Experiencia de Cuba en la obtención de vacunas avalan su candidato contra la COVID-19

Treinta años de experiencia en la creación de vacunas y la obtención de algunos productos reconocidos internacionalmente avalan la propuesta de Cuba de un candidato vacunal contra la COVID-19, el primero de América Latina.

De acuerdo con el Doctor en Ciencias Eduardo Martínez Díaz, presidente del grupo empresarial de la industria biotecnológica y farmacéutica cubana, BioCubaFarma, Soberana 01 –la propuesta de la isla para inmunizar ante la enfermedad del nuevo coronavirus, una de las 37 registradas internacionalmente para ensayos clínicos– es resultado de esos años de dedicación y estudio.

En diálogo con el periódico Granma, el especialista significó cómo a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la mayor de las Antillas, hoy la industria biofarmacéutica nacional fabrica 8 de las 11 vacunas del programa ampliado de inmunización del país. Ello permite una cobertura superior al 98 por ciento, con gran impacto en la eliminación de varias enfermedades infecciosas y la disminución de la tasa de incidencias de otras.

El Doctor Martínez recordó el ascenso de la investigación en torno a este tema luego de la creación de la vacuna antimeningocócica BC, desarrollada por el Instituto Finlay a finales de los años 80, y que fue la primera de su tipo en el mundo para el control de la meningitis tipo B.

En ese camino, la vacuna recombinante contra la Hepatitis B, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, resultó otro hito con gran impacto en la población cubana, actualmente inmunizada contra ese padecimiento, que ocasiona aproximadamente un millón de muertes al año a nivel global. Este fármaco se convirtió, además, en el primero de América Latina y el Caribe en lograr la certificación por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La vacuna contra el haemophilus influenzae tipo B, también con certificación de la OMS, fue la primera de uso en humanos cuyo antígeno se obtenía por síntesis química, añadió el presidente de BioCubaFarma.

En tanto, la vacuna pentavalente contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B y el haemophilus influenzae tipo B, es otro logro de la ciencia cubana, pues fue la segunda en obtenerse a nivel mundial y la primera producida por un país de la región.

«Nuestras vacunas tienen prestigio internacional, como lo demuestra que cientos de millones de dosis fabricadas en la mayor de las Antillas han sido suministradas a más de 40 naciones», comentó.

KMG/ RL/ Foto de portada: @FinlayInstituto/ Twitter. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: