En Cuba mantienen vigor de medidas higiénico-sanitarias en fase recuperativa para cuatro provincias

Con el establecimiento de la Fase Recuperativa a partir de las 11:OO horas de hoy en las provincias de Granma, Camagüey, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus, comienza la evaluación en esos territorios sobre los daños y necesidades provocados por la tormenta tropical Eta.

Una vez creadas las condiciones para la aplicación de esa etapa, el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil (EMNDC) indicó la necesidad de poner en práctica estrictamente las medidas de seguridad encaminadas a la preservación de la vida de la población, en particular las higiénico-sanitarias y su impacto en el sector agropecuario.

En ese caso, es imprescindible la realización de análisis fitosanitario de los cultivos, la recolección de los productos afectados y su clasificación para el consumo, el muestreo y rastreo de los campos, así como la cuantificación de las pérdidas desde el punto de vista agrícola y económico.

María del Carmen Tamayo Vila, especialista del EMNDC, explicó en exclusiva a la ACN que de ese modo empieza la lucha química o biológica, el trabajo multisectorial, el control del estado y muestreo de las fuentes y redes de abasto de agua, al igual que los posibles hospederos de plagas y enfermedades.

Doctora en Medicina Veterinaria y Master en Salud y Desastres, Tamayo Vila añadió que también se procede a la eliminación y quema de focos de plantas enfermas, el establecimiento de la cuarentena en aquellas zonas que sean necesarios y el pronóstico de los posibles cambios de estado de los cuadros de salud vegetal y daños que puedan ocurrir.

Respecto a la salud animal, se refirió a las disposiciones contraepizoóticas, zootécnicas y organizativas a fin de evitar posibles enfermedades a los animales y a mantener estrictamente las medidas de bioseguridad de su masa.

Advirtió sobre la importancia de examinar los factores de riesgo y vulnerabilidad capaces de originar brechas sanitarias, que provoquen contaminación biológica, química o tóxica, en las aguas o alimentos y la aparición de enfermedades en los animales o las personas (especialmente las zoonosis).

Recomendó, en esa dirección, incrementar la vigilancia epizootiológica y fitosanitaria en la base productiva y la creación de los Puestos de Mando durante las 24 horas del día con equipos para conocer los pronósticos de los boletines emitidos por el Instituto de Meteorología y el de Recursos Hidráulicos.

Además, definir las clínicas veterinarias que tengan posibilidad de brindar la atención necesaria a los animales de compañía de la población y prever la organización y formas de producción-comercialización de los productos y sub productos de origen animal predominantes en las áreas de riesgo.

Incluso, la organización de los servicios veterinarios y la atención primaria de salud a todas las especies animales estatales y de propietarios privados, para facilitar una rápida detección de afectaciones o la aparición de enfermedades.

Agregó el control de vectores (especialmente en zonas urbanas), y el sanitario del agua y de los alimentos para el consumo animal y humano con la finalidad de aplicar el enfoque de una sola salud frente a los riesgos globales que enfrenta el mundo de hoy.

Nota: En la foto de portada,  Yudí Rodríguez Hernández (2da. a la der.), presidenta del Consejo de Defensa Provincial de Villa Clara, conversa con abuelos en el Hogar de Ancianos Carmen Rivalta, en el municipio Sagua la Grande, provincia de Villa Clara, Cuba, el 9 de noviembre de 2020.

Tomado de ACN /Foto de portada: Arelys María Echevarría

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: