Crímenes de régimen pinochetista también fueron de género, dictamina juez

El historial de la justicia chilena contra los desmanes cometidos bajo la dictadura de Augusto Pinochet marcó un hito al reconocer violaciones con perspectiva de género en crímenes cometidos por agentes de la entonces Dirección de Inteligencia Nacional, tristemente recordada como DINA.

Fue el juez Mario Carroza, al condenar a cuatro oficiales de la DINA por los delitos de secuestro calificado, aplicación de tormentos y aplicación de tormentos con violencia sexual a 10 prisioneros políticos, hombres y mujeres, en el centro de detención clandestino La Venda Sexy, también conocido como La Discoteque.

«La gravedad y la naturaleza de los delitos llevan a resolver los casos ocurridos en el cuartel secreto de la DINA, Venda Sexy, con una perspectiva de género, ya que ellos constituyen una forma de violencia contra la mujer», afirmó el magistrado, según publicó el Diario Constitucional en la capital chilena.

El fallo condena a los agentes Raúl Iturriaga Neumann, Manuel Rivas Díaz y Hugo Hernández Valle a 15 años de cárcel como autores de los delitos de secuestro calificado y aplicación de tormentos a cuatro hombres; y por los delitos de secuestro y aplicación de tormentos con violencia sexual contra seis mujeres.

Además, el exmiembro de la DINA Alejandro Molina Cisternas resultó sentenciado a dos penas de prisión de 541 días cada una, como cómplice de los secuestros de dos de las víctimas.

El veredicto condenó asimismo al Estado de Chile a pagar una indemnización de 80 millones de pesos chilenos (alrededor de 88 mil 400 euros), a cada una de las víctimas, en concepto de daño moral.

El magistrado establece que las prácticas a las que fueron sometidos de forma sistemática durante los interrogatorios, obligan a «construir un tipo penal separado al de secuestro agravado»,.

Añade que bajo los estándares internacionales constituyen conductas que «han de ser visibilizadas y exaltadas por su gravedad y deshumanización, toda vez que ellas instituyen una forma específica de violencia contra la mujer».

Carroza sostuvo que en Chile existen demasiadas deficiencias en los tipos penales que sancionan las conductas asociadas con la violencia de género.

Por ello dictaminó que hasta que los legisladores no cambien las normativas actuales, en su ejercicio abogará porque sea la jurisprudencia la que contribuya a subsanar tales deficiencias.

El juez determina que los delitos juzgados son crímenes de lesa humanidad, en el marco de la comisión de violaciones graves, masivas y sistemáticas de los derechos humanos que llevaban a cabo agentes estatales a las órdenes del Gobierno de facto.

OOL/RL/Foto de portada: Redes sociales

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: