoy el diario Granma.

Los partidos políticos con mayor intención de voto son el MAS, Comunidad Ciudadana (CC) y la alianza Creemos. Varios candidatos, incluida la Presidenta de facto, Jeanine Añez, renunciaron a su candidatura.

Recordemos que hace casi un año, cuando el 13 de noviembre de 2019, la exlegisladora opositora Áñez se autoproclamó presidenta interina, asumiendo la dirección del país en un clima de incertidumbre política que se han reflejado en todas las instancias de la vida nacional.

En solo nueve meses colapsó el país. Con  Áñez al frente, el 2020 ha sido considerado como el peor año en décadas en materia económica para el país; caracterizándose por los despidos masivos de empresas, generando más  de un millón de nuevos pobres. Recordemos que durante el mandato de Evo Morales el Producto Interno Bruto (PIB), creció anualmente por encima del cuatro por ciento, e incluso, en el 2016 alcanzó un pico de 6,7 por ciento.

La inseguridad e inestabilidad económica y política generó constantes protestas sociales en la nación, caracterizadas por la violencia  hacia los manifestantes y por la indiferencia  de los golpistas. 

En Bolivia el MAS ha  denunciado  el  robo de los recursos, el mal manejo ante la pandemia y los notables hechos de corrupción como el “caso respiradores”, que tuvo implicados a  la presidenta de facto  y a cuatro ministros de su Gabinete.

El Ministerio de Salud había informado que la compra de 170 respiradores españoles marca “Respira” tuvo un costo de 27 mil 683 dólares por cada equipo, sin embargo se demostró que pagaron alrededor de 20 mil dólares de más por cada uno, en otro acto de corrupción y fraude. La compra igual fue inútil, pues los respiradores no cumplen con las especificidades recomendadas por la OMS. 

Recordemos además uno de los casos de represión vividos durante el último período,  el de Facundo Morales, periodista argentino de 44 años que desde noviembre sufre prisión bajo el gobierno de facto, el mismo que  expulsó del país a su progenitor, quien había viajado a Bolivia para estar junto a su hijo hospitalizado, pues su salud empeoraba cada día. Su padre, Nestor Morales, había condenado que su hijo estaba preso en la cárcel de máxima seguridad en Chonchocoro, sin condena, ni pruebas que lo complicaran y exigió al gobierno de facto su liberación. Facundo fue detenido mientras cubría el proceso electoral que días después terminó en un golpe de Estado contra Evo Morales.

Durante la dirección de Evo se había logrado enmendar la nación. En 14 años su bandera fue la justicia social mediante la distribución equitativa de las riquezas del país, para garantizar  los derechos de los sectores más vulnerables de la sociedad, así como la inclusión social y política de los pueblos originarios y campesinos.

Fue una Bolivia vigorosa la que se convirtió en la nación con mayor perspectiva económica de la región durante 2019, según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El PIB creció 327 por ciento en 13 años. Morales decretó la nacionalización de las empresas y los recursos hidrocarburíferos del país, como el gas natural.

Ha dicho Áñez que su Gobierno ha prestado la mayor atención a la Salud en décadas, sin embargo,  según la Organización Mundial de la Salud;  el presupuesto en Sanidad  aumentó entre el 2007 y 2014 un 173 por ciento gracias al Gobierno de Evo que se enfocó para hacer efectivos los derechos sociales del pueblo. Médicos cubanos ofrecieron su apoyo para ofrecer los servicios sanitarios. Por vez primera muchos indígenas y pobres eran atendidos por especialistas y de manera gratuita.

Con la ayuda de Cuba en Bolivia se inició el Programa Integral de Salud, la Operación Milagro, que benefició alrededor de 584 mil pacientes hasta 2019; se pone en marcha en 2010 la Misión Moto Méndez, dirigida a las personas con discapacidad. En una primera etapa se logró reconocer a 82 mil 087 bolivianos discapacitados.

Para garantizar la educación se construyeron 1.206 unidades educativas para un total de 16.733. La esperanza de vida ascendió de 64 a 71 años y el salario mínimo que era de 440 bolivianos creció a 2.060 bolivianos.

La izquierda transformó a Bolivia. La hizo fuerte y sostenida; la derecha la ha deteriorado al punto del colapso. Como  resultado de las elecciones de mañana se espera como ganador al MAS, pero la derecha no cederá tan fácil. Las probabilidades de fraude por parte del gobierno de facto o un golpe de estado para arrebatarle la victoria al MAS, son elevadas. Serán los policías y militares quienes custodiarán y trasladarán las papeletas y las actas electorales.

Existen muchas coincidencias ya vividas hace casi un año y a pesar de que las encuestas realizadas durante el 2020 han marcado como tendencia al MAS a la cabeza de la intención de voto, crece la tensión y la incertidumbre a pocas horas de las elecciones.

RL/ Foto de portada: Ueslei Marcelino /Archivo Reuters.

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: