José Luis Marcano en Venezuela: “¡Comuna o nada!”

Por Geraldina Colotti

Entrevista al alcalde venezolano José Luis Marcano, que construye el estado comunal desde Barcelona.

Hablar sin énfasis, mediante discursos que van siempre al corazón de los problemas, que no esconden las dificultades a afrontar y por tanto no caen en oídos sordos, sino que indican soluciones concretas en una perspectiva de largo plazo. Este es quizás el principal mérito de José Luis Marcano, nacido en 1984, exministro de Comunicación de Venezuela, hoy alcalde del municipio Simón Bolívar de la ciudad de Barcelona, capital del estado Anzoátegui.

En 2017 fue uno de los alcaldes de Venezuela más votados, y hoy Barcelona está a la vanguardia de la construcción de un estado comunal, basado en el poder popular organizado en las Comunas. A su alrededor, Marcano cuenta con un equipo de trabajo compuesto mayoritariamente por mujeres, comprometidas a articular la lucha contra el patriarcado con la lucha contra el capitalismo y el imperialismo a partir del territorio.

Lo entrevistamos mientras el documental “La Comuna venezolana, experiencias de Barcelona” se difunde por Venezuela. Creada por el Centro Cultural La Estafeta, la obra fue presentada por el presidente Nicolás Maduro para conmemorar el aniversario del Golpe de Timón, el punto de inflexión anunciado por Chávez con el famoso lema: Comuna o nada, en octubre de 2012.

Barcelona se ha convertido en un modelo de gestión comunal. ¿En qué se basa?

Somos consecuentes con lo planteado por el comandante Hugo Chávez, con nuestras Leyes del poder popular en las que está escrito claramente que el objetivo de la revolución bolivariana es el socialismo, y que para llegar hay que construir un nuevo Estado comunal. A partir de aquí, la función del municipio fue promover e incentivar el desarrollo del poder popular desde algunas opciones concretas en el campo de la economía productiva, los servicios públicos, las políticas sociales, que tienen su fuerza en el nivel de organización de la comunidad en el territorio, en el funcionamiento de los distintos Comités locales, en los Consejos Comunales y en las Comunas, ya establecidos en la Leyes del Poder Popular. Obtuvimos los principales resultados en cuanto al nivel de participación y organización de las gente en la gestión de los asuntos públicos.

«Comuna o nada», dijo el comandante Chávez. ¿Qué significa hoy que Venezuela vive un ataque feroz y multicéntrico por parte del imperialismo y que también hay críticas según las cuales el gobierno bolivariano estaría abandonando sus principios?

Esa consigna fue un gran desafío de la revolución bolivariana, el indicio de que para construir un nuevo Estado es necesario sentar las bases del socialismo. Sin duda, la Comuna es la única garantía no solo de que la revolución continuará, sino que también es la única opción posible para lograr el socialismo. El documental presentado por el presidente, una producción venezolana realizada por el Centro Cultural Estafeta, de alguna manera reconoce el compromiso de nuestra alcaldía con el desarrollo del poder popular. Se relatan experiencias concretas de construcción de las Comunas. Parece evidente que estas formas de organización participativa ofrecen soluciones a la crisis que enfrentamos por los ataques del imperialismo, y que evidentemente provoca cierto malestar en la población. El documental muestra cómo la conciencia política de quienes creen en la revolución y en la necesidad de construir lo nuevo para preservarla, es capaz de afrontar la crisis identificando a los verdaderos responsables. El poder popular es el gran motor del socialismo, si fracasara, no habría socialismo en Venezuela.

Barcelona también está experimentando con modelos alternativos desde el punto de vista medioambiental. ¿Puede decirnos al respecto?

A finales de 2018, tras estudiar varios modelos de reciclaje existentes en Europa o Latinoamérica, intentamos poner en el terreno el nuestro, partiendo de nuestra realidad territorial y desde la organización popular. Así, empezando de los Consejos comunales o de las Comunas ya activadas, se crearon Comités y Brigadas de Reciclaje para concienciar a la población sobre la importancia de este tema en la lucha contra el modelo capitalista. Hemos presentado un mecanismo de clasificación de residuos que luego es adoptado por las propias organizaciones comunales y luego comercializado a través de la alcaldía, a través de su instancia, una empresa municipal. Es una experiencia que aún se está desarrollando porque se está enriqueciendo con nuevas adquisiciones, y porque el objetivo es mucho mayor: lograr que las organizaciones comunales no solo eduquen a la población, no solo hagan recolección diferenciada a partir de sus hogares, pero que adquieran habilidades para trabajar estos materiales. Ya tenemos algunas experiencias pero aún nos falta mucho. La clave del modelo es la autoorganización de los Comités, para que puedan realizar su propia recolección diferenciada, generar su propio espacio para el almacenamiento, la transformación y el procesamiento de materiales a pequeña escala, en base a técnicas ya probadas en algunos territorios comunales.

¿En qué medida la construcción del estado comunal puede interactuar con la Ley contra el bloqueo?

La misma ley anti-bloqueo prevé la posibilidad de que el gobierno nacional tome decisiones y tome medidas para fortalecer la construcción del estado comunal. Nosotros, por ejemplo, en Barcelona, hemos creado un punto de abastecimiento comunal que ha estimulado las decisiones que se toman en nombre de la ley antibloqueo. En días pasados, el presidente se trasladó al distrito El Valle de Caracas, donde entregó a una Comuna la infraestructura de un Mercal (Mercados de Alimentos S.A), uno de los programas sociales de distribución de alimentos impulsados por la revolución. Lo hizo bajo la Ley anti-bloqueo. Este es uno de los ejemplos concretos de las cosas que se pueden hacer a partir de esta ley para fortalecer el modelo de organización popular.

¿Qué importancia tiene la memoria histórica en la construcción de la Comuna?

La memoria histórica es crucial. Cuando el comandante Chávez se refirió a la construcción de la Comuna enfatizó fuertemente que nuestro pueblo, el pueblo venezolano, debe apoyarse en la organización comunitaria de los pueblos originarios, de nuestros pueblos indígenas, que vivían en comunas y en base a una organización del territorio que les permitió satisfacer las necesidades básicas. Ahí está una de las raíces históricas del modelo comunal venezolano, fundamental para entender hasta dónde podemos avanzar, en las circunstancias actuales, en función de nuestras características específicas.

La lucha anti-patriarcal – dice el socialismo feminista – es un eje fundamental de la lucha contra el capitalismo y contra el imperialismo. ¿Cómo se refleja esto en el trabajo de construcción de la Comuna?

Siempre volviendo a Chávez, el comandante fue muy claro al decir que no puede haber socialismo sin el desarrollo de una sociedad feminista, y nos puso, como hombres, frente a la necesidad de este reconocimiento. Por tanto, romper con los mecanismos de dominación que ha impuesto el modelo capitalista, que ha impuesto el machismo, es fundamental para desarrollar el socialismo. En nuestro caso, utilizamos políticas públicas nacionales, como las previstas para las salas de “partos humanizados”, para expandir esta visión a través de los centros municipales de mujeres, en los que conviven no solo las organizaciones municipales, sino también movimientos y  organizaciones políticas, organizaciones como Unidas, una de las nacidas en Barcelona, y donde también actúa la vicepresidencia del PSUV para la mujer, y las distintas organizaciones relacionadas con la política de mujeres. Estos centros, que ya contamos con 8, nos permiten avanzar en el feminismo popular, por la verdadera emancipación de la mujer a través del ejercicio del poder popular en lo territorial.

¿No cree que un estado comunal puede trastocar la eficacia de un estado socialista, la necesidad de planificar a escala nacional?

Creo que en primer lugar estamos obligados a construir un nuevo Estado, y esto se basa en la organización del pueblo a través de las herramientas que ya tenemos por ley: los Consejos comunales, las Comunas. La fuerza principal son las ciudades comunales. Obviamente, se debe garantizar una transición lo más armónica posible en la distribución de los recursos y en la administración del Estado, que sin embargo tiene como objetivo la organización comunal. Construir el nuevo también es fundamental para corregir muchos errores que caracterizan al modelo actual, que es un modelo viejo, pero está vivo y perturba el desarrollo de la revolución bolivariana. Hablo, por ejemplo, de la corrupción y de la burocracia, legados históricos perversos que siguen afectando a nuestro pueblo.

¿Qué opinas de la propuesta del presidente de acompañar a la Asamblea Nacional con el parlamento comunal? ¿Cómo te lo imaginas?

Me parece necesario y oportuno para el desarrollo de la revolución bolivariana poner el Parlamento comunal en relación con la Asamblea Nacional. Es hora de hacerlo. Me imagino continuar el trabajo de interacción y propuesta que estamos realizando en el Estado Anzoátegui con las 149 Comunas existentes y con los Concejos Comunales, para fortalecerlos a través del trabajo político nacional.

Eres candidato del PSUV en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. ¿Cuál es tu programa y qué significa hacer campaña en medio de una pandemia?

En primer lugar, el nuestro es un programa colectivo, el programa de la revolución bolivariana para el país a través de las principales leyes de protección al trabajo, la familia, la mujer, los jóvenes, el fortalecimiento del sistema educativo y de la cultura, el emprendimiento y la organización comunal, en esta pandemia y más allá. Hay un gran proyecto de la revolución bolivariana en esta etapa, y este es mi programa. Obviamente, dedico un esfuerzo particular al tema que considero estratégico y crucial para apoyar este programa colectivo, que es el poder popular, la organización y participación de la ciudadanía en el nuevo estado comunal: porque creo que es una fuente de alimento político y que también tiene mucho que ver con las soluciones que hoy se necesitan para los problemas del país.

Tomado de Resumen Latinoamericano

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: