Cuba: Defender una tesis en el año del Covid-19

Por Lizbeth Labañino Palmeiro.

Sentarme a pensar sobre cómo hubiese querido que se realizara mi ejercicio final de licenciatura como psicóloga, nunca pensé que se convertiría en una experiencia tan singular. La última generación de universitarios que no realizó su ejercicio de defensa en situación típica fue la generación que se recibía en el año 2001. Producto a una situación medioambiental adversa, los psicólogos cubanos a punto de graduarse debían acudir a los lugares más afectados a dar apoyo y contención a las familias más afectadas. A partir de su trabajo en esas circunstancias se realizarían los ejercicios de defensa. Mi decano actual fue de esa generación. Reconoce que formó parte de un suceso trascendental al menos para su vida profesional, forma de percibir la vida académica y práctica psicológica. Aprendió de primera línea que es importante estar donde eres útil, ahí está la esencia de la vida.

Hoy, diecinueve años más tarde, le tocó a mi generación, la del 97 en su mayoría. Tuvo que enfrentarse a la idea de la realización de un ejercicio tan riguroso como lo es una tesis de diploma. Realizarlo a distancia, empleando las vías de comunicación (nuevas para Cuba y tradicionales para el mundo) que se acoplaran mejor a dicha situación. Fue la primera vez que vi en un documento oficial de la facultad la pertinencia de empleo de WhatsApp para la realización de ejercicios profesionales.

Pues sí, desde el día 23 de marzo hasta el 9 de septiembre del 2020, realicé mi ejercicio de culminación de estudios vía WhatsApp. La facultad se resumió a chat grupales para reuniones y chats privados para consultorías.

El 9 de septiembre algo ocurrió en mí, lo sentía diferente, tal vez por el hecho de no poder lograr cerrar el círculo profesional de la forma tradicional. Cambió el público por un buró, la sala de reuniones por un grupo de WhatsApp y los abrazos de los invitados por mensajes instantáneos describiendo como sería hacerlo en persona. Tuve un cierre virtual.

Deseo en este punto apropiarme de las palabras de mis compañeros sobre como se sintieron en el proceso, creo que no distan nuestros puntos de vista.

Evelyn dice que:

Pertenecemos a una generación de cambios, casi que los del 97 somos conejillos de India y como era de esperarse no podíamos salir ilesos de la Universidad. Este año una difícil situación epidemiológica nos ha puesto detrás de una pantalla en todos los sentidos y el ejercicio de culminación de estudios no estuvo exento. Perdimos el contacto directo, el debate cara a cara generado en una exposición tradicional «como a todos o a la inmensa mayoría nos hubiese gustado defender nuestra tesis de diploma», sin embargo, con la colaboración de todo el tribunal, a quien agradezco sus recomendaciones, se logró un verdadero debate científico, necesario y provechoso, con una mirada diferente al tema de la resiliencia tan mencionada y necesaria en los momentos actuales.

Agradecer infinitamente a mi tutor por todo el conocimiento compartido y cada revisión de la tesis desde la distancia. Faltaron los nervios, las fotos y ver a todas las personas importantes reunidas en un aula de la Facultad, aunque mi mamá desde casa no dejó pasar por alto la ocasión y preparó una sorpresa de conjunto con mi familia. Sin dudas estoy feliz por haber pertenecido a esta Facultad, feliz por ser hoy una Licenciada en Psicología, esperando ansiosa el acto de graduación en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Ana por su parte dice que:

Defender mi tesis de diploma ha sido toda una experiencia novedosa. Diferente y emocionante. El intercambio online a través de WhatsApp con el tribunal fue una excelente oportunidad de aprendizaje. Yo creo que esta forma a distancia, aún extraña y que no puede pretender sustituir la presencial, está a tono con los tiempos que vivimos hoy, de verdadera resiliencia. El tribunal lo hizo cercano y de manera que mantuviera la magia de un ejercicio final tradicional. Disfruté mucho vivir mi defensa de tesis.

Alberto es más abarcador y considera que:

Defender la tesis a distancia es una experiencia singular, en parte marcada por las tesis que he presenciado como público antes de la actual crisis sanitaria y las expectativas que esto crea. No obstante, es necesario defenderla en esta modalidad por las circunstancias que nos acompañan.

Para mí fue una experiencia enriquecedora desde el intercambio que propició el espacio, un espacio muy bien organizado debo reconocer. También tengo el honor de ser de los primeros estudiantes de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana que defendió la tesis desde la virtualidad.

Ciertamente nos queda mucho por hacer desde la profesión. El espacio sirvió tanto para recordar esto, como para resaltar lo construido hasta ahora. Me siento agradecido con el tribunal por sus apreciaciones y con el equipo de investigación por todo lo que hemos construido juntos.

Desde un punto de vista más personal, con la experiencia doy cierre a una etapa importante de mi vida e inicio otra, en la misma institución que me formó, pero desde el rol de profesor.

Naomy acentuó el tono afectivo al proceso, lo cual se adecuó a todos y cada uno de nosotros:

La discusión de la tesis fue un espacio novedoso, de nervios y disfrute a la vez, de reflexiones que demuestran que hubo un largo camino hasta aquí y que continúa. Estoy muy agradecida por el tribunal y sobre todo con mi tutora, la cual me ha acompañado y con la que he creado un fuerte lazo que disfruto en los diferentes ámbitos que compartimos.

Acompañada por mi familia: desde mi madre haciendo los quehaceres de la casa a mi lado para no perderse ni un momento, mi papá preguntando a cada rato cómo iba todo o pasando y dándome un beso, hasta los que me acompañaron desde la virtualidad familiares que no pueden estar cerca, mi hermana, amigos: el apoyo de compañeros de clase, de colegas, todos sentidos muy cercanos como si estuviésemos en el sótano de la Facultad. Este día ha estado marcado por estas sensaciones lo que lo ha hecho muy especial.

RL/ Fotos: Cortesía de la autora.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: