Cuba: La prioridad es recuperar cuanto antes las afectaciones

Por Yaima Puig Meneses.

“La prioridad, ahora, es recuperar cuanto antes las afectaciones, no importa el sector donde hayan ocurrido”. Fue esta una de las principales líneas de acción dejadas por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, al pueblo avileño, tras concluir este jueves intensas jornadas de trabajo en las cuales pudo constatar la magnitud de los daños ocasionados por las intensas precipitaciones, que ocurrieron en la provincia asociadas a la tormenta tropical Eta.

Al campo, allí donde se produjeron las principales afectaciones en Ciego de Ávila, llegó al despuntar la mañana el Primer Ministro. Dos mil ochenta y dos hectáreas de cultivos afectó en el territorio el fenómeno meteorológico, la mayoría de ellas en la empresa “La Cuba”, en cuyas áreas Marrero Cruz insistió en la necesidad de “sacar del campo, con inmediatez, todos los cultivos que puedan ser aprovechados en la alimentación del pueblo”.

Alejada unos 30 kilómetros de la cabecera provincial, si algo distingue a esta Empresa es la amplia diversificación que han logrado en sus producciones, lo cual constituye una garantía para mantener cosechas en diferentes momentos del año, aunque son de plátano las mayores áreas sembradas y, por tanto, en ellas ocurrieron los daños más significativos.

Solo la variedad gran enano fue afectada en casi el 50% de sus plantaciones, aseguró Carlos Blanco Sánchez, director de “La Cuba”, durante el recorrido, en el cual también participaron las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia.

La lluvia y la saturación de los suelos generaron mucha humedad, por eso hay tantas plantas caídas, explicó Blanco Sánchez, pero en las áreas de plátano el drenaje funciona muy bien, por eso ya no hay zonas bajo agua.

Del ritmo que podamos imprimirle a la recuperación, subrayó el Primer Ministro, dependerá cuán rápido podamos retomar la siembra y la cosecha en esas zonas.

Ante los cuantiosos daños que se observan en el plátano, sobre todo aquel que se habría estado consumiendo en el mes de diciembre, el Primer Ministro destacó la necesidad de continuar buscando alternativas en la siembra de productos de ciclo corto, como el boniato, que podrían sustituir estas demandas en la mesa familiar.

De igual manera, subrayó la importancia de llevar al actuar cotidiano modos de hacer diferentes, en aquellos espacios donde lo que se había estado haciendo no ha funcionado con los resultados que debía. Aprovechar las potencialidades que implican las ventas directas de productos al turismo, desarrollar las miniindustrias, emplear alternativas locales que nos alejan de las importaciones y, sobre todo, “escuchar qué tienen que decirnos los productores”, fueron conceptos esenciales de trabajo en los cuales enfatizó el Primer Ministro. “Buscar soluciones propias a nuestros problemas, ahí está la clave”, consideró.

Un mar de agua y también de apoyo

Poco a poco seguiremos ayudando y recuperando; lo más importante es que estamos vivos”, dijo el Primer Ministro a los pobladores de la comunidad Guayacanes, en el municipio avileño de Majagua, uno de los más dañados por las inundaciones.

Más de un metro de altura alcanzaron las aguas en este poblado, donde en cada una de sus 143 viviendas quedó algún tipo de afectación. Similar comportamiento tuvieron las aguas también en el cercano poblado de “La Sierra”, donde muchos de sus habitantes aseguraron al Primer Ministro no haber visto nunca antes tal magnitud en el aumento del nivel de las aguas.

Esto era un mar, y tuvimos que salir a nado de las casas”, fue una de las frases más repetidas durante la visita.

En más de 40 años que llevo viviendo aquí, relató Gilberto González, un abuelo de 80 años, jamás las aguas habían llegado a ese nivel, mucho menos en un periodo tan breve de tiempo.

Fue un susto muy grande todo lo vivido, pero aquí “la Revolución se ocupa de nosotros, eso lo tenemos claro y confiamos plenamente en ella”, comentó a la comitiva el joven Yuniesky Ibáñez.

¿Los han atendido? ¿Se han ocupado de conocer las afectaciones de sus casas, de saber qué necesitan?” Fueron interrogantes constantes del Primer Ministro en cada una de las viviendas visitadas y también con los disímiles pobladores que salieron a su encuentro.

A poco menos de 24 horas de cesar las precipitaciones en el territorio ya se habían entregado 120 colchones a familias afectadas en el municipio de Majagua y especialistas de la Empresa de Copextel se encontraban en la zona para realizar una defectación de todos los equipos electrodomésticos que se mojaron con la crecida de las aguas. También se han ido precisando los daños en las viviendas para en el menor tiempo posible comenzar a entregar los recursos necesarios para alistar los inmuebles.

Teniendo en cuenta el grave peligro que implican las inundaciones en esta zona, el Primer Ministro indicó a las autoridades de la provincia y el municipio trabajar cuanto antes para definir una solución al problema del alcantarillado y reducir los riesgos, que van a ser siempre un problema latente en tanto no se aplique la solución que definitivamente lo arregle.

Para constatar daños, pero también para viabilizar soluciones en los lugares más afectados, se ha desplegado en las últimas horas el Gobierno cubano por varias zonas del país. La experiencia que deja Ciego de Ávila es que cuando se trabaja con agilidad y compromiso con los destinos del pueblo, las soluciones a los problemas pueden ser más inmediatas.

Continúen con ese espíritu de combate

Tras concluir una intensa jornada de trabajo en Ciego de Ávila, el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, siguió su agenda en la tarde de este jueves en la vecina provincia de Sancti Spíritus, también fuertemente afectada por las precipitaciones ocasionadas por la tormenta tropical Eta.

Continúen con ese espíritu de recuperación y combate, de manera organizada, pidió a los espirituanos al participar en la reunión del Consejo de Defensa Provincial donde fueron evaluados los principales daños, la manera en que se ha ido avanzando en la recuperación, y la situación epidemiológica que presenta la provincia a causa de la COVID-19.

Desde el Gobierno –aseguró- se adoptarán las decisiones que correspondan para tener un proceso de recuperación rápido y poder concentrarnos luego en otras tareas estratégicas que también apremian al país.

Según se dio a conocer en el encuentro, los ocho municipios de la provincia presentaron acumulados de lluvias por encima de los 150 milímetros, siendo los más significativos en Trinidad, Jatibonico, Fomento, La Sierpe y Yaguajay. Tal realidad provocó que cinco de los nueve embalses enmarcados en el territorio tuvieran que comenzar a aliviar sus aguas. De manera particular sobre la presa Zaza, que se encontraba a un 59% de su capacidad antes del paso del evento meteorológico, se explicó que al momento de la reunión se encontraba al 90% de su llenado.

En la provincia, donde fueron protegidas 21.511 personas, se incomunicaron 22 comunidades, con 6.188 habitantes, producto de las inundaciones y las crecidas de ríos y arroyos en varios municipios. En todas se encuentra totalmente restablecido el acceso.

Asimismo, se informó que ya se han restablecido la totalidad de las afectaciones en el fluido eléctrico y se han montado ocho de las bombas de agua que fueron evacuadas, en tanto faltan otras cuatro, pues el nivel de los ríos no ha permitido acometer las acciones necesarias.

Todavía con cálculos preliminares, en la agricultura se reportaban 3.308 hectáreas de cultivos dañadas, fundamentalmente de plátano, yuca, boniato, frijol, cebolla, tomate, pepino, frutabomba, calabaza, maíz y pimiento. Hasta el momento de la reunión se habían logrado acopiar 1.415 toneladas de viandas, hortalizas, granos y frutas para los diferentes destinos, esencialmente la población.

En lo referido al fondo habitacional se supo que se habían reportado afectaciones en 620 viviendas, de las cuales solo una es un derrumbe total.

Puntualmente sobre este asunto, el Primer Ministro insistió en la prioridad con que se debe trabajar para precisar cuanto antes la magnitud de los daños, pues de otra manera no se podrán comenzar a entregar los recursos y solucionar los problemas ocasionados por las lluvias. Al concluir cada uno de los trabajos, dijo, el principio que debe primar tiene que ser que cada nueva acción que se realice deje a las viviendas en mejores condiciones que antes del paso del evento meteorológico.

Al referirse a las afectaciones provocadas por Eta, destacó la agilidad con que se aplicaron los sistemas establecidos y así no tuvimos que lamentar  la pérdida de vidas humanas. 

Precisar la magnitud de los daños resulta vital, por tanto –dijo- tener un levantamiento detallado de las afectaciones es imprescindible. De manera particular en la agricultura, valoró, esas puntualizaciones nos dejan claro además en qué medida avanzar en la cosecha de los alimentos y luego en la recuperación de las diferentes áreas.

Que estos momentos complejos también nos dejen experiencias –señaló- sobre todo en lo referido a las inundaciones y qué acciones podemos realizar para mejorar el drenaje, tanto en las comunidades como en las zonas cultivadas, y así evitar el estancamiento del agua.

Acerca del actual escenario provocado por la COVID-19, autoridades de Salud Pública de la provincia explicaron que ya se ha recuperado el 92% de los 456 pacientes confirmados luego del nuevo brote de la enfermedad y solo permanecen hospitalizadas por esta causa 33 personas.

En los últimos 15 días, se destacó, ha continuado la tendencia decreciente en el número de casos confirmados por día. En estos momentos la situación más compleja es en los municipios de Sancti Spíritus, donde las áreas de salud Sur y Norte aportan la mayor cifra de pacientes activos, y de Cabaiguán, en el área de salud Guayos.

Ante el incremento del arribo de viajeros a la provincia, el Primer Ministro enfatizó en la importancia de mantener la vigilancia, la información y la comunicación con la población para que no se pierda la percepción del riesgo, sino que por el contrario se incremente.

“Que disminuyan los casos no puede conducirnos a la confianza, ahora que estamos en la recta final de concluir este rebrote es cuando más debemos extremar las medidas”, consideró.

Cuantificar y recuperar

Camino al municipio de Trinidad, donde también dialogó con las autoridades territoriales, el Primer Ministro recorrió áreas de la Empresa Banao, donde el productor Elier Rodríguez Yumart le explicó que de las siete hectáreas de cebolla que tiene sembradas será imposible recuperar dos completamente anegadas.

En estas tierras, distantes poco más de 14 kilómetros de la cabecera provincial, desde hace años se cultiva buena parte de la cebolla que se lleva para el procesamiento en la industria y se encadena luego con las ventas directas al turismo.

Aquí yo tengo de todo un poco, le comentó entusiasta al Primer Ministro, quien le aseguró que a pesar de los problemas saldremos adelante. “Pa´lante, que nos recuperaremos”, le dijo.

Más adelante en el trayecto, la comitiva se detuvo en áreas de la Empresa Agroforestal de Trinidad, que todavía tiene bajo agua varias plantaciones de plátano.

Todo lo que se pueda salvar hay que salvarlo, ya sea para alimento humano o animal”, reiteró el Primer Ministro. Muchas de las afectaciones no implican pérdidas totales de las cosechas y con el trabajo de defectación que se realice tenemos que ser capaces de puntualizar también esos detalles, valoró.

Nos seguiremos recuperando, aseguró al pueblo trinitario, y de la manera en que cotidianamente nos desempeñemos dependerá en gran medida los avances que podamos constatar, tanto en las afectaciones provocadas por Eta como en el enfrentamiento a la COVID-19.

Tomado de Cubadebate/ Fotos: Estudios Revolución.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: