EEUU: Sorpresa y polémica despierta tratamiento contra la Covid de Trump, otra maniobra con fines electorales

El tratamiento médico recibido por el presidente Donald Trump  durante los cuatro últimos días ha creado una expectación mediática y un intenso debate sobre cuestiones éticas, además de dudas de carácter científico, según señala un reporte de Yahoo noticias.

Dice la información que una primera contradicción evidente se halla en la hipocresía del presidente que, durante todos estos meses ha estado publicitando numerosos remedios, algunos verdaderamente absurdos… Esas declaraciones desde el inicio de la pandemia “han puesto en riesgo la salud de sus propios conciudadanos, anunciando a bombo y platillo los supuestos beneficios de la hidroxicloroquina sin contar con la evidencia científica necesaria. En mayo, aún fue más lejos, y sugirió inyectar productos desinfectantes o utilizar luz para tratar a enfermos de Covid19, aunque luego aclaró que era un comentario sarcástico”.

Se suma la ausencia de un comportamiento ejemplar en todo momento, al evadir el uso de mascarillas, saltándose la distancia de seguridad o anunciando productos y fármacos sin el apoyo de la comunidad científica.

Detalla el reporte que “sin embargo, cuando le ha tocado contagiarse a él, Trump se ha olvidado de las lejías y desinfectantes que recomendaba para otros y ha acudido a los tratamientos más novedosos en uno de los mejores centros médicos del país. Esta desvergonzada actitud no ha pasado desapercibida en redes sociales, en artículos por todo el mundo, y por supuesto para su contrincante electoral, Joe Biden, que declaraba ‘este es el hombre que recomienda inyectarse lejía’…

Agrega el reporte que a pesar de que la Casablanca ha informado que el desarrollo de la enfermedad era “leve”, Trump ha tomado diferentes dosis de Remdesivir, Dexametasona, vitamina D, zinc, melatonina, famotidina y aspirina, lo cual pone en duda que el nivel de gravedad de la enfermedad que está sufriendo Trump no es tan “leve”.

Además, al presidente le administran un fármaco que aún no está aprobado oficialmente: “cóctel de anticuerpos REGN-COV2 de la compañía Regeneron”, que cuenta solo con un estudio de seguridad realizado en ratones y macacos. El resto de la información depende de una nota de prensa publicada por la farmacéutica que informa de unos ensayos clínicos pero aún se están desarrollando y no cuentan con ninguna publicación oficial.

Los expertos están perplejos ya que consideran arriesgado tratar a Trump con un fármaco experimental, “especialmente cuando la levedad anunciada no justificaría algo así”. Y está recibiendo, según la propia compañía farmacéutica Regeneron, la dosis más alta, inyección única de ocho gramos de REGN-COV2, que sumada a los otros medicamentos que utiliza hablan de gravedad, lo que justicia la polémica sobre el verdadero estado de Trump, que al parecer acaba de empezar, para seguir calentando la escena electoral.

LG/RL/Foto de portada: Erin Scott/Reuters

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: