Cuba, largo historial de terrorismo de Estado en su contra

Estados Unidos tiene a Cuba en una lista negra de países a los que Washington acusa de no cooperar con sus esfuerzos contra el terrorismo.

Es un listado unilateral, pero sobre todo cínico, pues ha sido la potencia norteña la responsable de ejecutar una política de terrorismo de Estado que enlutó a los cubanos, muchos de los cuales quedaron discapacitados; amén de los severos daños materiales al país.

El gobierno estadounidense, desde los propios inicios de la Revolución Cubana, organizó, financió y armó actos terroristas, incluidos intentos de asesinatos a los principales líderes de la isla, de los cuales Fidel Castro sobrevivió a centenares de ellos.

Unos 60 secuestros de aviones o intentos, con pilotos, copilotos y custodios entre las víctimas, el derribo un día como hoy frente a las costas de Barbados, hace 44 años de una aeronave de Cubana de Aviación, con saldo de 73 fallecidos, se inscriben en el glosario de ataques criminales.

El territorio cubano sufrió más de 50 bombardeos con explosivos y fósforo vivo contra centrales azucareros, campos de caña de azúcar y poblados por parte de avionetas que despegaban y regresaban a territorio estadounidense.

Unos 110 atentados dinamiteros, la detonación de 200 bombas, 950 incendios y seis descarrilamientos ocurrieron en menos de 6 meses, antes de abril de 1961, cuando tuvo lugar la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos, cuyos invasores cometieron crímenes contra la población de la zona.

Los archivos históricos cubanos dan cuenta de 560 actos de terror cometidos por grupos armados y formados por la Agencia Central de Inteligencia contra la mayor de las Antillas. Lo más paradójico es que más de la mitad ocurrieron, con toda impunidad, en territorio estadounidense.

La voladura del vapor La Coubre, en marzo de 1960, provocó más de un centenar de muertos, más de 200 heridos y decenas de desaparecidos. Era apenas el inicio de una guerra a muerte en la que perecieron niños, hombres y mujeres, muchos de ellos víctimas de agresiones biológicas.

Baste decir que la diplomacia cubana tiene su propio panteón de víctimas del terrorismo. También lo tiene el movimiento deportivo cubano, cuyo equipo de esgrima juvenil ganador de todas las medallas del torneo centroamericano en Caracas, pereció en el atentado al avión de Barbados.

Maestros y alfabetizadores, campesinos no escaparon en estos 60 años a la barbarie aupada desde Washington.

Como resultado de 681 acciones terroristas y la invasión mercenaria a Playa Girón, probadas y documentadas, han perecido tres mil 478 mujeres, hombres y niños. Otros 2 099 quedaron discapacitados.

Es por ello que cada 6 de octubre, cuando se cumple otro aniversario del abominable crimen de Barbados, Cuba conmemora el día de las víctimas del terrorismo de Estado.

Hoy suscribió  en su cuenta en Twitter el presidente Miguel Díaz-Canel:

El crimen de Barbados fue un acto cobarde, asesino y cruel de terrorismo apoyado por el imperio. El pueblo cubano indignado lloró, pero también ratificó su convicción de soberanía, no se rindió y la Revolución en pie es el peor castigo para los asesinos.

OOL/RL

Foto /Cubadebate 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: