Cubanos a la expectativa de unificación monetaria

La llamada “Tarea de ordenamiento”, la reforma salarial, y los nuevos precios a productos incluso de la canasta básica, rondan el pensamiento de los cubanos por estos días. Poder adquirir bienes y servicios esenciales con las entradas salariales, es la incertidumbre que permanece en los ciudadanos de menores ingresos.

Francisco Silva Herrera, director general de ventas de mercancías del Ministerio del Comercio Interior comentó al diario Granma: “Estamos hablando, de la transformación del salario mínimo y de su relación con la canasta de bienes y servicios de referencia”

Tal afirmación implica que el salario debe permitir condiciones dignas a la población, para ello es necesario precisar cuáles son las necesidades básicas del trabajador y su familia, así como el consumo promedio a satisfacer, desde el punto de vista monetario.

La intención de toda esta reforma telúrica es que el trabajo tributado esté acorde con las necesidades de ese trabajador, quien a su vez tendrá que enfrentar de una forma o de otra la eliminación de subsidios y gratuidades indebidas.

Francisco Silva Herrera recordó que la canasta de bienes y servicios no es un concepto exclusivo de Cuba, se utiliza en muchos países para establecer políticas macroeconómicas.

“Algunas naciones incluyen el gasto de salud y educación en esa canasta, pero no es el caso de Cuba, pues son servicios gratuitos y, por ende, no están contenidos en el cálculo referencial de un salario mínimo”, aclaró Silva.

¿Cómo pudieran moverse los precios en un escenario diferente al de hoy? Para responder a esta interrogante se ha analizado el comportamiento del mercado internacional, ya que, para determinar los costos de las mercancías, por ejemplo, hay que ver también su coste de importación, tanto si se trata de una materia prima o de un producto terminado, y esa sería la base para definir luego el precio de comercialización de los artículos, indicó Silva.

“De no considerarse esa fluctuación de precios, ocurrirían distorsiones entre el salario mínimo y la canasta de bienes y servicios de referencia, no habría una correspondencia real y no se cumpliría el propósito que encierra la propia reforma salarial”, apuntó.

Mientras tanto, en casi todos los encuentros familiares, laborales y de amigos, salta el tema de cómo será el ordenamiento y sobre todo: ¿Cuándo será?

ST/RL/Foto de portada: ACN

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: