El Súper Tiñosa Trump, “vence” a la Covid-19

Por José Luis Méndez Méndez/ Especial para Resumen Latinoamericano

El laqueado presidente de Estados Unidos, se ha sumado a los incontables súper héroes de las melifluas series de ficción, que embrutecen a sus coterráneos, ha “vencido” a la Covid-19 en tiempo record, en contra de todos los pronósticos de la medicina mundial enfrascada en mitigar los efectos de la devastadora pandemia. Ha sido tan veloz la recuperación en este anciano vulnerable de setenta y cuatro años como es el barnizado, que se duda si en realidad haya estado contagiado o se trata de una conspiración mediática con fines electorales, para presentarse ante los estadounidenses como un súper héroe, al estilo del mítico y añejo Rambo; o del Capitán América; Iron-Man; Thor; Batman; Súperman y tantos otros símbolos de los animados estadounidenses, al que ni el terrible flagelo ha podido vencer.

El narciso no se protege con mascarilla, se exhibe en público y declara irresponsablemente que el virus provocador de la muerte de cientos de miles de ciudadanos en Estados Unidos, no es más que una inocua gripe contagiosa. Así ha infestado a Melania y a su adolescente hijo Barron de catorce años, incluidos ambos en la manipuladora campaña de propaganda, que muestra a una familia, que a pesar de los desafíos y riesgos lucha unida por la reelección a la presidencia. Disemina, además, por la Casa Blanca el letal contagio.

A la conjura de la simulación han sido atraídos hasta galenos de entidades médicas de prestigio, que le den aval y “seriedad”, a la creencia. Así se divulgó: “Hay muchas probabilidades de que tenga una enfermedad leve”, como la mayoría de las personas con el virus, comentó el doctor Gregory Poland, un especialista en enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo y quien no tiene ningún papel en la atención médica de Trump. A este comentario se opone la realidad de la muerte de cientos de miles de víctimas del flagelo. ¿Qué seriedad puede tener esta opinión de un especialista, que no tiene relación alguna con la atención médica del laqueado, si no es para sembrar la duda razonable sobre su padecer?

Pero el médico de Trump, el doctor Sean Conley, dijo que el mandatario recibió un medicamento experimental para suministrar anticuerpos que ayuden a combatir la infección. ¿Será igual de fiables, que las pruebas aplicadas, para detectar la enfermedad en Barron?

La noticia de la infestación del hijuelo, se dio a conocer el pasado día catorce de octubre través de un texto escrito publicado por la Casa Blanca, que aclaraba que el menor ya había dado negativo por medio de pruebas. Él vive junto a sus padres, pero no desarrolló síntomas durante el tiempo que estuvo infectado. A principios de mes, la Casa Blanca había dicho que Barron no tenía Covid-19. El anuncio cuestiona la fiabilidad de las pruebas a las que fue sometida la familia, que se suponen sean las de mayor adelanto en Estados Unidos. ¿Si falló en Barron, pueden haber fallado, también, en el matrimonio? Este suceso refuerza la teoría que circula con profusión acerca de la falsedad de la enfermedad de los Trump.

Es sospechoso, que una segunda prueba al pequeño, afirmara que había contraído el virus. Melania, después afirmó: “Mis preocupaciones se hicieron realidad cuando se le hizo la prueba de nuevo y los resultados fueron positivos, después mi hijo dio negativo nuevamente, es un adolescente sano y no ha mostrado ningún síntoma”. Solo le faltó decir que era idéntico a su padre, pareciera que el protocolo médico aplicado a la familia es dudoso, al tener tantas inexactitudes.

Como la mentira, es el estilo de actuar del político republicano, ahora le ha restado importancia a sus síntomas, incluida la dificultad para respirar, y se ha centrado solo en mostrar que se ha recuperado y es invencible. Además, se conoce que enajenó resultados y enterró los detallados lineamientos de la agencia encargada de enfrentar la pandemia.

Colocó filtros políticos para minimizar los resultados del impacto y efectos en el país, insertó a dos agentes políticos neófitos en temas de salud en la sede de los mencionados Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en Atlanta, con el fin de controlar la información que se difunde sobre la enfermedad, mientras el mandatario promueve una visión positiva de la situación, con frecuencia contraria a las declaraciones de solventes expertos y a la constituida evidencia científica.

No es un secreto y el escribidor lo ha divulgado, que el presidente Donald Trump tiene varios factores que podrían aumentar los riesgos de que su infección de coronavirus se agrave, como la edad, la obesidad, el colesterol elevado y el hecho de ser hombre. A los 74 años, “su edad sería el principal factor de riesgo”, dijo el doctor David Banach, médico de enfermedades infecciosas del sistema de salud de la Universidad de Connecticut. A todos estos factores el barnizado casablanquino ha “superado”.

Por otra parte las personas de su edad tienen siete veces más probabilidades de ser hospitalizadas por Covid-19, dicen los citados Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Los riesgos aumentan más exponencialmente con edades más avanzadas.

El inmune Trump también es obeso, con un índice de masa corporal de poco más de 30. La obesidad es un estado de disminución crónica en la inmunidad. Esto provoca que no se responda tan bien a las vacunas, tampoco frente a las infecciones” como las personas de peso normal. Él toma una Estatina para reducir su colesterol, y esa afección también aumenta su riesgo de complicaciones.

Según publicaciones en Estados Unidos, la infección causa síntomas leves o nulos en aproximadamente el 80% de los casos. Alrededor del 15% de las personas se enferman de gravedad y el 5% se enferma muy gravemente hasta llegar a la muerte. De ser cierta esta tendencia, ¿cómo es posible que más de doscientos mil muertos haya ocasionado el flagelo en suelo estadounidense, con cerca de ocho millones de infectados?

Los síntomas, cuando ocurren, suelen aparecer de dos a 14 días después de la infección y pueden incluir pérdida del olfato o del gusto, tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, fatiga, dolores musculares o corporales, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, diarrea y fiebre.

Hasta la mitad de los pacientes hospitalizados pueden no tener fiebre cuando ingresan, pero casi todos la desarrollan. La evolución de las personas varía ampliamente: algunas parecen recuperarse y luego empeorar de repente.

A veces se desarrolla neumonía, como se refleja a menudo en las radiografías, pero se han reportado complicaciones en prácticamente todos los órganos del cuerpo. Los médicos también reconocen cada vez más que algunas personas tienen síntomas de larga duración.

Al cóctel milagroso de anticuerpos monoclonales que se duda hayan curado al mandatario estadounidense, se han sumado otros fármacos, que han sido tolerados en su cuerpo, como si no se tratara de un hombre gastado por el paso del tiempo como él. Se le ha suministrado zinc, vitamina D, Famotidina, Melatonina, aspirina, Remdesivir, Dexametasona y el citado prodigioso cóctel de anticuerpos monoclonales aún en fase experimental. Una larga lista de fármacos, que sorprende sobre todo si tenemos en cuenta como en todo momento, su equipo médico minimizó su sintomatología hasta el nivel de poco preocupante. Es decir al parecer Trump estaba medio contagiado, si eso pudiera ser posible. ¿Entonces para qué esa “bomba” de medicamentos para un medio enfermo, que no lo requiere? Más dudas sobre su padecimiento, que lo hizo resurgir pletórico de salud en pocos días.

Según el dictamen experto de la doctora Patricia Fanlo, médico internista y coordinadora del Grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). “Hay una discordancia entre el tratamiento que le han puesto y la información divulgada sobre su estado de salud. Los fármacos que le han suministrado sí son para gravedad, así que está más grave”.

De acuerdo con esta versada, el Remdesivir como la Dexametasona se utilizan como terapia combinada en pacientes que ingresan en el hospital con neumonía en placa de tórax, fiebre, dificultad respiratoria (menos de un 94% de saturación de oxígeno), tos y flemas. “El primero ataca al virus y la Dexametasona frena la respuesta inflamatoria a ese virus”, explica la experta.

Respecto a los anticuerpos monoclonales, en España actualmente se utiliza como parte de un ensayo clínico el Tocilizumab, que se aplica como tercera opción cuando los dos anteriores no dan los frutos esperados, con el objetivo de inhibir la cascada inflamatoria o “tormenta de citoquinas” que produce el virus.

No se conocen medicamentos que ayuden a las personas sin síntomas o con síntomas leves. El Remdesivir y algunos esteroides han mostrado beneficios para ciertos pacientes con síntomas moderados y severos. Pero Trump recibió un medicamento experimental de anticuerpos de Regeneron Pharmaceuticals Inc. que está en fase de estudios y que él recomienda como la vacuna redentora y él sería el ejemplo.

Los anticuerpos son proteínas que produce el organismo cuando ocurre una infección. Se adjuntan al virus y ayudan a eliminarlo. El fármaco de Regeneron está elaborado con la versión purificada de dos de esos anticuerpos.

El doctor George Abraham, que encabeza el panel de enfermedades infecciosas de la Junta de Medicina Interna de Estados Unidos, advirtió que “un resultado negativo no garantiza que alguien no alberga el virus”, porque pudiera haber muy poco que detectar temprano en la infección. Ahí la otra mentira transmitida, Trump no representa un peligro de transmisión. Sin embargo una gran cantidad de personas que han estado cerca de él en las 48 horas anteriores están en riesgo, dijeron los médicos.

Estas son las desesperadas acciones de Trump, empecinado por mantenerse en el salón oval cuatro años más, no importa quien se infeste antes del 3 de noviembre.

Nota: Súper tiñosa, personaje de la tira cómica Semanario Mella, que circuló por varios años en Cuba.

Foto de portada: Julio Cortez/ AP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: