Estados Unidos podría colisionar ante negativa de Trump a aceptar su derrota

Dos semanas después de que el presidente electo Joe Biden fuera proyectado como el claro ganador de las elecciones de 2020 en Estados Unidos, la nación se dirige hacia una colisión, porque el actual mandatario, Donald Trump, lejos de avanzar hacia la aceptación de su derrota, ha intensificado sus esfuerzos para anular los resultados. Pero ese esfuerzo va contra el reloj y contra las realidades legales y políticas, dicen los analistas.

Georgia certificó sus resultados el viernes, después de que un recuento a mano afirmara que Biden triunfó en ese estado, advierten medios de locales de prensa.

El diario The Hill señala que otros dos estados cruciales ganados por Biden, Michigan y Pennsylvania, tienen fechas límite del lunes en relación con sus estadísticas.

En una intervención extraordinaria, Trump invitó a los dos republicanos de mayor rango en la legislatura del estado de Michigan a la Casa Blanca el viernes.

La medida fue vista como un intento de presionar a los dos políticos, el líder de la mayoría del Senado estatal Mike Shirkey y el presidente de la Cámara Lee Chatfield, para que se opongan a la voluntad de los votantes y nombren a su propia lista de electores favorables a Trump para el colegio electoral.

Sin embargo, la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh Mc Enany, negó que hubiera algo turbio no intenciones ocultas porque el presidente «se reúne rutinariamente con legisladores de todo el país».

En una declaración conjunta después de la reunión, Shirkey y Chatfield prometieron que «seguirían la ley y el proceso normal con respecto a los electores de Michigan».

La cita en la Casa Blanca tuvo lugar tres días después de que el ocupante de l oficina oval llamara a un miembro de la junta de escrutinio republicano en el condado de Wayne, Michigan, tras negarse inicialmente a certificar los resultados del condado.

El escenario general es el de un presidente aferrado al poder, a pesar de perder el Colegio Electoral y el voto popular, y hace hasta lo imposible por tratar de lograr su objetivo.

Carl Bernstein, veterano periodista cuyo trabajo con su entonces colega Bob Woodward expuso el escándalo de Watergate, dijo al propio periódico que están «viendo a un rey loco en los últimos días de su reinado”, dispuesto a todo.

“Es el primer Presidente de nuestra historia que realmente sabotea los intereses de Estados Unidos y su pueblo por su total disposición a socavar el sistema electoral», advirtió.

Por su parte, Mark Updegrove, un historiador presidencial y escritor, afirmó que “al rechazar los resultados indiscutibles, se está burlando de la (tan cacareada) democracia estadounidense».

No hay ninguna señal de que Trump esté accediendo a la lógica de admitir que perdió. El viernes, en Twitter, se quejó de que la certificación de los resultados en Georgia era una afirmación de «un recuento sin sentido».

También se refirió dos veces a la elección como un «engaño» y, en otro tuit afirmó que estaba «amañada«, pese a que la red social suele etiquetar sus mensajes por ofrecer información falsa y redirigir al lector hacia reportes de expertos que han planteado la inexistencia de alguna evidencia de que hubo fraude en las elecciones del 3 de noviembre.

DFM/ RL/ Foto de portada: RTVE/ Agencias. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: