EEUU: La impunidad de un Imperio

Por Raúl Antonio Capote.

El ejército de los Estados Unidos acumula una larga historia de crímenes de guerra, crímenes cometidos, la mayoría de las veces con la impunidad más absoluta.

Estados Unidos nunca ha aceptado la jurisdicción de la Corte Penal Internacional con sede en la Haya.

Desde su llegada a la Casa Blanca, en enero de 2017, el presidente de los EE.UU., Donald Trump, ha impulsado una agenda exterior de marcado rechazo al multilateralismo.

Durante la guerra de Iraq, el 19 de noviembre de 2005, soldados estadounidenses recorrieron el pueblo de Haditha matando indiscriminadamente, Aws Fahmi, testigo de la matanza, vio a los marines asesinar a miembros de tres familias, escuchó a su vecino suplicar en inglés para que no los mataran a él ni a su familia, las niñas, hijas del vecino, víctimas de la saña de los marines, tenían 14, 10, 5, 3 y 1 años.

Eman Walid Abdul-Hameed, de nueve años, dijo que los marines entraron a la fuerza a su casa a las 7 de la mañana. “Los americanos entraron en el dormitorio donde rezaba mi papá y lo mataron a tiros. Fueron al dormitorio de mi abuelita y la mataron a ella también. Tiraron una granada debajo de la cama de mi abuelito”.

El ataque duró cinco horas y los marines mataron a un total de 24 personas, todas civiles.

El teniente general James Mattis, jefe del Mando Central de los marines, dijo en un foro público en San Diego en el 2005: “En Afganistán golpean a las mujeres porque no se ponen el velo. Por eso es muy divertido matarlos a tiros”.

El 13 de noviembre de 2006, las tropas estadounidenses abrieron fuego de tanques contra el barrio Al-Dhubat de Ramadi y mataron a unas 35 personas, todos civiles.

Haji Jassim, de 60 años de edad, le dijo al Inter Press Service: “Los americanos no nos permitieron acercarnos a las casas para rescatar a los heridos, así que muchos murieron desangrados”.

En noviembre del 2004, las fuerzas estadounidenses iniciaron la Operación Phantom Fury contra la ciudad de Faluya. Durante 10 días arrasaron la ciudad y mataron a miles de personas. En el ataque usaron municiones de fósforo blanco, arma prohibida por tratados internacionales.

Varias organizaciones internacionales que han denunciado la actuación de las fuerzas militares norteamericanas y la CIA en Afganistán, entre ellas la Corte Penal Internacional (CPI) con sede en La Haya, que ha procesado cientos de denuncias de torturas y asesinatos cometidos contra la población civil.

Según los elementos de que dispone, la jurista gambiana Fatou Bensouda, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), miembros de las fuerzas armadas habrían infligido “actos de tortura, trato cruel, ofensa a la dignidad de la persona, en territorio afgano”.

Actos que califican, según el derecho internacional, como crímenes de guerra.

La respuesta de los Estados Unidos no se hizo esperar, el gobierno de ese país retiró el visado a Fatou Bensouda, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), lo que le impide entrar a los Estados Unidos, sede de la ONU.

La Corte no pertenece a la familia de Naciones Unidas, pero el fiscal jefe informa de sus actividades a la Asamblea General.

Washington no ha ratificado el Estatuto de Roma, texto fundacional de la CPI y ha mantenido el principio de no permitir que sus soldados sean juzgados por organizaciones internacionales.

Mike Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos, señaló su disposición a rechazar la entrada de funcionarios “que investiguen a nuestro personal en relación con Afganistán”.

Pompeo, anunció el miércoles 2 de septiembre del 2020, sanciones contra la fiscal Fatou Bensouda, por las investigaciones sobre el papel de las tropas estadounidenses en la guerra de Afganistán.

Pompeo también notificó sanciones contra el jefe de la División de Jurisdicción, Complementación y Cooperación de la Oficina del Fiscal de la CPI, Phakiso Mochochoko, por haber trabajado con Bensouda en las pesquisas sobre soldados estadounidenses y amenazó a todo aquel que les apoye.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, autorizó sanciones económicas contra los funcionarios que investigasen a tropas de su país o sus aliados.

Tomado de Adversario Cubano/ Foto de portada: / Twitter.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: