El 10

Compartir

Por Orlando Oramas León.

Armando Maradona se fue al Olimpo, y lo hizo cuando su amigo Fidel Castro, en la propia jornada, cumplía cuatro años de siembra, como la de Hugo Chávez, que los antecedió.

Diego lucho contra sí mismo; debió resultar una batalla cruenta, terminable como sucedió, según las primeras noticas por paro respiratorio.

Pero más allá de su vida personal, Maradona dejó una huella imborrable en el deporte, por la cual muchos lo creen el mejor futbolista de la historia.

Uff, en esa comparación está Pelé, quien debe estar de luto, pero vivo. También otros que ya no están, e igual otras glorias actuales del fútbol profesional: Messi, Cristiano, entre los más publicitados.

En esa categoría se destacó Diego Maradona. Tanto por su vida rocambolesca como su identificación con buenas causas en favor de los pueblos.

El 10 de Argentina hacia malabares en la cancha y deslumbró a millones en el mundo, sobre todo a sus compatriotas.

Maradona levantó a su pueblo y le dio un gran huracán de aire con su gol, de “la mano de Dios” frente a la usurpadora potencia británica de las Islas Malvinas.

Fue genial.

Más que eso su solidaridad con Cuba  y Venezuela. Amigo de Chávez, entrañable de Fidel, quien se sembró como hace cuatro años y renueva raíces junto a “conspiradores” por la justicia como el 10.

RL/ Imagen de portada: Pxeira.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: