Bolivia: Presidenta de facto en apuros por masacres

Por Jorge Petinaud Martínez/RL

La gobernanta de facto de Bolivia, Jeanine Añez, encara hoy otra situación embarazosa tras la exigencia parlamentaria de que informe sobre las masacres de Senkata (El Alto) y Sacaba (Cochabamba).

“Informe si le comunicaron qué tipo de armamento utilizaron los militares que participaron en los operativos de fecha 19 de noviembre de 2019 (Senkata). Adjunte documentación que respalde su respuesta”, señala la pregunta 33 del cuestionario leído por la senadora Sonia Chiri.

La legisladora es miembro de la Comisión Especial Mixta de la Asamblea Legislativa Plurinacional que investiga la vulneración de los derechos y garantías constitucionales en octubre y noviembre de 2019, durante el golpe de Estado contra el gobierno del presidente constitucional Evo Morales.

El comité legislativo aprobó este miércoles un interrogatorio de 49 preguntas para Añez, quien tras la deposición de Morales se autoproclamó mandataria, y tras intentar ser reelegida para permanecer en la silla presidencial tuvo que retirar la candidatura debido a su impopularidad.

La jefa del equipo que en menos de 12 meses transformó a Bolivia de la nación suramericana de mayor crecimiento económico de Suramérica por seis años consecutivos en un país endeudado deberá responder también si su Ejecutivo autorizó que grupos artillados de la Policía y el Ejército ingresaran a la planta de combustible de Senkata, según el diario El Deber.

Respecto a Sacaba, la comisión pregunta a Añez si conoce del fallecimiento el 15 de noviembre de 2019 de un grupo de personas en el puente Huayllani, en el municipio del mismo nombre, en Cochabamba, y si está al tanto de las causas de esas muertes así como del levantamiento de esos cadáveres y de las autopsias.

Un cronograma de entrevistas cumplieron los legisladores tras el cual demostraron que no existen detenidos ni procesados por las masacres, conclusión que basaron en los datos de un informe brindado por las principales autoridades de la Fiscalía y los cuerpos policiales.

Los crímenes de Senkata y Sacaba resultaron de operativos militares contra protestas originadas tras la asunción del poder en noviembre de 2019 por Áñez, tras el golpe de Estado contra el presidente constitucional Morales.

Al menos 11 civiles perecieron y otros 120 resultaron heridos en Sacaba el 15 de noviembre, mientras el 19 otros 11 murieron en Senkata, donde 78 civiles resultaron heridos, mientras que las fuerzas represivas no reportaron bajas.

Foto/Reuters

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: