El New York Times elogia a médicos cubanos

Por Hedelberto López Blanch/ RL

Resulta completamente difícil encontrar a lo largo de 60 años de Revolución cubana que un medio hegemónico de comunicación estadounidense, se haya referido a algún hecho que muestre la realidad sobre la Isla del Caribe pues casi siempre lo hacen en sentido peyorativo.

Cuando constantemente escriben sobre Cuba, tergiversan las situaciones con noticias falsas debido a la consuetudinaria campaña impulsada por las diferentes administraciones de la Casa Blanca por tratar de denostar a la primera nación de América Latina libre del imperio norteamericano.

Pero como la realidad no puede ser tapada por siempre, llama la atención el reciente artículo aparecido en las páginas del diario The New York Times (NYT) donde se elogia la actuación de los médicos cubanos en varios países de América Latina y a la par se ridiculiza las actuaciones de los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump y de Brasil, Jair Bolsonaro en el combate contra la pandemia del nuevo coronavirus.

Refiere el diario que Trump y Bolsonaro se reunieron el 7 de marzo para cenar en el Resort Mar-a-Lago del magnate estadounidense y allí fraguaron una alianza cuyos resultados fueron 22 brasileños contagiados con la Covid-19 y la fabulosa fórmula que Trump le dio a su homólogo de usar la hidroxicloroquina para combatir la epidemia.

“La cena de Mar-a-Lago, señala el NYT, que sería recordada por propagar la infección, consolidó una asociación entre Trump y Bolsonaro centrada en el desprecio que compartían respecto al virus. Pero incluso antes de la cena, ambos presidentes habían emprendido una campaña ideológica que socavaría la capacidad de América Latina para responder a la Covid-19.

“En conjunto, los dos hombres que son feroces opositores de la izquierda latinoamericana, apuntaron contra el gran orgullo de Cuba: los médicos que envía por todo el mundo. Ellos sacaron a 10 000 médicos y enfermeros cubanos de diversas zonas empobrecidas de Brasil, Ecuador, Bolivia y El Salvador. Se marcharon sin ser remplazados, solo meses antes de que llegara la pandemia.

“Luego, ambos líderes atacaron al organismo internacional más capacitado para combatir el virus, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), citando su participación en el programa médico cubano. Con la ayuda de Bolsonaro, Trump casi lleva a la bancarrota a la agencia al retener los fondos prometidos en el momento más álgido del brote, en una medida que no había sido revelada anteriormente.

“Y con la ayuda de Trump, Bolsonaro convirtió a la hidroxicloroquina en la pieza central de la respuesta pandémica de Brasil, a pesar del consenso médico de que el fármaco es ineficaz e incluso peligroso”, agrega el periódico.

El presidente cubano Miguel Díaz Canel al hablar este 28 de octubre en la clausura del V Período Ordinario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, enfatizó: “La hostilidad (de Estados Unidos) contra la Isla, en este período tan complejo para la comunidad internacional, incluyó el ataque despiadado contra la cooperación médica internacional que presta Cuba. Las presiones y las amenazas ejercidas contra numerosos países para que rehusaran solicitar o aceptar la ayuda cubana alcanzaron niveles bochornosos y sin precedentes”.

Por su parte, el artículo del NYT continua: “Los precarios sistemas de salud y las ciudades superpobladas hicieron que América Latina fuera muy vulnerable. Pero al expulsar a los médicos, bloquear la asistencia e impulsar curas falsas, Trump y Bolsonaro empeoraron la mala situación al desmantelar los mecanismos de defensa.

Con un tercio de las muertes registradas en todo el mundo, América Latina ha sufrido de manera más aguda los embates de la Covid-19 que cualquier otra región.

“En su afán por deshacerse de los médicos cubanos, el gobierno de Trump ha castigado a todos los países del hemisferio y, sin duda, eso ha significado más casos de la Covid y más muertes por el virus. Es indignante”, dijo Mark L. Schneider, exjefe de planificación estratégica en la OPS y quien también fue un funcionario del Departamento de Estado durante el gobierno de Bill Clinton.

“Los países más pequeños y menos poderosos, continúa el New York Times, como Ecuador, resultaron muy afectados. Ecuador accedió a la presión estadounidense y, poco antes de la pandemia, retornó a casi 400 trabajadores de la salud cubanos. Luego, el país también sufrió la congelación de la financiación de la organización de salud por parte del gobierno de Trump, lo que obstaculizó su capacidad para proporcionar suministros de emergencia y apoyo técnico.

“La OPS no pudo expandirse de la manera en que se necesitaba y en Ecuador, en Bolivia, había gente muriendo en sus hogares y cuerpos abandonados en las calles por la falta de asistencia.

“Saber cómo sucedió eso es adentrarse en la historia de una batalla política que se movió entre muchos frentes, desde Brasilia a Miami y Washington. Dejó cicatrices desde pueblos de la cuenca del Amazonas hasta las barriadas de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil”.

El extenso escrito del diario neoyorquino enfatiza y reconoce que “durante décadas, Cuba ha enviado trabajadores médicos para llenar los vacíos en los sistemas de salud en América Latina y muchas otras regiones”.

Pese al violento y criminal recrudecimiento del bloqueo económico y financiero de la administración norteamericana, Cuba ha ratificado su invariable compromiso de ayudar a otros pueblos y lo continuará haciendo por la vocación humanista y solidaria de la Revolución y de su pueblo, lo cual han tenido que reconocer hasta los propios medios hegemónicos estadounidenses.

Foto de portada: Endrys Correa Vaillant/ Granma

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: